▷ Dieta en personas con ausencia de glándula tiroides

 

Ausencia de glándula tiroides. Motivos.

 

 

 

La glándula tiroides es la encargada de segregar hormonas tiroideas T4 y T3, esenciales para el metabolismo y el balance energético corporal. Sin embargo, muchas veces la presencia de tumores, agrandamiento no canceroso, hipertiroidismo o la presencia de nódulos tiriodeos indeterminados, obliga a extirparla por tiroidectomía total en caso de que estos tumores sean malignos.

 

Esta situación obliga a los pacientes a medicarse con hormonas tiroideas para suplir la falta de tiroides con tiroxina y llevar una vida completamente normal ya que su falta lleva a efectos secundarios asociados al hipotiroidismo como sequedad y aspereza en la piel, pérdida de pelo, estreñimiento, dolor en las articulaciones, depresión, problemas de memoria, reducción del apetito sexual y aumentos de peso entre otros.

 

Detectar la enfermedad a tiempo y una rápida actuación son como siempre fundamentales a la hora de asegurar el éxito y la calidad de vida en estos casos. Una vez comienza a tratarse adecuadamente, los pacientes tienen una vida completamente normal.

 

 

Veremos a continuación qué dieta es la más adecuadas para esta patología y cuáles son los nutrientes que debemos evitar y cuáles potenciar en nuestra dieta para intentar paliar lo máximo posible la falta de esta glándula.

 

 

 

Posibles complicaciones tras la cirugía

 

 

Un estudio publicado en 2019 recogió hasta 481 casos de pacientes sometidos a tiroidectomía total cuyas consecuencias más frecuentes fueron hipocalcemia transitoria (49% de los casos), esta complicación se debe a la disminución de la paratohormona (PTH) por una falta de vascularización en las glándulas paratiroides a causa de la cirugía.

 

 

Estas pequeñas glándulas situadas en el cuello, con frecuencia adheridas al tiroides y que se pueden ver afectadas por su extracción, son las encargadas de regular el metabolismo fosfo-cálcico, ayudando a la absorción de calcio para incorporarlo a estructuras ósea y al resto de funciones de este mineral.

 

La secreción de PTH es inversamente proporcional a los niveles de calcio plasmático. Esta retroalimentación negativa significa la puesta en marcha de efectos de la PTH sobre el riñón, el hueso y el intestino para mantener la normocalcemia.

 

El calcio ionizado sérico (o su falta) es el principal determinante de la secreción de PTH. Esta también aumenta al disminuir la concentración de magnesio, siempre que la de calcio se mantenga normal.

 

La PTH actúa a nivel renal (reabsorción tubular de calcio y magnesio), a nivel óseo aumentando la resorción y estimulando la formación de hueso y a nivel intestinal donde facilita la absorción de forma indirecta facilitando la formación de calcitriol.

 

Otra de la hormonas que se pueden ver afectadas tras la cirugía será la calcitonina, la cual es segregada por las células parafoliculares de la tiroides y cuyo efecto principal es el contrario al del PTH, inhibiendo la resorción ósea y la formación de osteoclastos y células osteolíticas. También aumenta la excreción urinaria de sodio, potasio, fósforo, calcio y magnesio. ES POR ESTE MOTIVO QUE SERÁ PRIMORDIAL ASEGURAR UNA INGESTA ADECUADA DE ESTOS MINERALES PARA PALIAR LA FALTA DE ESTAS HORMONAS.

 

 

 

Otra patología derivada de la cirugía fue el hipoparatiroidismo permanente (6%), cuyas consecuencias son también la concentración reducida de calcio sérico y de su absorción en el organismo.

En la mayoría de casos, el hipoparatiroidismo postoperatorio (principal causa de bajos niveles de calcio) es transitorio y mejorará en un tiempo entre 3 y 6 meses tras la cirugía. Si este tiempo se alarga por encima del año se puede considerar un hipoparatiroidismo permanente.

 

 

Complicaciones nutricionales en ausencia de la glándula tiroides

 

Profundizaremos en la mayor complicación nutricional que se dan tras la cirugía, hablamos la hipocalcemia transitoria.

 

Las modificaciones de la calcemia pueden generar grandes alteraciones en el estado metabólico y en la clínica del paciente. Es importante conocer los mecanismos por los cuales se regular el calcio en nuestro cuerpo, para poder planificar la estrategia nutricional.

 

El mantenimiento de la calcemia se realiza a través de mecanismos de absorción, excreción e intercambio que tienen lugar en el intestino delgado proximal, el riñón y el hueso, regulados principalmente por paratohormona (la cual en más del 49% de los casos que nos atañen está afectada), calcitonina y vitamina D.

 

 

 

En condiciones normales, se absorbe el 35% de los 1000mg de calcio que contiene una dieta normal. Además, el cuerpo secreta calcio a través de los jugos digestivos, unos 20mg al día, que se excretarán en forma de heces. Estos procesos están influenciados por el contenido de calcio en la dieta, así como por los componentes que potencian su absorción (lactosa…) y aquellos que la dificultan (fosfatos, fitatos…)Cabe destacar aquí que la absorción de calcio en el intestino está regulada por la forma activa de la vitamina D, calcitriol (1,25-(OH)2-D3), la cual es la encargada de sintetizar las proteínas transportadoras encargadas del transporte activo del calcio.

 

Es por esto que gran parte de las estrategias nutricionales propuestas estarán enfocadas a asegurar una buena absorción del calcio.

 

Los factores que limitan la absorción del Calcio son: deficiencia de vitamina D, exceso de fitatos y grasas no absorbidas que forman sales insolubles en la luz intestinal, los oxalatos presentes el alimento, una mala proporción calcio/ fósforo en la ingesta (2/1 es la correcta), un exceso de sodio y un gran consumo de café entre otros.

 

 

Nutrición durante la terapia contra tumores tiroideos

 

Se encuentra poca evidencia acerca de la nutrición antes de una operación para extirpar la glándula tiroidea.

 

Bien es cierto que sí que podemos encontrar artículos para la preparación nutricional del paciente con otras técnicas menos invasivas como las 131l, técnica basada en radiar la glándula tiroides para conocer la existencia de patologías con yodo radiado con el objetivo de valorar la función tiroidea.

 

Una radioterapia interna, selectiva y metabólica para conocer enfermedades tiroideas benignas y malignas. Durante esta técnica para ser adecuado adoptar una dieta baja en yodo (<50 μg/día), si bien es difícil de realizar por su poca adherencia. Esta dieta incrementa la dosis de radiación al tumor y se vieron beneficios en dietas de dos semanas por encima de aquellas que solo duraron 1 semana.

Otro factor de interés podría ser la adición de litio, que inhibe la liberación de yodo sin afectar a su captación con la finalidad de incrementar la captación de radionúclidos liberadores de radiación por el tejido tumoral tiroideo en un 90%.

Lo adecuado por lo tanto será seguir las recomendaciones del equipo médico en caso de ser sometidos a un tratamiento de radiación para controlar tumores en la glándula tiroides.

 

 

 

Nutrición en ausencia de glándula tiroides

 

 

La evidencia actual nos dice que la nutrición para personas con tiroidectomía debe ser completamente normal, ya que la medicación cubrirá las funciones normales hormonales que se ven afectadas tras su extirpación.

 

 

Hablaremos posteriormente de nutrición para asegurar el buen funcionamiento de las hormonas tiroideas exógenas, ya que se asemeja a una correcta nutrición para el hipotiroidismo, un tema ya tratado en otros artículos.

 

Como hemos visto hasta ahora, las mayores complicaciones se darán en la gestión de minerales como calcio, sodio, potasio, fósforo, calcio y magnesio. Por lo que la nutrición tras una cirugía para extraer la glándula tiroides deberá ir orientada a asegurar el correcto aporte diario de estos para asegurar su buena absorción y excreción en ayuda de la pauta farmacológica establecida.

 

 

•    Calcio

 

 

Los requerimientos de calcio varían según la edad y diversos estudios muestran que también hay variabilidad genética en cada sujeto.

 

Sin embargo, podemos afirmar que las necesidades de calcio varían entre 1300mg/día en las etapas vitales de mayor demanda (9-18 años) y de 1000 a 1200 mg/día en la edad adulta, aumentando los requerimientos en ciertas situaciones fisiológicas como la vejez o la menopausia.

Ingestas mayores de calcio no han mostrado efectos en sujetos sanos llegando su ingesta hasta 2500 mg/día, no obstante, y teniendo en cuenta la posible falta de PTH en pacientes sin glándula tiroidea deberemos asegurar un aporte controlado establecido.

Las fuentes más comunes de calcio en la dieta son los lácteos (con un índice de absorción del 60%), salmón, sardinas, tofú, nabo, nueces, algunos cereales, las legumbres, vegetales verdes (en menor medida), brócoli y soja. Como veremos a continuación la disponibilidad del calcio vegetal es mucho menor debido a la presencia de ciertas sustancias que actúan de quelantes que impiden su absorción.

 

Factores que aumentan la disponibilidad del calcio

- Vitamina D

- Buen nivel hormonal de estrógenos, hormona de crecimiento, IGF-I, hormona paratiroidea

- Actividad física regular con contribución a la ganancia de masa muscular y densidad ósea.

 

Factores que disminuyen la disponibilidad del calcio

- Fitatos en cereales y oxalatos en espinacas.

- Sal: Al usar un transportados común la ingesta de sodio se asocia con la perdida por vía urinaria de calcio.

-Proteínas: El exceso del consumo de proteínas produce una pérdida adicional de calcio por aumento de la excreción y disminución de la reabsorción tubular de calcio, especialmente de aquellos aminoácidos que son ricos en sulfuros.

- Glucocorticoides: Muy usados en algunas situaciones inflamatorias graves, disminuyen el calcio óseo y es necesaria la suplementación con calcio y vitamina D durante su ingesta.

- Cafeína, exceso de grasas, magnesio, antiácidos, alcohol.

 

•    Fósforo

 

 

 

Este mineral está no solo se relaciona con el desarrollo esquelético sino con el metabolismo energético. Se calcula que la relación correcta entre la ingesta de Calcio fósforo óptima es de 2/1.

El fósforo se opone al efecto de la vitamina D, inhibiendo la absorción de calcio en el tracto gastro-intestinal. Es por ello que una buena relación entre la ingesta de estos dos minerales será una táctica efectiva para asegurar su absorción.

La ingesta diaria recomendada es de 700 mg/ día y sus fuentes alimenticias son las carnes y pescados, el hígado, los huevos son fuentes alimenticias ricas en fósforo (y en proteínas de alto valor biológico).

 

•    Potasio

 

 

 

Este mineral de vital importancia para asegurar el correcto funcionamiento muscular y de los sistemas renales, cardiorespiratorio y nervioso se encuentra en alimentos sin refinar como legumbres, frutos secos, hortalizas como la espinaca, el repollo y el perejil, y frutas como la banana, la papaya y el dátil. El procesado de los alimentos reduce la disponibilidad de este mineral.

Las concentraciones de potasio están estrechamente ligadas a la calcitonina, hormona que se verá afectada tras la extracción de la glándula tiroidea. Asegurar una correcta ingesta diaria ayudará a la eficacia del tratamiento farmacológico.

La ingesta diaria de potasio recomendada por la OMS es de 3510 mg/día para adultos.

 

•    Magnesio

El magnesio interviene en la función muscular y el sistema nervioso, es regulador de los niveles de azúcar en sangre y los valores normales de la presión sanguínea además de ayudar en la formación de masa muscular, masa ósea y la síntesis de material genético.

La ingesta recomendada varía entre hombres y mujeres situándose en un rango entre 310 y 420 mg/ día.

Los alimentos ricos en magnesio son legumbres, nueces, semillas, cereales integrales, hortalizas de hojas verdes, leche, yogur y algunos productos lácteos.

 

 

Medidas alimentarias

 

 

Ya hemos hablado del funcionamiento de la glándula tiroides y de sus hormonas en el artículo de hipotiroidismo de Hashimoto. Si bien en personas sin glándula tiroides la medicación debe cubrir perfectamente las funciones de las hormonas tiroides que ya no están presentes de manera natural, nuestro deber será asegurar que esas hormonas exógenas son capaces de actuar con eficacia y sin encontrar mecanismos que eviten su acción, por ello:

- Evita consumir demasiados bociógenos, aquellos alimentos que evitan la absorción de yodo para activar las hormonas tiroideas. Hablamos de las verduras crucífera como coliflor y brócoli.

- Evitar consumir las isoflavonas, un compuesto químico que se asemejan a la estructura molecular de los estrógenos humanos y además compiten por la absorción de T3 y T4

- Eliminar alimentos que promueven enfermedades autoinmunes. Si bien las causas para realizar una cirugía de estas características suelen ser de carácter tumoral, la mala función de la tiroides está relacionada con enfermedades en las que el propio sistema inmune ataca a zonas de nuestro cuerpo. Evitar alimentos como el gluten que causan permeabilidad intestinal y promover aquellos que protegen nuestro intestino debe ser una prioridad. Hablamos de: Glutamina, colágeno, caldo de huesos o aloe vera.

- En este mismo sentido evita, en la medida de los posible y siempre atendiendo a las particularidades de cada uno, alimentos abundantes en lactosa y fructosa en el caso de que tengamos intolerancias a ellos.

- Proporciona un aporte adecuado de aquellos nutrientes relacionados con un buen funcionamiento de las hormonas tiroideas. Hablamos de Zinc, selenio, Vitamina D (sol), magnesio (función antiviral), hierro, yodo.

 

 

Nutrientes en la salud de las hormonas tiroideas

 

Además de los minerales y factores ya comentados para favorecer la absorción del calcio, cabe destacar otros factores que influirán de forma positiva en la salud de nuestras hormonas tiroideas. La información de estos micronutrientes fue tratada con mayor amplitud en el artículo de hipotiroidismo, dejaremos aquí un resumen de su importancia:

 

- Zinc:

 

 

La deficiencia de este mineral genera una deficiencia en la actividad linfocitaria propiciando una mayor susceptibilidad a las infecciones y el desarrollo de tumores. Aún queda por investigar la relación directa entre el metabolismo del zinc y el impacto sobre bajos niveles circulantes de hormonas tiroideas, pero su impacto individual sobre el sistema inmune es motivo suficiente para asegurarnos tener una dosis diaria recomendada adecuada.

 

- Selenio:

 

Entre otras funciones el selenio forma parte de proteínas y actúan como defensa contra el estrés oxidativo, regulan las funciones de la tiroides y el estado redox de la vitamina C. El selenio se puede dar en dos formas en el organismo, selenometionina y selenocisteína, siendo esta segunda la forma activa responsable de la actividad biológica del selenio. Los requerimientos diarios de este mineral son de 55 μg para la población adulta, volviéndose un mineral esencial a partir de los 50 años. Las dosis terapéuticas son mayores en forma de sus formas inorgánicas, selenato y selenito, las cuales tienen una gran biodisponibilidad.

 

- Vitamina D:

 

La evidencia relaciona de forma negativa el volumen tiroideo con los niveles de anticuerpos, apoyando la hipótesis de que la deficiencia de esta vitamina desempeña un papel fundamental en la aparición y progresión del hipotiroidismo. Además, debemos mencionar otras importantes funciones de esta hormona como la de relacionarse con una buena salud en lo que a la resistencia a la insulina se refiere. Se plantea que una deficiencia de la hormona incrementa la síntesis de renina-angiotensina, incrementando la producción de especies reactivas de oxígeno, inhibiendo por otros procesos el receptor de insulina.

 

- Magnesio:

 

Se sabe que en individuos con falta de este mineral hay un aumento de citoquinas proinflamatorias IL-6 y TNF-a, así como una activación de macrófagos, neutrófilos y células endoteliales.

La deficiencia de Magnesio está por tanto relacionada con procesos oxidativos, envejecimiento y respuesta autoinmune posiblemente relacionada con este tipo de enfermedades. Un aporte diario recomendado oscila entre 310 mg y 400 mg para mujeres y hombres respectivamente.

 

- Hierro:

 

La deficiencia del hierro es una de las deficiencias más características de la dieta y población actual. El hierro influye en los niveles de hormonas tiroideas por múltiples vías, es necesario para la conversión directa de T4 a T3 su falta reduce la actividad de la hemoproteína tiroperoxidasa a la vez que existe un mecanismo hipotalámico-hipofisario que se vincula con la secreción de TRH.

Diversos estudios relacionan la falta ferropenia con un mal metabolismo de las hormonas tiroideas. Aquellos sujetos con déficit de ferritina (>30 μg/l) mostraron mayores ratios de hipotiroxinemia (disminución de la concentración de tiroxina en sangre).

Los niveles de hierro también se relacionan directamente con los niveles de yodo.

 

- Yodo:

 

El yodo forma parte de las hormonas tiroideas T4 y T3 con 4 y 3 átomos de yodo ligadas a ellas respectivamente, es por eso que su consumo es indispensable para la buena salud de las hormonas tiroideas.

Es necesario un buen balance en su consumo. Se calcula que las necesidades diarias son 150 microgramos, siendo estas necesidades aumentadas en periodos como el embarazo con unos 220 μg /día.

 

 

Alimentos recomendados para la salud de las hormonas tiroideas

 

 

•    Fuentes de calcio: Los principales serán productos lácteos, priorizando aquellos que provengan de cabra u oveja por su menor presencia de betacaseína A2, de potencial inflamatorio reducido en comparación con la betacasínaA1 presente en la mayoría de las leches y productos lácteos de vaca. Otros productos con calcio son: Pescados pequeños, marisco, vegetales de hoja verde, semillas de girasol, almendras, avellanas, pistachos…

 

•    Fuentes de Yodo: Queso, Leche, Yogurt, Huevos, Sal de mesa yodada, Pescado de agua salada, Algas marinas, Mariscos y vegetales dependiendo del contenido de yodo en los suelos en los que son cultivados.

 

•    Fuentes de Zinc: ostras, carne de cerdo, hígado, carne roja, chocolate (porcentajes de cacao mayores de 85% preferiblemente), huevos, marisco o semillas de calabaza son algunas buenas fuentes de este mineral.

 

•    Fuentes de selenio: Carnes rojas y pescado, legumbres cocinadas, frutos secos, semillas, champiñones, vísceras y mariscos.

 

•    Fuentes de vitamina D: Ya hemos hablado de las fuentes de vitamina D en otros artículos de otras patologías, lo que nos haces deducir la importancia de esta hormona. Algunas fuentes de especial interés son los pescados grasos, el hígado, la yema del huevo y los hongos sin olvidarnos de la necesidad de sintetizarla de manera natural a través de la exposición solar diaria, al menos 30 minutos.

 

 

 

•    Fuentes de magnesio: Espinacas, frutos secos, chocolate negro, aguacate son algunas buenas fuentes de este mineral.

 

•    Fuentes de hierro: Mariscos, carne roja, legumbres adecuadamente cocinadas, semillas de calabaza y órganos como hígado. Además, su biodisponibilidad aumenta con el consumo de vitamina C, por lo que añadir algunas fuentes de ácido ascórbico en las ingestas podrá ayudarnos a potenciar la absorción de este mineral fundamental.

 

 

 

Recetas recomendadas

 

 

  Calabacín con salmón y queso de cabra: 373,09 kcal
 

Receta perfecta para el aporte de Yodo, selenio, vitamina D y para promover la absorción del calcio presente en el queso de cabra. Fácil, rápido e idóneo para tomar entre horas o como complemento de otros platos.

 

 

  Sardinas a la plancha: 339,12 kcal

Otra estupenda fuente de calcio, proteínas de gran biodisponibilidad, vitaminas y minerales.

 

 

 

  Hígado encebollado: 417,89 kcal

Sin duda la comida de origen animal más completa en cuanto a micronutrientes esenciales. Zinc, selenio, vitamina D, hierro además de una estupenda relación entre proteína y grasa.

 

 

 

  Champiñones rellenos de huevos de codorniz: 247,64 kcal

Plato muy completo cargado de yodo, zinc, vitamina D, selenio, hierro y fósforo. Una forma fácil de aportan la mayoría de los nutrientes esenciales para el buen funcionamiento de las hormonas tiroideas.

 

 

 

 

Ensalada de bacon con queso de cabra y nueces keto: 458,7 kcal

Una idea rápida como único plato o incluso acompañamiento, cargado de calcio, magnesio, potasio si añadimos más variedad de hojas verdes como espinaca a la ensalada, además de proteínas usando bacon de calidad y otra gran cantidad de micronutrientes en un plato que siempre acepta novedades usando nuevos frutos secos.

 

 

 

Modelo de dieta para personas con ausencia de esta glándula

 

 

 

 

 

 

Conclusiones

 

Como hemos podido leer la clave para la falta de una glándula como la tiroides será asegurar un aporte correcto de los múltiples micronutrientes mencionados, donde una alimentación balanceada que promueve la efectividad de la medicación será vital para asegurar su buen funcionamiento y evitar futuras patologías asociadas, es por ello que debemos seguir las siguientes pautas:

 

- Asegurar un aporte correcto de calcio, unos 1000-1200 mg diarios para la edad adulta donde lácteos de calidad, de cabra y de oveja, además de buenos niveles de vitamina D y el resto de factores que aseguran su absorción serán importantes para asegurar su aprovechamiento en posibles disfunciones de las glándulas paratiroideas.

- Realizar actividad física, tomar el sol a diario y evitar los excesos de micro y macronutrientes que evitan la absorción del calcio, como son los fitatos, el exceso de sal, proteínas y grasas de mala calidad.

- Una correcta relación entre minerales como fósforo (1/2 en relación al calcio), potasio y magnesio. Una alimentación equilibrada y respetando las ingestas dietéticas recomendadas para la población será esencial.

- Cuida a salud de las hormonas tiroideas, aunque sean exógenas. Evita el exceso de alimentos bociógenos y asegura un aporte de adecuado de los minerales anteriormente mencionados.

 

 

Bibliografía:

 

1 Fernández A, Sosa P, Setton D, et al. Calcio y nutrición [Internet].Buenos Aires: Sociedad Argentina de Pediatría; 2011 Jul [actualizado Jul 2011, citado año mes día ponga aquí la fecha en que cita este documento]. Disponible en:http://www.sap.org.ar/docs/calcio.pdf
2 Uso del valor de la hormona paratiroidea intacta en el primer día postoperatorio tras tiroidectomía total como predictor de hipoparatiroidismo permanente : Serum levels of intact parathyroid hormone on the first day after total thyroidectomy as predictor of permanent hypoparathyroidism. Endocrinología, Diabetes y Nutrición [Internet]. 2019 Jan 1 [cited 2021 May 3];66(. 3):195–201. Available from: http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=edsdnp&AN=edsdnp.7...
3 Granados-García M( 1 ), Quintero-Rodríguez CE( 1 ), Pacheco-Bravo I( 1 ), Flores-Hernández L( 1 ), Cano-Valdez AM( 1 ), Maldonado-Magos F( 1 ), et al. Clinical practice guideline for the diagnosis and treatment of the thyroid nodule and differentiated thyroid carcinoma. Gaceta Mexicana de Oncologia [Internet]. [cited 2021 May 3];18(2):53–101. Available from: https://www.researchgate.net/profile/Alejandro-Sosa-4/publication/268265...
4 Velasco Mirabal M, Martínez Ramírez A. Diagnóstico y terapéutica con 131I en afecciones tiroideas. Revista Cubana de Endocrinología [Internet]. 2004 Apr 1 [cited 2021 May 3];15(1). Available from: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-29532004000....
 

Blog call to action sidebar

Blog

En los diferentes artículos podrás encontrar modelos de dietas recomendadas, pero si lo deseas te podremos ofrecer dietas personalizadas y el asesoramiento de un profesional nutricionista.

Dietfarma te apoyará en todo lo que necesites, ya no estás solo.

Cómo funciona BLOG

Dispositivos
Cómo funciona
1
Regístrate gratis
Muy Sencillo, solo tardaras 1 minuto
2
Elige tu plan
Selecciona un plan según tus objetivos
3
Recibe tu dieta en menos de 24h
Disfruta de todos nuestros servicios

Expertos en nutrición

Expertos en nutrición

- Graduada en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Isabel I de Burgos

- Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla

- Experta en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Complutense de Madrid

 

+10 años
de experiencia
+500 casos
de éxito
640 282 379
info@dietfarma.com
info@dietfarma.es

Eloisa Bocanegra

Nutricionista, Farmacéutica

y CEO de Dietfarma

Colegiada AND-00982

Banners pie página Home

Consulta
Consulta presencial

Busca tu nutricionista Dietfarma más cercano y tendrás un servicio presencial sin renunciar a todas las funcionalidades de Dietfarma.

Nutricionista
¿Eres nutricionista?

Si eres Profesional únete a nuestra plataforma para nutricionistas, será tu herramienta de trabajo más util en tu dia a dia.