Dieta tras extirpación de la vesícula biliar

26.09.2018 0

Dieta tras extirpación de la vesícula biliar

Cuando se dan casos de cirugía de extirpación de la vesícula biliar, es fundamental llevar una dieta adecuada, centrándonos principalmente en la eliminación de las grasas en la dieta.

La vesícula biliar es un órgano del cual nuestro cuerpo puede prescindir y vivir sin el perfectamente, pero requiere un periodo de adaptación. Una vez el cuerpo se va adaptando a la nueva situación, se pueden ir metiendo grasas en la dieta de forma progresiva, hasta llegar a conseguir una alimentación normal.

A continuación, explicaremos en detalle que es la vesícula biliar y cual es su función, para que podáis llegar a entender un poco más el tipo de dieta que se llevará a cabo en casos de extirpación.

 

REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA

 

¿QUÉ ES LA VESÍCULA BILIAR?

La vesícula biliar es un órgano en forma de pera que lo encontramos al lado del hígado. Su función es la de almacenar y concentrar la bilis, que es un líquido que se produce en el hígado por los hepatocitos.

La bilis fabricada sale del hígado mediante el conducto hepático común y este recibe al conducto cístico que va hacia la vesícula biliar. Ambos conductos desembocan en el conducto colédoco que llega hasta el duodeno, donde encontramos el esfínter de Oddi.

 

MOTILIDAD DE LA VESÍCULA BILIAR

La motilidad de las vías biliares se refiere al proceso mecánico por el cual se expulsa la bilis desde la vesícula biliar hasta el duodeno. El principal responsable de la estimulación de la motilidad de las vías biliares es la hormona colecistocinina, la cual provoca contracciones rítmicas en la vesícula y la relajación del esfínter de Oddi, lo que causa el vaciamiento del contenido biliar al duodeno.

La hormona colecistocinina es liberada en el duodeno cuando detecta alimentos aún no digeridos en la luz del duodeno. Esta hormona actuará sobre los conductos biliares (liberación de bilis) y también sobre los conductos pancreáticos (liberación enzimática), para promover la digestión de los alimentos.

 

FUNCIONES DE LA BILIS

La bilis es una secreción hepática (formada por colesterol, ácidos biliares…) que presenta diferentes funciones sobre el duodeno:

Por su contenido en bicarbonato, ayuda a neutralizar la acidez del quimo, aumentando el pH. Este aumento del pH provoca a su vez la activación de las enzimas pancreáticas.
La bilis es la encargada de emulsionar las grasas en el duodeno. Va a reducir la tensión superficial de las gotas de grasa que se forman espontáneamente en el quimo, transformándolas en múltiples gotitas más pequeñas. Por lo tanto, es la bilis la encargada de la digestión de las grasas.

 

COMPOSICIÓN DE LA BILIS

Entre los principales compuestos que forman parte de la bilis, vamos a destacar los siguientes:

Agua. La mayor parte de su composición es agua.

Hormonas.

Pigmentos. La bilirrubina es el principal pigmento biliar de la bilis, que se produce como consecuencia de la liberación de hemoglobina (al destruirse los eritrocitos) y posteriormente ser transportados al hígado.

Electrolitos. Sodio, potasio, calcio, cloro y bicarbonato. Debido a estos electrolitos nos encontramos ante una solución alcalina.

Lípidos. Encontramos 3 tipos de lípidos: colesterol, sales biliares y fosfolípidos.

Las sales biliares se producen por la conjugación de los ácidos biliares, los cuales facilitan la absorción en el intestino. A partir del colesterol, se sintetizan los ácidos biliares, que posteriormente generarán las sales. Durante el proceso de digestión de las grasas, estas sales producidas en el hígado, apoyarán a las enzimas lipasa en la digestión de las grasas, así como en absorción de lípidos, vitaminas liposolubles (A, D, E, K) y algunos minerales.

Una vez que terminan su función, las sales se reabsorben, regresando al hígado mediante el sistema porta en la circulación hepática.

 

PATOLOGÍAS DE LA VESÍCULA BILIAR (cálculos biliares o piedra en la vesícula biliar)

Son varias las alteraciones que afectan a los conductos biliares dificultando la expulsión normal de la bilis hacia el duodeno. Los trastornos biliares afectan a millones de personas en todo el mundo, en torno a un 5-15% de la población occidental presenta colecistitis (inflamación del sistema biliar) y litiasis biliar (cálculos en la vesícula) o colelitiasis (cálculos en los conductos).

La inflamación del sistema biliar provoca la obstrucción de los conductos biliares y en especial, las enfermedades de la vesícula biliar en las que se forman cálculos biliares (piedras en la vesícula biliar o en los conductos) son los casos más frecuentes de inflamación del sistema biliar.

Estos cálculos están compuestos en su mayoría por colesterol y se forman en el interior de la vesícula, desde donde pueden migrar a las vías biliares, cuando se libera la hormono colecistocinina y se estimula la liberación de bilis hacia el duodeno. Esto provocará un cuadro de dolor en hipocondrio derecho, donde se encuentra la vesícula, acompañado de intolerancia alimentaria (fundamentalmente a grasas).

Si el calculo se enclava en los conductos biliares, puede originar una inflamación de la pared vesicular y ya estaríamos ante un caso de colecistitis aguada, con vesícula inflamada y dolor de vesícula. En casos de colecistitis, la inflamación va acompañada de una infección que necesitará antibióticos y, en ocasiones, es necesaria la operación quirúrgica de extirpación de vesícula.

El tratamiento de elección es la extirpación de la vesícula biliar, que recibe el nombre de colecistectomía, pero se lleva a cabo principalmente cuando los cálculos son grandes y numerosos.

Si necesitas el apoyo de un profesional nutricionista que te guíe en tu alimentación,desde Dietframa te podemos ayudar:

CONTACTA CON NOSOTROS SIN COMPROMISO:       640282379

 

FACTORES DE RIESGO DE LAS ENFERMEDADES DE LA VESÍCULA

Los trastornos biliares afectan a millones de personas en todo el mundo, en torno a un 5-15% de la población occidental presenta colecistitis (inflamación del sistema biliar) y litiasis biliar (calculos biliares en la vesícula) o colelitiasis (cálculos biliares en los conductos). La formación de cálculos biliares es una enfermedad de la cual no se conoce su origen con exactitud, pero se reconocen factores genéticos y ambientales.

Aquellos factores de riesgo que no se pueden modificar, son el género y la edad. Las mujeres tienen mayor riesgo a padecer esta patología y a la vez, conforme aumentamos la edad también aumenta el riesgo. En los hombres aumenta el riesgo en edades más avanzadas.  Afecta especialmente a mujeres, debido al rol que juegan las hormonas femeninas en la motilidad de la vesícula y es más frecuente a partir de los 40 años.

El principal factor de riesgo modificable es la obesidad, incrementándose esta patología en paralelo al incremento del IMC. El 35% de las mujeres que presentan un IMC alto, presentan estas patologías. En la obesidad se sintetiza mayor cantidad de colesterol en el hígado, secretándose en cantidades excesivas, provocando sobresaturación de la bilis.

La reducción de peso en corto tiempo también es un factor de riesgo. Aproximadamente, el 25% de las personas que pierden peso rápidamente, presentan estas patologías en un periodo de 1-5 meses. Otros factores que influyen en la aparición de los cálculos biliares son los antecedentes familiares de litiasis, diabetes, enfermedad intestinal inflamatoria, anticonceptivos orales, terapia hormonal sustitutiva y el número de embarazos.

La composición de la dieta es fundamental para evitar este tipo de patologías. Aquellas personas que siguen una dieta muy energética, rica en colesterol y en grasas animales, alto consumo en hidratos de carbono simples y con episodios continuados de reducción-recuperación de peso; presentan un alto riesgo de padecer estas patologías.

Por el contrario, aquellas personas que llevan una alimentación baja en grasas, rica en proteínas vegetales, alimentos ricos en fibra y que consumen café; presentan un menor riesgo de padecer estas patologías.

 

EXTIRPACIÓN DE LA VESÍCULA BILIAR

Cuando la vesícula presenta infección o desarrolla cálculos, en ocasiones es necesario extirpar la vesícula, que se conoce como colecistectomía. Nuestro cuerpo puede funcionar perfectamente sin vesícula biliar, pero necesita un periodo de adaptación. Dependiendo de la capacidad de adaptación de su cuerpo, es posible que solo necesites modificar tu dieta por un periodo de tiempo, o puede que necesites realizar cambios más duraderos.

Más de la mitad de los pacientes a los que se les extirpan la vesícula biliar tienen problemas para digerir las grasas. Por lo que ellos tendrán que llevar una alimentación baja en grasas de por vida. En general deberá limitar los alimentos con alto contenido en grasa y los alimentos procesados grasos. Las grasas se introducirán en la dieta de forma progresiva, teniendo prioridad siempre por grasas buenas.

 

¿COMO FUNCIONA NUESTRO CUERPO SIN VESÍCULA?

Tal y como hemos indicado anteriormente, la función de la vesícula es principalmente la de almacenar bilis que produce el hígado.  Aunque ya no tengas vesícula, el hígado continua fabricando bilis, pero como no existe una vesícula que lo almacene, la bilis gotea lentamente de forma continuada hacia el intestino delgado ocasionando dos problemas:

Hay menos bilis para descomponer eficazmente las grasas que puedes ingerir en una comida. Esto puede ocasionar cierta dificultad para absorber nutrientes. Los ácidos biliares pueden gotear hacia el intestino grueso, donde se provoca un aumento en la secreción de líquidos, lo que contribuye a la diarreas.

Tenemos que darle un tiempo a nuestro cuerpo hasta que se adapte a esta nueva situación, pudiendo llegar a digerir las grasas correctamente, dependiendo de la capacidad de adaptación de cada persona.

 

AJUSTES DIETÉTICOS DESPUÉS DE LA CIRUGÍA DE LA VESÍCULA BILIAR

Es muy importante seguir cuidadosamente las instrucciones que le de su médico o nutricionista sobre la dieta que debe seguir después de una extirpación de la vesícula biliar. Si está en el hospital, su médico le ayudará a pasar de una dieta líquida a una dieta sólida casi de inmediato después de la cirugía de la vesícula biliar.

Una vez estés recuperándote en casa, inicialmente, deberás llevar a cabo una dieta muy baja en grasas y en alimentos flatulentos como pueden ser las legumbres. Esta dieta debe ser rica en fibra, para conseguir un transito intestinal correcto. Pasada una semana, de forma progresiva, se irán introduciendo las grasas, siendo estas saludables. También se introducirán poco a poco las legumbres. 

A medida que se van introduciendo alimentos, se va valorando la situación y los posibles efectos que le puede estar causando. A largo plazo, lo ideal es una dieta baja en grasas y rica en fibras, siendo esta la mejor opción para los pacientes a los que les han extirpado la vesícula.

Este tipo de dieta, seguramente tendrá un contenido calórico más equilibrado, consiguiendo alcanzar un peso saludable. Esto es importante, ya que los cálculos biliares son más comunes en pacientes que tienen sobrepeso u obesidad.

Los estudios han demostrado que los cáculos biliares son más comunes entre los pacientes que consumen una dieta rica en azúcares refinados, grasas y comida basura, por lo que es mejor evitarlos.

Después de la colecistectomía, aumenta el riesgo de sufrir problemas hepáticos, incluido la enfermedad del hígado graso. Hacer una dieta rica en granos entero, legumbres, pescado, carne blanca, verduras y frutas pueden reducir este riesgo.

Si necesitas un profesional nutricionista que te asesore sobre el tipo de alimentación que debes llevar, desde Dietfarma te podemos ayudar:

REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA                         

 

¿CUÁNDO LLAMAR A TU MÉDICO?

Aunque es común tener algunos síntomas relacionados con los alimentos después de una cirugía de vesícula biliar, es importante contactar con tu médico si experimentas alguno de los siguientes síntomas, ya que nos pueden estar indicando una complicación más grave:

  • Dolor abdominal persistente, especialmente si empeora.
  • Náuseas o vómitos intensos.
  • Ictericia (color amarillento de la piel y los ojos)
  • Ausencia de deposiciones durante más de tres días después de la cirugía.
  • Incapacidad para expulsar los gases durante más de tres días después de la cirugía.
  • Diarreas frecuentes durante más de tres días después de la cirugía.

 

Si tienes algún problema o consulta, no dudes en llamarnos:

CONTACTA CON NOSOTROS SIN COMPROMISO:       640282379

 

¿QUÉ ALIMENTOS DEBO EVITAR?

No existe una dieta estándar que las personas  deban seguir después de una cirugía de extirpación de la vesícula biliar. En general hay que evitar los alimentos grasos, procesados y azucarados. Es muy importante evitar las frituras, por su elevado contenido en grasas.

Comer estos alimentos después de la extirpación de la vesícula biliar, no causará problemas graves de salud, pero pueden provocar una gran cantidad de gases dolorosos, de hinchazón y de diarrea.  La diarrea se produce en parte porque la bilis que fluye libremente hacia el intestino funciona como un laxante.

 

CARNES GRASAS

Las carnes procesadas o con un alto contenido en grasas pueden causar estragos en el sistema digestivo tras la extirpación de la vesícula biliar. Estas carnes son las siguientes:

  • Carnes rojas (ternera, cerdo…)
  • Pescado azul. Este tipo de pescado es muy recomendado, debido a su contenido en grasas saludables. En este caso también se debe evitar, ya que sus grasas pueden dificultar la digestión. Progresivamente se irá introduciendo.
  • Embutidos
  • Salchichas
  • Cordero
  • Tocino

 

PRODUCTOS LÁCTEOS

Los lácteos también pueden ser difíciles de digerir cuando se ha llevado a cabo una cirugía de vesícula biliar, debido a su contenido en grasa. Es recomendable evitar:

  • Leche entera
  • Yogur completo en grasa
  • Queso con mucha grasa
  • Mantequilla
  • Batidos
  • Helados
  • Salsas hechas con leche

Aquellos lácteos desnatados, como aquellas versiones alternativas no lácteas (leche de almendra) si pueden ser incluidas en la dieta.

 

ALIMENTOS PROCESADOS

Los alimentos procesados a menudo presentan muchas grasas y azúcares añadidos, lo que hará que estos productos se conserven durante más tiempo, pero a la vez dificultando las digestiones, por lo que es recomendable evitar:

  • Galletas
  • Tartas y pasteles
  • Cereales azucarados
  • Panes blancos y otros procesados
  • Alimentos cocinados con aceites vegetales o hidrogenados
  • Embutidos y salchichas

 

CAFEÍNA Y ALCOHOL

La cafeína contiene ácidos que pueden causar que tu estómago produzca más ácido y drene más rápido. Esto puede provocar dolor de estómago y malestar después de extirpar la vesícula biliar. Por lo tanto hay que evitar las siguientes bebidas y alimentos:

  • Café
  • Bebidas gaseosas
  • Bebidas energéticas
  • Barras energéticas o postres con sabor a café, que contienen cafeína
  • Chocolate

Las bebidas alcohólicas también pueden ocasionar daños en el estómago, provocando dolor y malestar.

 

ALIMENTOS RICOS EN GRASAS SALUDABLES

Existe una serie de alimentos con un contenido importante en ácidos grasos cardiosaludables, los cuales son muy beneficiosas para la salud. En el caso de estar recién operado de vesícula biliar no está recomendado, ya que su contenido es grasa es alto y puede dificultar la digestión. Estos alimentos serán incorporado a la dieta del paciente de forma progresiva, siendo los siguientes:

  • Aguacate
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Pescado azúl
  • Aceite de oliva

 

 

¿QUÉ ALIMENTOS DEBO TOMAR?

Si después de la extirpación de la vesícula biliar, es cierto, que existen muchos alimentos que no se pueden tomar, también encontramos un amplio listado de alimentos que si se pueden tomar.

 

ALIMENTOS RICOS EN FIBRA

La fibra puede mejorar la digestión en ausencia de bilis concentrada, ya que nos permitirá regular nuestro tránsito intestinal. Esta incorporación debe ser progresiva para no provocar gases. Las siguientes son fuentes saludables de fibra y de muchos otros nutrientes, como calcio, vitamina B…:

  • Pan integral
  • Cereales integrales no azucarados
  • Pasta integral
  • Arroz integral
  • Quinoa
  • Patata con piel
  • Legumbres (lentejas, judías blancas, guisantes, garbanzos…) Se irín metiendo en porciones pequeñas de forma progresiva y bien cocidas. Su piel puede ocasionar gases.
  • Frutas y verduras
  • Semillas (semillas de chía y semíllas de sésamo)

 

FRUTAS Y VERDURAS

Después de una cirugía de extirpación de vesícula biliar debes tomar muchas frutas y verduras, ya que además de aportarnos fibra, son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes. Los siguientes alimentos son buenas fuentes de antioxidante vitamina A, fibra, vitamina C y muchos fitonutrientes que nos ayudará a el cuerpo a recuperarse:

  • Coliflor
  • Repollo
  • Coles de bruselas
  • Bócoli
  • Espinacas
  • Col rizada
  • Tomate
  • Pimiento
  • Frutas como arándano, moras y frambuesa

 

CARNES MAGRAS O ALTERNATIVAS DE CARNE

Tras una operación de vesícula no es necesario eliminar por completo de la dieta las carnes, sino que hay que optar por las carnes magras o las proteínas vegetales:

  • Carnes blancas, destacando el pollo, el conejo y el pavo.
  • Pescados blancos, como son el bacalao, merluza, dorada…
  • Carnes vegetales: tofu, seiten, tempeh...

 

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES EN LA DIETA

Estas son una serie de recomendaciones que debes seguir tras una cirugía de vesícula biliar, que harán que tu recuperación sea más suave:

No comenzar con alimentos sólidos inmediatamente después de la cirugía. Poco a poco podrás in introduciendo alimentos sólidos en tu dietas para evitar problemas digestivos.

Comer comidas pequeñas durante el día. Ingerir grandes cantidades de alimentos a la vez puede causar gasas e hinchazón, por lo tanto, lo mejor será dividir sus alimentos en más tomas. Procura hacer entre 5-6 comidas pequeñas, separadas por unas pocas horas. 

Tipos de alimentos. Intenta comer alimentos ricos en nutrientes, bajos en grasa y altos en fibra. Procura no tomar más de 3 gramo de grasa en una sola comida.

Cocinado de los alimentos. Procura cocinar los alimentos al horno, vapor, hervido o microondas. Son técnicas de elaboración que no necesitan mucho aceite y que facilitarán la digestión de los alimentos.

Mantenerse en forma. Hacer ejercicio regularmente y mantenerse en un peso saludable puede ayudar con la digestión.

Beber al menos 2 litros de agua al día.

 

Si prefieres que un porfesional nutricionista lleve tu caso, desde Dietfarma te podemos ayudar:

SUSCRÍBETE A DIETFARMA

 

RECETAS PARA LA EXTIRPACIÓN DE LA VESÍCULA BILIAR

Aquí tienes una serie de recetas, las cuales son perfectas después de una extirpación de la vesícula biliar. Todas ellas presentan un bajo contenido en grasas y un alto contenido en fibra, ideal para facilitar la digestión de los pacientes tras la eliminación de la vesícula biliar.

    Merluza al vapor con patatas. 263 kcal.

    Arroz integral con verduras al vapor y soja. 366 kcal.

   Pimiento rojo relleno de verduras y atún light. 238 kacl.

 

                             Pollo al vapor con menestra de verduras y soja. 303 kcal.

                             Quinoa con verduras al vapor. 331 kcal.       

                        Bacalao al vapor con verduras. 288 kcal.

               

  Entra a visitar todas nuestras recetas

 

DIETA TRAS LA EXTIRPACIÓN DE LA VESÍCULA BILIAR

Aquí tienes un modelo de dieta diseñada para aquellas personas que pasan por una operación quirúrgica de eliminación de la vesícula biliar, en la cual nos hemos centrado en la eliminación de las grasas y en el aumento de las fibras alimentarias. Esta dieta se podrá ir regulando, aumentando las grasas, a medida que pasen los días.

Si prefieres tener una dieta totalmente personalizada para ti por profesionales nutricionistas, en Dietfarma te podremos ayudar:

SUSCRÍBETE A DIETFARMA

 

 

LISTA DE LA COMPRA

Aquí tienes la lista de la compra que deberás llevar al supermercado, en ella encontrarás todos los ingredientes que forman la dieta modelo, destinada para aquellas personas que acaban de ser operadas quirúrgicamente de extirpación de la vesícula biliar.

 

CONCLUSIONES

Por lo general, una cirugía de extirpación de vesícula biliar no es tan grave, ya que se trata de un organo del cual podemos prescindir, pero es necesario hacer una serie de ajustes en la dieta hasta que el cuerpo se adapta a vivir sin vesícula biliar.

Recordar que es probable que este tipo de dieta solo sea necesario realizarla durante algunas semanas o meses después del procedimiento, pero se puede dar el caso que necesite una dieta baja en grasa de por vida.

Pero si estas buscando mejorar tu estado de salud en general, considerá seguir este tipo de dieta, donde se incluyen alimentos ricos en fibra, las grasas saludables se incluyen progresivamente y las grasas saturadas son eliminadas por completo de la dieta. Además de conseguir tu recuperación postoperatorio, lograras reducir el riesgo de padecer problemas digestivos futuros debido a que no tienes vesícula biliar y alcanzarás un peso equilibrado y saludables.

 

REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA

 

Bibliografía: 

UD5. Anatomía de los sistemas digestivo y renal. En: Grado Nutrición Humana y Dietética. Anatomía y fisiología humana: sistema digestivo. Burgos: Universidad Isabel I; 2018.

UD6. Fisiología de los sistemas digestivo y renal. En: Grado Nutrición Humana y Dietética. Anatomía y fisiología humana: sistema digestivo. Burgos: Universidad Isabel I; 2018.

Quisaguano Doicela, Mercy Ximena. Enfermedades biliares y cuidados de enfermería enfocados a los pacientes y complicaciones añadidas. Universidad Técnica de Ambato - Facultad de Ciencias de la Salud - Carrera de Enfermería. Abril del 2017 (consultado el 18 de mayo del 2018). Disponible en: http://repositorio.uta.edu.ec/bitstream/123456789/25246/2/ENFERMEDADES%2...

Gonzáles Hita M., Bastidas Ramírez B.E., Panduro Cerda A. Factores de riesgo en la génesis de la litiasis vesicular. Mediagraphic, Artemisa. Marzo 2005 (consultado el 18 de mayo del 2018). Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/invsal/isg-2005/isgs051l.pdf

Julieta Robles Rodriguez. Terapia médica nutricional en: colecistitis-colelitiasis. Universidad Internacional de Ecuador. Escuela de nutriología. Diciembre del 2017 (Consultado el 25 de septiembre del 2018). Disponible en: http://repositorio.uide.edu.ec/bitstream/37000/2599/1/libro%20digital%20...

Imagen de EloisaBocanegra
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética