¿Son necesarios los suplementos vitamínicos?

29.03.2017 0

¿Son necesarios los suplementos vitamínicos?

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son moléculas que no podemos sintetizar nosotros mismos, lo que implica que las tenemos que ingerir en la dieta mediante los alimentos y asimilarlas para que puedan ser utilizadas. Tienen muchas funciones y su carencia provoca diferentes enfermedades.

En la actualidad son 13 las vitaminas descubiertas y cada una de ellas tiene una función específica en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Es posible que en algún momento se descubra otra vitamina.

Las vitaminas se clasifican en dos grupos en función de su forma de absorción en el organismo:

  • Hidrosolubles. Son aquellas que se disuelven en agua. El lavado o la cocción de aquellos alimentos con estas vitaminas, producen pérdidas de ellas, siendo inferiores las cantidades consumidas. Las vitaminas hidrosolubles son aquellas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y B12) y la vitamina C.
  • Liposolubles. Son aquellas que se disuelven en grasas y aceites, por lo que se suelen encontrar en alimentos grasos. En nuestro cuerpo son almacenadas en los tejidos adiposos y en el hígado, por lo que existe una reserva vitamínica corporal que permite periodos de tiempo sin ingreso de estas vitaminas. Las vitaminas liposolubles son la vitamina A,  la vitamina D, la vitamina E y la vitamina K.

No existe ningún alimento con todas las vitaminas y tampoco hay un alimento que no tenga ninguna vitamina. Hay vitaminas que están más extendidas que otras en la naturaleza y se encuentran en muchos alimentos y otras que se concentran en un grupo más reducido de alimentos.

¿Es beneficioso un exceso de vitaminas?

Un claro ejemplo, sería el caso de la vitamina C, que un exceso de ella no previene el envejecimiento, ni ayuda a combatir la gripe y el resfriado. Ya que la vitamina C es eficaz ante la falta de vitamina C, es decir, supone un remedio muy efectivo ante el escorbuto, pero su exceso no tiene ningún beneficio en particular.

Las vitaminas deben estar en sus niveles necesarios, pero un exceso de ellas no supone ningún beneficio para la salud, incluso en algunos casos puede llegar a ser problemático.

Las vitaminas liposolubles se convierten en sustancias tóxicas cuando están en exceso acumuladas en los tejidos adiposos y en el hígado. Por el contrario, las vitaminas hidrosolubles no se acumulan en el organismo y se eliminan rápidamente por la orina, por lo que un exceso de estas vitaminas no causa problemas graves. No obstante, se ha registrado algún caso de lesiones renales debido al exceso de vitamina y la sobrecarga de los riñones para eliminar esta abundancia.

¿Tomar suplementos?

Los estudios han demostrado que no hay ninguna mejora en la salud cardiovascular en aquellas personas que toman vitaminas. También se ha demostrado que no existen suplementos vitamínicos que protejan frente al cáncer.

Hay que destacar los casos de embarazos, en los que sí está justificado tomar suplementos vitamínicos, ya que es importante no bajar a los niveles mínimos de algunas vitaminas, para evitar problemas en la salud del feto.

¿Qué conclusiones sacamos?

Como conclusión, decir que si llevas una dieta equilibrada y variada, con abundantes verduras, frutas y pescado no tienes por qué sufrir carencia de ninguna vitamina y no necesitarás ningún tipo de suplemento.

Imagen de EloisaBocanegra
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética