¿Porqué evitar también los refrescos light?

01.08.2017 0

¿Porqué evitar también los refrescos light?

¿Qué ocurre con las bebidas azucaradas?

Ya sabemos que las bebidas azucaradas presentan un elevado aporte calórico, llamadas calorías vacías, ya que no presentan ningún contenido en vitaminas ni en minerales.

Aportan un elevado contenido en azúcares de absorción rápida, provocando que aumente rápidamente los niveles de glucosa en sangre tras su ingesta y que se libere insulina para que almacene esa glucosa en exceso. Esto favorece la aparición de la diabetes tipo 2 y la obesidad.

La Organización Mundial de la salud recomienda no tomar más del 10% de las calorías de nuestra dieta en forma de azúcares añadidos. Esta cantidad equivale a unas 12 cucharadas de café, pero hay que tener en cuenta que una lata de refresco aporta casi el total de esta cantidad. Por lo tanto, tomar dos bebidas azucaradas al día, incrementa el riesgo de padecer diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

¿Las bebidas edulcoradas engordan?

Las bebidas refrescantes light sustituyen el azúcar por un edulcorante llamado aspartamo, derivado de dos aminoácidos (el ácido aspártico y la fenilalanina). Este edulcorante artificial es uno de los más utilizados en refrescos light y se ha observado que a pesar de no aportar energía en forma de azúcar, sí presenta efectos similares al azúcar, aumentando los niveles de insulina y glucosa en sangre tras la ingesta. Esto provoca que aumente el riesgo de padecer diabetes tipo 2, al igual que acurre con las bebidas azucaradas.

Se ha descubierto, además, que el aspartamo tiene efecto inhibidor sobre la fosfatasa alcalina intestinal, que es una enzima con propiedades antiinflamatorias que trabaja en el intestino y que se cree que previene la obesidad. Por lo tanto, se cree que aquellas personas que toman bebidas con aspartamo presentan mayor riesgo de padecer obesidad.

Además, las bebidas con edulcorantes artificiales al igual que las bebidas azucaradas, desplazan de la dieta otras bebidas más saludables, como son el agua y las infusiones.

Otro problema debido al consumo de bebidas con edulcorantes artificiales es que aportan un sabor dulce, que generalmente promueve a llevar una dieta de peor calidad.

¿Alteración cerebral?

Las personas que normalmente consumen bebidas refrescantes light con edulcorantes artificiales muestran patrones de activación alterados en los centros del placer del cerebro en respuesta al sabor dulce, lo que significa que estas bebidas no satisfacen el deseo de dulce. Estudios con ratones han demostrado que el consumo de edulcorantes no calóricos disminuye la respuesta fisiológica al sabor dulce, provocando que los animales se atiborren de comida rica en calorías y dulce.

Vivimos en una sociedad con sobresaturación gustativa alimentaria, que ha educado a las papilas gustativas a que todos los alimentos tengan un sabor intenso y predominante, que ha anestesiado el gusto por los matices y el sabor de un alimento fresco y natural

¿Qué conclusiones sacamos?

Ya que aún no se sabe a ciencia cierta y con evidencias científicas como actúa los edulcorantes de origen artificial en nuestro organismo y si provoca riesgos para la salud, es recomendable consumirlos de forma controlada.

Además, un consumo excesivo de refrescos light provocará que disminuya el consumo de bebidas saludables como pueden ser el agua y las infusiones.

Imagen de EloisaBocanegra
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética