Como evitar las bajadas bruscas de azúcar

25.10.2017 0

Como evitar las bajadas bruscas de azúcar

Los niveles de azúcar en sangre van variando a lo largo del día en todas las personas en función del número de comidas, la composición de las mismas, los periodos de tiempo que transcurren entre ellas, etc. Por tanto, estos niveles pueden mantenerse más o menos estables o pueden elevarse de manera brusca con su correspondiente caída, provocando picos muy agudos que no son nada beneficiosos para el organismo.

Cuando hay un nivel bajo de azúcar en sangre se produce una situación denominada hipoglucemia, que produce sudores fríos, taquicardia, malestar general, visión borrosa, mareos, nauseas, etc. Si la bajada es muy brusca se puede llegar incluso hasta el desmayo.

Que hacer en caso de sufrir una caída de la glucosa en sangre

Los picos de azúcar se producen en personas con diabetes tipo 2, deportistas o personas que siguen dietas muy estrictas. Cuando son frecuentes, es importante llevar siempre a mano un zumo, una bebida azucarada o una barrita nutritiva para poder tomar en cuanto se empiecen a notar los síntomas, con la finalidad de restablecer los niveles normales de glucosa y que la hipoglucemia no aumente. Además, es importante sentarse para evitar posibles caídas en caso de mareos o desmayos y acudir a alguien en la medida de lo posible.

10 consejos para mantener los niveles de glucosa estables

Es importante aprender a controlar los niveles de glucosa para que estos picos no se lleguen a producir

  1. Repartir la ingesta en 5 o 6 comidas más reducidas en vez de 2 o 3 comidas más voluminosas. El desayuno es importantísimo y debe ser más abundante, y la cena, la comida más ligera.
  2. Suprimir la ingesta de alcohol o por lo menos reducirlo, pero nunca tomarlo en ayunas.
  3. Hacer ejercicio físico moderado de manera regular.
  4. Controlar la ingesta de hidratos de carbono simples (pan, pasta, arroz…) y azúcares (pasteles, bollería, dulces…) en las comidas.
  5. Mantener un horario de comidas lo más regular posible.
  6. La ingesta de frutas y verduras es importante en el control de la glucemia.
  7. Beber té ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre.
  8. El mantenimiento de un peso saludable es muy beneficioso también en este sentido.
  9. Aumentar el consumo de fibra, en concreto la fibra soluble, que puede encontrarse en nueces, frutas como las manzanas y naranjas o las legumbres.
  10. Beber suficiente agua, como mínimo 1,5L diarios.

¿Qué conclusiones sacamos?

En definitiva, es importante una dieta sana y equilibrada, así como realizar un control periódico de los niveles de glucosa por un médico.

Imagen de articulo_miriam
Por
Miriam Bausá López
Graduada en Farmacia y en Nutrición Humana y Dietética