96, 36 Kcal/100gr
  • Carne blanca y vísceras
  • 71,9 Colesterol/100gr
  • 0 Fibra/100gr
  • 76 Agua/100gr
  • 100% de porción comestible

Beneficioso para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

    No está contraindicado

pechuga de pollo


Equivalencias (kcal del alimento entero)

  • Filete pequeño 100 gr. 96.36 kcal.
  • Filete mediano 150 gr. 144.54 kcal.
  • Filete grande 220 gr. 211.99 kcal.

Proteínas / 100 gramos

  • Proteínas 21.3 g.

Hidratos de carbono / 100 gramos

  • Hidratos de carbono 0 g.

Grasas / 100 gramos

  • Grasas totales 1.24 g.
  • Ácidos grasos saturados 0.33 g.
  • Ácidos grasos monoinsaturados 0.3 g.
  • Ácidos grasos poliinsaturados 0.28 g.

Vitaminas / 100 gramos

  • Vitamina A 0.34 µg. Eq.
      • Vitamina B1 0.1 mg.
          • Vitamina B2 0.12 mg.
              • Vitamina B6 0.35 mg.
                  • Vitamina B12 0.38 µg.
  • Vitamina E 0.27 mg.
      • Folato 4.8 µg.
          • Niacina 8.7 mg. Eq.
              • Pantotenato 0.82 mg.

Minerales / 100 gramos

  • Sodio 65 mg.
      • Potasio 255 mg.
          • Calcio 22.8 mg.
              • Magnesio 22.4 mg.
                  • Fósforo 196 mg.
                      • Hierro 1.5 mg.
  • Cobre 0.041 mg.
      • Cinc 1.4 mg.
          • Manganeso 0.02 mg.
              • Yodo 1.8 µg.

Propiedades

La pechuga de pollo es rica en proteínas  de alto valor biológico y con un bajo contenido en grasas. En su composición también encontramos nutrientes, con importantes cantidades de vitaminas (vitaminas del grupo B, vitamina A) y minerales (hierro, zinc y fosforo). Las vitaminas del grupo B permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (proteínas, hidratos de carbono y lípidos), intervienen en la formación de los glóbulos rojos, en el funcionamiento del sistema nervioso y además son necesarias para mantener una buena salud en los tejidos que componen nuestro cuerpo. El hierro participa en la formación de los glóbulos rojos y el transporte de oxígeno, evitando la anemia ferropénica. El zinc mejora el sistema inmunitario. El fósforo, forma los huesos.

La pechuga de pollo (si piel), es la parte del pollo con menos grasa y colesterol, siendo este ingrediente ideal para aquellas personas con colesterol, triglicéridos o ácido úrico. También es perfecta para aquellas personas que hacen dieta para perder peso o que hacen dieta para conseguir musculación.