Cálculos renales

31.08.2016 0

Cálculos renales

Los cálculos renales, también conocido como piedra en el riñón, se producen debido a diferentes alteraciones metabólicas, disminución del volumen urinario o al aumento de excreciones urinarias de compuestos químicos dificultando que las sales de la orina se disuelvan.

Son pequeños trozos de material sólido que se encuentran en los riñones, que comúnmente recibe el nombre de piedra. Se puede quedar en el riñón o ir bajando a través del tracto urinario.

A veces la piedra se expulsa sin síntomas. En otros casos los cálculos pueden bloquear el flujo de orina desde los riñones al pasar por los uréteres (tubo que comunica los riñones con la vejiga) y en este caso se produce dolor intenso que aparece en la zona abdominal o en el costado de la espalda y se puede irradiar en la zona de la ingle o de los testículos.

Con una alimentación adecuada podemos prevenir y tratar la piedra en el riñón, consiguiendo que la situación mejore.

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA LOS CALCULOS RENALES.

  • Beber líquido.  Debe beber entre 2 y 3 litros de líquido al día. Esta es la mejor manera de ayudar a prevenir la piedra en el riñón. El agua es el mejor líquido que se puede beber, pero existen otros líquidos que también pueden servir (bebidas cítricas). Si optas por agua envasada, es preferible la de mineralización baja.
  • Reducir el sodio en los alimentos. Añadir menos cantidad de sal a los alimentos, ya que el sodio favorecen la retención de líquido. Evitar los alimentos procesados (embutidos),  precocinados y envasados que contienen un alto contenido en sodio.
  • Elegir las proteínas animales bajas en grasa. Siempre decantarse por las carnes magras y pescado blanco. Evitar las carnes grasas y el pescado azul.
  • Reducir el calcio de los alimentos. Consumir solo dos porciones diarias de lácteos, preferiblemente bajos en grasa.
  • Evitar los alimentos ricos en oxalato de calcio. Disminuir el consumo de espinacas, mariscos, remolacha, chocolate, pimientos y pescado azul.
  • Reducir los alimentos ricos en grasa. Los embutidos, postres, leche entera, helados, frituras y comida basura deben consumirse de forma puntual.

En definitiva, puedo decir que haciendo una dieta saludable y equilibrada baja en grasas y bebiendo de 2  a 3 litros de agua al día, estaremos previniendo que en un futuro tengamos cálculos renales.

Imagen de dietadmin
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética