Helados caseros en tu dieta

05.07.2018 0

Helados caseros en tu dieta

Llega el verano, empiezan a subir las temperaturas y a todo el mundo le apetece tomarse algo refrescante y que mejor opción que tomar un “helado fresquito”.

Cuando hablamos de helado, todos pensamos en engordar y en calorías, pero no es así, es posible tomar helado sin engordar y llevando una buena alimentación.

Aunque no lo creas, existen multitud de helados saludables y es tan fácil como hacerlos caseros y seleccionando tú los ingredientes que formarán parte de él.

Si seleccionas ingredientes saludables o bajos en calorías para hacer tu helado, este será perfecto para aquellas personas que hacen dieta o simplemente quieren llevar un estilo de vida saludables.

 

                                                                     Entra a visitar todas nuestras recetas de helados caseros

 

¿Qué ingredientes podemos usar para hacer helados saludables caseros?

 

Fruta

Existe una gran variedad de frutas con diferentes sabores, por lo que nos permitirá hacer muchos tipos de helados variados de todo tipo de colores.

La fruta presenta azúcares simples propios del alimento, aportando un toque dulce característico y necesario para obtener un delicioso helado.

Por otro lado, las frutas presentan un elevado aporte nutricional, proporcionándonos vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. La fibra, además de actuar como regulador gastrointestinal, evitando el estreñimiento, permitirá que los azúcares de este postre se liberen lentamente a la sangre, manteniendo los niveles de glucosa estable y aumentando el tiempo de saciedad.

Por todas estas razones, la fruta es un ingrediente imprescindible en nuestros helados caseros, que nunca debe faltar. Además, no existen frutas prohibidas, puedes elegir la fruta que más te guste.

Leche

La leche es otro ingrediente que podemos encontrar o no en nuestros helados caseros, que le dará consistencia y jugosidad a nuestro helado.

A la hora de elegir el tipo de leche, en el caso de estar a dieta es preferible elegir una leche desnatada, ya que su contenido en grasa en muy bajo (la leche ha sido desgrasada). En el caso de no estar a dieta, es preferible optar por una leche semi o entera, pues conseguiremos un helado más cremoso y sabroso.

Otra opción sería elegir una leche vegetal (leche de avena, leche de almendras, leche de soja…) siendo ideal para aquellas personas intolerante a la lactosa o aquellas personas que son veganas.

La leche nos aportará proteínas de alto valor biológico y en el caso de la leche entera grasas y vitamina D.

Yogur

El yogur es un lácteo, siendo una alternativa a la leche, que puede formar parte o no de nuestro helado y que le dará consistencia y jugosidad.

Los mejores yogures para hacer helados son los cremosos, pues son los que tienen la consistencia más suave y aquellos sin sabor, ya que el sabor lo aportará la fruta.

En el caso de estar a dieta, siempre elegir aquellos que sean desnatados, ya que su contenido calórico es menor. De no estar a dieta, elegirlo normal  para potenciar la jugosidad de nuestro helado.

Otra opción son los yogures vegetales (yogur de soja…), siendo una alternativa perfecta para aquellas personas que hacen dieta vegana o aquellas personas que sufren intolerancia a la lactosa.

El yogur al igual que la leche, nos aportará proteínas de alto valor biológico y en el caso de no ser desnatado, presentará grasas y será rico en vitamina D.

Queso fresco batido

Esta es otra opción en sustitución de la leche o el yogur, aunque también se puede emplear conjuntamente varios lácteos en un mismo helado.

El queso fresco presenta las mismas propiedades que la leche y el yogur, pudiendo elegir entre desnatado o entero.

Frutos secos

Los frutos secos son otros ingredientes que podemos incluir en nuestros postres de helado, que le dará un toque de sabor y textura diferente, existiendo una gran variedad.

Los frutos secos que podemos incluir en nuestros helados son: nueces, piñones, pistachos, avellanas, almendras…

Son muy saludables, pero presentan un elevado aporte calórico, así que si estás a dieta, no te excedas con los frutos secos y no añadas más de lo que te quepa en un puñado con la mano cerrada.

Su elevado aporte calórico se debe a que presentan un alto contenido en grasas, siendo estas saludables, ya que los ácidos grasos esenciales que nos proporcionan previenen las enfermedades cardiovasculares y disminuye el colesterol malo y los triglicéridos. Además, nos aportarán fibra, vitaminas, minerales y proteínas vegetales.

Los frutos secos los podemos encontrar triturados y mezclados con los demás ingredientes que formarán el helado o enteros o un poco machacados por encima del helado final.

Es un ingrediente perfecto para hacer un helado sabroso y saludable.

Semillas

Las semillas es un ingrediente en sustitución de los frutos secos, aunque también podremos hacer helados con frutos secos y semillas conjuntamente.

Las semillas presentan un elevado aporte en grasas saludables y proteínas vegetales, además de una gran cantidad de fibra, que actuarán como regulador gastrointestinal y mantendrán estable los niveles de glucosa en sangre.

Al presentar un alto contenido en grasas, tienen un elevado aporte calórico, así que añadiremos una pequeña cantidad en nuestros helados y las semillas que podemos incluir en nuestros helados son: semillas de chía, semilla de sésamo, semilla de calabaza, semilla de lino…

Frutas desecadas

Las frutas desecadas también es una muy buena opción para incluirlo en nuestros helados caseros, caracterizándose principalmente por su elevado aporte en fibra, siendo especialmente recomendadas para evitar el estreñimiento, aunque también nos ayudarán a regular los niveles de glucosa en sangre y a aumentar el tiempo de saciedad.

Por otro lado, también presentan cantidades importantes de azúcares simples, aportándole a nuestro helado el sabor dulce característico de un helado.

Chocolate puro

Debemos usar un chocolate con un mínimo de un 70% de cacao y sin azúcares añadidos, presentando muchos beneficios para nuestra salud, destacando principalmente su contenido en antioxidantes, que frenarán la actividad de los radicales libres y que evitarán el envejecimiento celular.

También decir, que el chocolate puro presenta feniletilamina, que es un compuesto que en el cerebro actúa aumentando la euforia y el bienestar emocional, provocando una mejora del estado de ánimo.

Con respecto a su composición nutricional, decir que presenta proteínas vegetales, hidratos de carbono y grasas.

Además, con respecto al sabor nos aportará un toque amargo a nuestro helado, dándole un toque especial. Lo podremos usar mezclándolo con los demás ingredientes o añadiéndolo por encima a nuestro helado ya hecho.

Miel

La miel es un ingrediente que aportaremos principalmente para dar sabor dulce a nuestro helado, ya que su contenido en azúcares simples es elevado, siendo sus componentes principales la glucosa, la fructosa y el agua.

En su composición nutricional también podemos encontrar calcio, hierro, vitamina B, C y D y antioxidantes.

Además de aportarnos sabor dulce, presenta una serie de beneficios para la salud, actuando como regulador del colesterol (disminuye el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno), son antioxidantes evitando el envejecimiento celular…

Canela

La canela la emplearemos para dar sabor a nuestros helados, siendo una especie muy conocida y empleada en la elaboración de postres.

Hay que destacar también sus propiedades beneficiosas para la salud, resaltando su poder anticoagulante, mejorando la circulación sanguínea, evitando la formación de trombos, varices…

También hay que mencionar su contenido en cinnamtannin, que ayudará a disminuir los niveles de glucosa en sangre, siendo especialmente interesante en personas diabéticas.

 

Diferencia entre helados caseros y helados industriales

 

Materia prima

Los helados caseros, tal y como acabamos de comentar se elaboran con materia prima de calidad, con alimentos frescos que tenemos en casa como pueden ser: fruta, frutos secos, leche, semillas, yogur…

Los helados industriales, por el contrario, para lograr la conservación de los alimentos durante más tiempo y para abaratas en costes de fabricación, se suelen sustituir estos alimentos frescos por esencias, saborizantes, colorantes…

Contenido en azúcar simple

Los helados caseros presentan los azúcares simples procedentes de los alimentos que componen tu helado. En el caso de querer un helado más dulce puedes optar por añadir un poco de edulcorante y si no te gusta o quieres añadir azúcar simple, tu eres el que decidirás cuanto azúcar tendrá tu helado.

En el caso de los helados industrializados, presentan una gran cantidad de azúcares simples añadidos, haciendo un helado con un sabor muy muy dulce. Entre el 20-30% de los helados industrializados es azúcar, consiguiendo un postre muy adictivo. En la industria normalmente se emplea el polémico jarabe de maíz de alta fructosa.

La gran cantidad de azúcar que llevan este tipo de helado es una de las razones por las que los helados industrializados tardan más en derretirse. Los helados industriales presentan una mayor cantidad en azúcar que otros postres, ya que con el frío se reduce la percepción de los sabores.

Contenido en grasa

Los helados caseros presentan la grasa de los alimentos que incorporamos a nuestro postre. En el caso de usar lácteos desnatados, el contenido en grasa será bajo, siendo ideal para aquellas personas que buscan helados light. En el caso de incluir frutos secos, estaremos incorporando grasas altamente saludables y nosotros podremos decidir si añadimos más o menos cantidad.

En los helados industrializados, se consigue esa textura tan cremosa gracias a la gran cantidad de grasas que añaden, que en ocasiones puede llegar a suponer el 20% del helado. Algunos fabricantes utilizan aceites vegetales hidrogenados parcialmente, con un alto contenido en grasas trans.

Si te decides a comprar un helado industrializado, al menos mira la tabla de composición de alimentos e infórmate de las grasas que componen el helado que vas a tomar. Si todos ponemos nuestro granito de arena y dejamos de consumir alimentos con grasas trans (grasas malas para nuestra salud), seguramente los fabricantes dejen de usarlas para elaborar sus productos.

El alto contenido en grasas que presentan los helados industriales será otra de las razones por las que tardan más en derretirse este tipo de helado.

Contenido en fibra

Los helados artesanos presentan un elevado contenido en fibra, gracias a los alimentos frescos que forman parte de él. Alimentos como la fruta, los frutos secos, las frutas desecadas y las semillas, presentan un alto contenido en fibra.

Gracias a esta fibra, los azúcares de este postre se van a liberar a la sangre más lentamente, evitando esas subidas de azúcar que hacen trabajar duramente a nuestro páncreas generando insulina.

Los helados industriales presentan pequeñas cantidades de fibra y si a esto le sumamos la elevada cantidad de azúcares que se le han añadido, tenemos una “bomba explosiva” que provocara una subida enorme de glucosa en sangre.

 

¿Qué tipos de helados caseros podemos hacer?

 

Helados de bola

Cuando hacemos un helado de bola, previamente congelamos algunos de los ingredientes que formarán parte de nuestro postre, al menos durante 4 horas. Se congela la fruta y los lácteos.

A continuación, pasamos todos los ingredientes a una batidora y lo batimos todo hasta que tenga una consistencia cremosa.

Por último, hacemos una bola y si queremos podemos poner por encima algunos frutos secos, semillas, canela, chocolate…

Una vez terminado a disfrutar de nuestro delicioso postre casero 100% saludable.

Helados en molde con palo

Para los helados en molde no es necesario congelar previamente los ingredientes que vamos a usar.

Se baten todos los ingredientes de nuestro helado hasta que presente una consistencia cremosa y homogénea. A continuación, lo pasamos a los diferentes moldes y le ponemos un palo en cada molde.

Lo ponemos en el congelador y lo dejamos enfriar durante un mínimo de 4 horas. Pasado ese tiempo ya podrás disfrutar de tu helado 100% casero y saludable.

Sorbete

Para los sorbetes, se baten todos los ingredientes sin tener que estar previamente congelados. Una vez batido o obtenida una mezcla cremosa, se pasan a unos moldes o vasitos.

Lo llevamos al congelador y lo dejamos al menos durante 4 horas mínimo. Pasado ese tiempo ya podremos disfrutar de nuestro sorbete.

 

Algunos de nuestros helados caseros saludables

 

Aquí podrás encontrar algunas de nuestras recetas de helados caseros, todas ellas con un contenido en calorías medio-bajo, y lo más importante de todo, elaborado solo con alimentos saludables y frescos.

 

 Helado de fresa y chia. 144 kcal

 Helado merengado de plátano y nueces. 319 kcal

                                Sorbete de manzana. 338 kcal

   Helado de melocotón desnatado. 217 kcal

    Helado de chocolate y plátano. 242 kcal

                                                Helado de melocotón y pasas. 174 kcal

 

Conclusiones

 

Como conclusión os puedo decir que los helados industriales presentan un elevado aporte en grasas saturadas y azúcares simples, siendo poco recomendado tomarlo de forma habitual. Es un postre que se podría tomar de forma muy puntual, ya que su aporte nutricional no es el más adecuado.

Por el contrario, los helados caseros se hacen con alimentos saludables, pudiéndolos tomar diariamente, consiguiendo con ellos llevar una alimentación y estilo de vida saludable.

Si quieres que un nutricionista te haga un plan nutricional personalizado en el que te incluya helados caseros saludables:

 

                           DESDE 20€ AL MES, SUSCRÍBETE A DIETFARMA                                                

 

                           REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA

 

Redes sociales

 

Nos podéis encontrar por las redes sociales, donde damos recomendaciones nutricionales, recetas saludables y vídeos tutoriales.

 

FACEBOOK                           TWITTE                               INSTAGRAM                                           YOUTUBE

Imagen de EloisaBocanegra
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética