125, 14 Kcal/100gr
  • Carne blanca y vísceras
  • 300 Colesterol/100gr
  • 0 Fibra/100gr
  • 72 Agua/100gr
  • 100% de porción comestible

Beneficioso para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

hígado de pollo


Equivalencias (kcal del alimento entero)

Proteínas / 100 gramos

  • Proteínas 19.7 g.

Hidratos de carbono / 100 gramos

  • Hidratos de carbono 2.9 g.

Grasas / 100 gramos

  • Grasas totales 3.86 g.
  • Ácidos grasos saturados 1.3 g.
  • Ácidos grasos monoinsaturados 0.95 g.
  • Ácidos grasos poliinsaturados 0.64 g.

Vitaminas / 100 gramos

  • Vitamina A 12800 µg. Eq.
      • Vitamina B1 0.19 mg.
          • Vitamina B2 2.5 mg.
              • Vitamina B6 0.4 mg.
                  • Vitamina B12 56 µg.
                      • Vitamina C 17 mg.
  • Vitamina D 0 µg.
      • Vitamina E 0.4 mg.
          • Folato 590 µg.
              • Niacina 10.8 mg. Eq.
                  • Pantotenato 6.18 mg.

Minerales / 100 gramos

  • Sodio 70 mg.
      • Potasio 172 mg.
          • Calcio 12 mg.
              • Magnesio 21 mg.
                  • Fósforo 240 mg.
                      • Hierro 7.9 mg.
  • Cobre 0.39 mg.
      • Cinc 3.4 mg.
          • Manganeso 0.26 mg.
              • Selenio 64.1 µg.

Propiedades

El hígado es una fuente importante de proteínas de alto valor biológico, aunque con menos colágeno que la carne. Además, es el alimento más rico en vitamina A, hierro, zinc y vitaminas B12 que existe. Como todos los alimentos de casquería en general, es el más rico en colesterol, por lo que no lo deberían tomar las personas con problemas de triglicéridos altos, colesterol alto o problemas de obesidad. Este alimento, como todas las vísceras, no se deben tomar habitualmente, ya que la vitamina liposoluble (vitamina A) que contiene se almacena y un exceso podría ser tóxico; además, en el hígado se acumulan tóxicos como los metales pesados, cuya eliminación del organismo es muy lenta.

Presenta un alto contenido en purina, que el organismo lo transforma en ácido úrico, siendo poco recomendado en aquellas personas que padecen de gota o hiperuricemia.