Ingredientes

Preparación

1. Primero debemos lavar la calabaza por fuera. Cortarla puede ser una tarea muy ardua, por lo que explicamos abajo como hacerlo.

2. Una vez pelada y cortada en finas tiras (o en forma de patatas chips), las separaremos.

3. Ponemos una sarten con aceite hasta estar seguro que cubre la calabaza cuando la echemos y la ponemos en el fuego hasta que este esté muy caliente (pone en ingredientes tan sólo 25g de aceite de oliva, que equivale al porcentaje de aceite que absorbe al freirlas, que en todo caso es menor al de las patatas y por eso es un aperitivo más saludable).

4. Las sacaremos sobre un plato con un papel de cocina para absorber el exceso de aceite, les añadiremos sal (o elegiremos otra opción de las expuestas abajo) y listo.

Información adicional

La calabaza frita es un divertido plato que se puede personalizar fácilmente. Se les puede añadir cayena si las queremos un poco de picante o se le puede añadir canela y un aceite neutro si las queremos algo dulzonas.

La calabaza que compremos influirá bastante en el resultado. Si la calabaza está algo blanda, las tiras será siempre mejor freirlas que hacerlas al horno (aunque serán bastante más calóricas). Busca la receta de dietfarma de «tiras de calabaza al horno» para elegir una opción más saludable.

Una opción menos laboriosa pero sólo apta para esta receta (frita) es comprar una calabaza limpia y pelada al vacío.

Para pelarla y cortarla podemos seguir un sencillo truco:

– Coger un tenedor y agujerear la calabaza.

– Corta la parte superior e inferior de la calabaza.

– Introduce la calabaza durante tres minutos en el microondas.

– Una vez se enfríe, quítale la piel con un cuchillo o pelador.

– Corta la calabaza por la mitad y quítale las semillas.

– Córtala muy fina.