Dieta para la diabetes

17.07.2018 0

Dieta para la diabetes

Aquellas personas que presentan diabetes necesitan llevar un control, siendo importante la realización de análisis periódicos,  las revisiones por un médico y el control alimenticio por un nutricionista.

En la mayoría de las ocasiones, además de una alimentación adecuada, estas personas tienen que ser medicadas bajo prescripción médica.

La alimentación juega un papel muy importante en esta enfermedad, por lo que es importante llevar una alimentación controlada y la mejor forma es bajo la supervisión de un nutricionista.

 

¿NECESITAS UN PLAN NUTRICIONAL PERSONALIZADO? TU NUTRICIONISTA ONLINE DE DIETFARMA TE PODRÁ AYUDAR

                                                                     REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA

                                             

 

¿QUÉ ES LA DIABETES?

La diabetes es una enfermedad que ocurre cuando los niveles de glucosa en sangre (también llamado azúcar en sangre), son demasiado altos.

La glucosa en sangre es la principal fuente de energía de nuestro cuerpo tiene y proviene de los alimentos que consumimos, la cual es regulada mediante la insulina.

La insulina, es una hormona producida por el páncreas, que actúa regulando los niveles de glucosa en sangre, transportando la glucosa de los alimentos que se encuentra en la sangre a las células, para que sea utilizada como energía o almacenándola hasta que su utilización sea necesaria.

En ocasiones, sucede que el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa bien, provocando que los niveles de glucosa en sangre se vean aumentados, al dificultarse su transporte hacia el exterior de la sangre.

Con el tiempo, tener demasiada glucosa en la sangre puede causar problemas de salud, por lo que es muy importante mantener unos niveles saludables de azúcar en la sangre.

Aunque la diabetes no tiene cura, se pueden tomar medidas para controlar y mantener un buen estado de salud. Este control se consigue mediante medicación y dieta.

 

¿CUÁLES SON LOS DIFERENTES TIPOS DE DIABETES?

Los principales tipos de diabetes  son los siguientes:

Diabetes tipo I

En el caso de la diabetes tipo I, el cuerpo no produce o produce escasa insulina, ya que el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que producen la insulina.

Este tipo de diabetes, normalmente se diagnostica en niños, adolescentes y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Las personas con diabetes tipo I necesitan tomar insulina todos los días, para que la glucosa pueda ser transportada a las celular para generar energía y poder estar con vida.

Se trata de una enfermedad crónica, de la cual se desconoce las causas que la producen, existiendo algunos factores que afectan, como son: factores genéticos, sistema inmunitario y daño ambiental.

Se sabe que la diabetes no aparece de un día a otro, sino que se trata de un proceso que puede durar varios años, incluso iniciarse a partir del nacimiento.

Para el control de la glucemia es importante medir la glucosa en sangre 3-4 veces al día, cuyo objetivo es tener una glucemia en ayuno de <120 mg/dl y a las dos horas de las comidas de <140 mg/dl.

Diabetes tipo II

 

En el caso de la diabetes tipo II, el páncreas no deja de producir insulina, pero el cuerpo presenta resistencia a esta hormona,  por lo que se producen niveles altos de glucosa en sangre.

En las fases tempranas de la diabetes tipo II, la cantidad de insulina que produce el páncreas es normal o alta, pero con el tiempo la producción de insulina puede disminuir.

Este tipo de diabetes puede desarrollarse a cualquier edad, siendo más frecuente su aparición en personas de mediana edad y mayores, a partir de los 40 años.

Actualmente, están aumentando los casos de diabetes tipo II en adolescentes y en preadolescentes con obesidad.

Las principales causas que desencadenan este tipo de diabetes son los factores genéticos y el estilo de vida. El 80% de las personas que desarrollan este tipo de diabetes presentan obesidad y no su vida no es muy activa y el otro 20%, es debido a defectos genéticos.

La diabetes tipo II es la más común de las diabetes y se puede estar años con la glucosa en sangre elevada sin presentar ningún síntoma, siendo detectada la enfermedad tras realizar un análisis de sangre o de sangre rutinario.

En estos casos no se suele utiliza insulina como tratamiento, sino que se recurre principalmente a una alimentación adecuada y a pastillas (antidiabéticos orales)para el control de la glucosa en sangre.

Diabetes gestacional

 

La diabetes gestacional se desarrolla en algunas mujeres cuando están embarazadas, desapareciendo, en la mayoría de las veces, después del nacimiento del bebé.

Sin embargo, si se ha tenido diabetes gestacional, se tiene más posibilidad de desarrollar diabetes tipo II más adelante a lo largo de la vida.

Está considerada una diabetes puntual, ya que durante el embarazo se aumenta la insulina para incrementar las reservas de energía, pero a veces sucede, que este aumento no sucede y se produce el aumento de los niveles de glucosa en sangre.

 

OTROS TIPOS DE DIABETES 

Diabetes relacionada con fibrosis quística (DRFQ)

La fibrosis quística es una enfermedad que afecta a múltiples órganos, entre los que se encuentran el páncreas, pudiendo desarrollar una diabetes.

Diabetes secundaria a medicamentos

Existen algunos medicamentos que pueden alterar las secreciones o la acción de la insulina, provocando subidas de azúcar en sangre.

Algunos de estos medicamentos son: inmunosupresores y glucocorticoides.

Diabetes MODY

Este tipo de diabetes se produce por un defecto genético en las células beta, existiendo actualmente 7 tipos diferentes  de diabetes MODY.

Este defecto genético afecta a la secreción de insulina, pero no afecta a su acción, siendo hereditario.

 

¿QUÉ PROBLEMAS DE SALUD PUEDEN DESARROLLAR LAS PERSONAS CON DIABETES?

 

Si las personas con diabetes no llevan un control de su salud y la glucosa en sangre alta persisten en el tiempo, se pueden dar problemas tales como:

Enfermedad del corazón

La continua hiperglucemia puede provocar problemas en el corazón y en los vasos, pudiéndose dar infartos, dolor torácico o angina y obstrucciones en las arterias.

Enfermedad del riñón (nefropatía diabética)

 Los continuos niveles elevados de glucosa en sangre pueden provocar hipertensión arterial y dificultad para filtrar algunas sustancias potencialmente tóxicas que se puedan encontrar en la sangre.

Hiperglucemia con cetosis

Cuando la hiperglucemia alcanza valores superiores a 250 mg/dl, es indicativo de que existe déficit de insulina, por lo que la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células.

Las células se ven obligadas a obtener energía de otras fuentes diferentes a la glucosa, usando la grasa como segunda fuente de energía.

Mediante  el  proceso de metabolización de las grasas en energía, se obtienen  cuerpos cetónicos, que son productos de desechos, presentando los siguientes síntomas: nauseas, sequedad de boca, sensación de malestar, cansancio…

Problemas oculares

Aquellas personas con diabetes, son especialmente sensibles a complicaciones oculares como la degeneración macular y las cataratas.

Otras alteraciones

Otras alteraciones que se pueden dar por mantener alto los niveles de glucosa en sangre y no llevar un control son: enfermedad dental, problemas en los pies...

 

Se pueden tomar medidas para reducir las posibilidades de desarrollar estos problemas de salud relacionados con la diabetes y para ello en muchas ocasiones en necesaria la medicación, pero además, es fundamental llevar una alimentación saludable.

 

¿NECESITAS UN PROFESIONAL NUTRICIONISTA QUE TE LLEVE EL CONTROL DE TU ALIMENTACIÓN? TU NUTRICIONISTA ONLINE DE DIETFARMA TE PODRÁ AYUDAR

                                                                                                  SUSCRÍBETE A DIETFARMA

 

¿POR QUÉ EL CONSUMO DE CARBOHIDRATOS ES IMPORTANTE PARA LAS PERSONAS CON DIABETES?

 

Los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas son los macronutrientes que proporcionan energía a tu cuerpo.

De estos tres, los hidratos de carbono son los que presentan mayor efecto en el azúcar presente en la sangre. Esto se debe a que los carbohidratos se descomponen en azúcar (glucosa) en los intestinos, para después ser absorbidos en el torrente sanguíneo.

Los carbohidratos incluyen almidones, azúcar, fibra… La fibra no tiene enzimas que la digiera, por lo que no es absorbida al torrente sanguineo, por lo que no aumenta el azúcar en la sangre.

Esta fibra, además de no ser absorbida aumentado el azúcar en la sangre, hará que los demás azúcares digeribles se liberen lentamente a la sangre. Por esta razón, es importante que las personas diabéticas lleven una alimentación rica en fibra.

Cuando las personas diabéticas consumen demasiados hidratos de carbono digeribles, sus niveles de azúcar en sangre se pueden elevar muchísimo, siendo realmente peligroso.

Además, con el tiempo, los niveles altos de azúcar en sangre pueden desembocar en otras enfermedades como son las alteraciones cardiovasculares.

Mantener una ingesta baja en hidratos de carbono puede ayudar a prevenir los picos de azúcar en sangre y reducir en gran medida el riesgo de complicaciones de la diabetes.

Pero hay que evitar especialmente aquellos hidratos de carbono simples y tener prioridad por aquellos ricos en fibra.

 

¿QUÉ ALIMENTACIÓN DEBE SEGUIR UN DIABÉTICO? 

La elección de los alimentos que formarán parte de tu dieta es muy importante si tienes diabetes, siendo algunos mejores que otros.

Averiguar cuáles son los mejores alimentos para comer cuando tienes diabetes puede ser difícil, pero el objetivo principal es mantener los niveles de azúcar en la sangre bien controlados, además de ayudar a prevenir las complicaciones de la diabetes.

Los mejores alimentos que formarán parte de tu dieta son las siguientes:

Grano entero

Los hidratos de carbono son necesarios para nuestro cuerpo, pero es importante que te decidas siempre por el grano entero, como son: arroz integral, avena, quinoa, pasta integral…

El grano entero presenta un mayor contenido en fibra, que te ayudará a liberar lentamente la glucosa en sangre, evitando subidas rápidas de azúcar que difícilmente podrás bajar.

Pescado azul y otros alimentos ricos en proteínas

El pescado graso es uno de los mejores alimentos para la diabetes, además de ser uno de los productos más saludables del planeta.

El salmón, las sardinas, el arenque, la anchoa y la caballa entre otros pescados azules, son excelentes fuentes de ácidos grasos omega-3 DHA y EPA, que presentan importantes beneficios para la salud del corazón.

Obtener cantidades suficientes de estas grasas con regularidad es especialmente importante para los diabéticos, que tienen un mayor riesgo de  sufrir enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

El DHA y la EPA protegen las células que recubren los vasos sanguíneos, reducen los marcadores de inflamación y mejoran el funcionamiento de las arterias después de comer.

Varios estudios observacionales sugieren que las personas que consumen pescado graso con regularidad tienen un menor riesgo de insuficiencia cardiaca y tienen menos probabilidad de morir a causa de una enfermedad cardiaca.

Se realizó un estudio con hombres y mujeres mayores que consumieron pescado azul 5-7 días a la semana durante 8 semanas. En los resultados obtenidos, se obtuvieron reducciones significativas en los triglicéridos y marcadores inflamatorios.

El pescado azul es además una gran fuente de proteínas de alta calidad, como lo son el pescado blanco, la carne blanca, las legumbres, el huevo…

Estos alimentos son ricos en proteínas, lo que ayudan a construir y reemplazar los músculos. Además, contienen minerales como el hierro, que son vitales para producir glóbulos rojos.

Es recomendable tomar al menos 1-2 raciones de pescado azul a la semana. Con respecto a las proteínas en general, en recomendable incluir todos los días algo de estos alimentos.

Es recomendable evitar las proteínas procesadas y aquellas con un elevado aporte en grasas saturadas no saludables.

Legumbres

Las legumbres son un grupo de alimentos especialmente recomendado en la diabetes, ya que son muy nutritivas, son ricas en fibra, presentan proteínas vegetales y su contenido en hidratos de carbono son de absorción lenta.

Todas estas características hacer que las legumbres sean un ingrediente fundamental en la dieta de las personas diabéticas.

Gracias a su contenido en fibra y a sus hidratos de carbonos complejos, se consigue que sus azúcares se liberen lentamente a la sangre, manteniendo estable los niveles de glucosa en sangre y manteniendo la saciedad por más tiempo.

Se recomiendan tomarlas entre 2-3 veces a la semana, aunque las personas diabéticas las podrían tomar todos los días, debido a todas sus propiedades beneficiosas.

Huevo

El huevo brinda increíbles beneficios para la salud, siendo uno de los mejores alimentos para mantenerte lleno durante más tiempo, debido a su contenido en grasa.

El consumo regular de huevo también puede reducir el riesgo de enfermedad cardiaca de varias maneras. Los huevos disminuyen la inflamación, mejoran la sensibilidad a la insulina, aumentan los niveles de colesterol bueno (HDL) y disminuyen el colesterol malo (LDL).

En un estudio, las personas con diabetes tipo II que consumían 2 huevos al día como parte de una dieta alta en proteínas tuvieron mejoras en los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

Además, los huevos son una de las mejores fuentes de luteína y zeaxantina, antioxidantes que protegen los ojos de la enfermedad.

Debes tomar el huevo entero, pues sus beneficios se deben principalmente a los nutrientes que se encuentran en la yema en lugar de la clara.

Frutas y verduras

Presentan un contenido bajo en grasas y calorías y a su vez aportan una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra, proporcionando una gran variedad de colores y sabor a las comidas.

Su mayor contenido en hidratos de carbono no son digeribles, que son aquellos conocidos como fibra, que actuarán liberando lentamente en la sangre los azúcares de los alimentos, siendo beneficioso para la diabetes.

También podrán ayudar a proteger contra los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardiacas y la hipertensión.

Se deben tomar 5 porciones al día, siendo 2 de ellas de frutas y 3 de vegetales. Se pueden tomar tanto frescas, como congeladas, envasadas, enlatadas… siendo importante elegirlas de todos los colores, para obtener la mayor variedad posible en vitaminas y minerales.

Destacar las fresas, pues son ricas en antioxidantes antocianinas, que son los que le aportan el color rojo. Se ha demostrado que la antocianina reduce los niveles de colesterol e insulina después de una comida. Además, mejoran el azúcar en la sangre y los factores de riesgo de enfermedad cardíaca en la diabetes tipo II.

Destacar también los vegetales de hoja verde, que son extremadamente nutritivos y bajos en calorías. También son muy bajos en hidratos de carbono digeribles, que elevan los niveles de azúcar en la sangre y por el contrario son ricos en fibras (carbohidratos no digerible). Su alto contenido en fibra hace que los azúcares de los alimentos se liberen lentamente a la sangre, regula los niveles de colesterol en sangre y actúan como regulador gastrointestinal evitando el estreñimiento.

La espinaca, la col rizada, el brócoli, la lechuga y otras verduras de hoja verde son buenas fuentes de varias vitaminas y minerales, incluidas la vitamina C. Además, las verduras de hoja verde son buenas fuentes de los antioxidantes luteína y zeaxantina. Estos antioxidantes protegen los ojos de la degeneración macular y las cataratas, que son complicaciones comunes de la diabetes.

Yogures no azucarados y otros lácteos

 

El yogur no azucarado es una gran opción láctea para los diabéticos. Se ha demostrado que mejora el control del azúcar en la sangre y reduce el riesgo de enfermedad cardíaca, en parte debido a los probióticos que contienen.

Los lácteos contienen calcio, que es necesario para los niños en crecimiento, ya que mantienen sus huesos y dientes fuertes. También son buenas fuentes de proteínas

Algunos alimentos lácteos presentan un alto contenido en grasas, en particular grasas saturadas, por lo que es recomendable escoger siempre alternativas bajas en grasas.

La leche semidesnatada realmente contiene más calcio que la leche entera, pero los niños menores de 2 años deben tener leche entera en su alimentación, ya que es posible que no consigan las calorías o las vitaminas esenciales que necesitan con una leche con un bajo contenido en grasa. No se debe dar leche desnatada a los niños hasta que tengas al menos 5 años.

En tu dieta diaria debe  haber algo de lácteos todo los días, pero sin excederse.

Nueces y otros frutos secos

Los frutos secos son unos alimentos deliciosos y nutritivos, con un elevado contenido en grasas saludables, que son beneficiosas para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Todos los tipos de frutos secos contienen fibra y son bajos en hidratos de carbonos digeribles, por lo que los azúcares de los alimentos se liberan lentamente a la sangre, siendo muy recomendado en la diabetes.

Una investigación sobre una gran variedad de frutos secos han demostrado  que el consumo regular de ellos puede reducir la inflamación y disminuir los niveles de azúcar y colesterol malo en sangre.

En un estudio, las personas con diabetes que incluyeron 30 gramos de nueces en su dieta diaria durante un año perdieron peso, tuvieron mejoras en la composición corporal y experimentaron una reducción significativa en los niveles de insulina.

Este hallazgo es importante porque las personas con diabetes tipo II a menudo tienen niveles elevados de insulina, que están relacionados con la obesidad.

Además, algunos investigadores creen que los niveles de insulina altos crónicos aumentan el riesgo de otras enfermedades graves, como el cáncer y la enfermedad de Alzheimer.

Aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra es extremadamente beneficioso para la salud del corazón, presentando en su composición ácido oleico, un tipo de grasa monoinsaturada que se ha demostrado que mejora los triglicéridos y el HDL (colesterol bueno), que a menudo se encuentran en niveles no saludables en la diabetes tipo II.

En un gran estudio realizado sobre diferentes tipos de grasas, el aceite de oliva fue el único que redujo el riesgo de enfermedad cardiaca.

El aceite de oliva también contiene antioxidantes llamados polifenoles, que reducen la inflamación, protegen las células que recubren los vasos sanguíneos, evitan que el colesterol LDL se dañe por la oxidación y disminuyen la presión arterial.

El aceite de oliva virgen extra no es refinado y conserva los antioxidantes y otras propiedades que lo hacen tan saludables. Por lo tanto es importante que elijas siempre este tipo de aceite para elaborar tus alimentos.

Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana tiene muchos beneficios para la salud y aunque está hecho de manzana, el azúcar de la fruta se fermenta en ácido acético y el producto resultante contiene un baja contenido en carbohidratos.

Se ha demostrado que el vinagre de sidra de manzana mejora la sensibilidad a la insulina y reduce los niveles de azúcar en sangre en ayunas. También puede reducir la respuesta del azúcar en sangre hasta en un 20% cuando se consume con comidas que contienen carbohidratos.

En un estudio, las personas con diabetes mal controlada tuvieron una reducción del 6% en el azúcar en sangre en ayunas cuando tomaron 2 cucharadas de vinagre de sidra antes de acostarse.

El vinagre de sidra de manzana además, puede ralentizar el vaciado del estómago y mantenernos lleno durante más tiempo. Sin embargo, esto puede ser un problema  para aquellas personas que sufren gastroparesia, que consiste en el retraso del vaciado del estómago, común en la diabetes, particularmente en la tipo I.

Para incorporar el vinagre de sidra en tu dieta, comience con 1 cucharadita mezclada en un vaso de agua todos los días. Aumentar en un máximo de 2 cucharadas al día.

Ajo

El ajo presenta importante beneficios para la salud y varios estudios han demostrado que puede reducir la inflamación, el azúcar en la sangre y el colesterol LDL (colesterol malo) en personas con diabetes tipo II.

También puede resultar muy efectivo para reducir la presión arterial.

En un estudio, las personas con hipertensión no controlada que tomaron ajo durante 12 semanas obtuvieron una disminución de la presión arterial.

Fideos Shirataki

Los fideos shirataki son una opción perfecta para el control de la diabetes y para el control del peso.

Estos fideos son ricos en fibra glucomanano, que se extrae de la raíz de Konjac, que es una planta que se cultiva en Japón y se procesa en forma de fideos o arroz conocido como shirataki.

El glucomanano es un tipo de fibra viscosa que te hace sentir saciado durante más tiempo y además, se ha demostrado que reduce los niveles de azúcar en sangre después de comer y mejora los factores de riesgo de enfermedad cardíaca en perdonas con diabetes y síndrome metabólico.

Una porción (100g) de estos fideos contienen menos de un gramo de carbohidratos digeribles y tan solo nos aporta 2 calorías.

Estos fideos suelen estar envasados con un líquido que tiene olor a pescado, por lo que debes enjuagarlo muy bien antes de usarlo. Por otro lado, para garantizar una textura similar a los fideos, debes cocinarlos durante varios minutos en una sartén a fuego alto sin agregar aceite.

Compra estos fideos en amazon desde aqui:

 

¿NECESITAS QUE UN PROFESIONAL NUTRICIONISTA TE DISEÑE UNA DIETA PERSONALIZADA? TU NUTRICIONISTA ONLINE DE DIETFARMA TE AYUDARÁ

                      REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA                         SUSCRÍBETE A DIETFARMA

 

SEMILLAS Y ESPECIAS BENEFICIOSAS PARA LA DIABETES

Semilla de chía

Las semillas de chía son un alimento maravilloso para las personas con diabetes, con un alto contenido en fibra y un bajo contenido en hidratos de carbono digeribles.

De los 12 gramos que hidratos de carbono que encontramos en una porción de chía (28 gramos), 11 gramos son fibra.

La fibra presenta en la semilla de chía puede reducir sus niveles de azúcar en la sangre, al disminuir la velocidad a la que los alimentos se mueven  a través de sus intestinos y se absorben.

La semilla de chía puede ayudarte a alcanzar un peso saludable, ya que la fibra que presenta reduce el hambre y te hará sentir lleno.

Además, se ha demostrado que las semillas de chía reducen la presión arterial y los marcadores inflamatorios.

Semillas de lino

Son un ingrediente increíblemente saludable.

Presenta un alto contenido en fibra, estando compuesta en su mayoría por la fibra insoluble lignano, que puede disminuir el riesgo de enfermedad cardiaca y mejorar el control del azúcar en la sangre.

En un estudio realizado, las personas con diabetes tipo II que tomaron lignano de linaza durante 12 semanas tuvieron una mejoría significativa en la hemoglobina A1c.

La hemoglobina A1c se mide para determinar el control de la diabetes a largo plazo, ya que refleja el nivel promedio de azúcar en la sangre durante 2-3 meses.

Otros estudios demostraron que las semillas de lino podían reducir la dosis de medicación necesaria para prevenir la coagulación de la sangre.

Las semillas de lino son muy altas en fibra viscosa, lo que mejora la salud intestinal, la sensibilidad a la insulina y la sensación de saciedad.

Tu cuerpo no puede absorber semillas de lino, así que debes comprar semillas molidas o muélelas tu mismo. También es importante mantener las semillas de lino bien tapadas en el frigorífico para evitar que se pongan rancias.

Cúrcuma

Es una especia con poderosos beneficios para la salud, donde encontramos el componente activo curcumina, que puede reducir la inflamación y los niveles de azúcar en sangre, al tiempo que reduce el riesgo de enfermedad cardíaca.

Además, la curcumina parece beneficiar la salud renal en diabéticos. Esto es importante, ya que la diabetes es una de las principales causas de enfermedad renal.

Desafortunadamente, la curcumina no se absorbe tan bien por sí misma, por lo que se recomienda tomarla junto con piperina, presente en la pimienta negra, para aumentar su absorción.

Canela

La canela es una deliciosa especia con una potente actividad antioxidante.

Varios estudios han demostrado que la canela puede reducir los niveles de azúcar en la sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina.

Un análisis reciente ha podido apreciar que la canela también puede reducir los niveles de colesterol y triglicéridos.

Sin embargo, algunos estudios no han podido demostrar que la canela sea beneficiosa para regular los niveles de azúcar o colesterol en sangre en adolescentes con diabetes tipo I.

Además, es importante destacar que su consumo se debe limitar a menos de 1 cucharadita al día, pues contiene cumarina, que está relacionado con problemas de salud a dosis más altas.

 

¿QUÉ ALIMENTOS DEBE EVITAR UN DIABÉTICO O UNA PERSONA SANA?

La diabetes es una enfermedad crónica que ha alcanzado proporciones epidémicas entre adultos y niños en todo el mundo.

Es importante destacar que comer alimentos incorrectos puede elevar los niveles de azúcar en sangre, aumentar la producción de insulina por nuestro cuerpo y promover la inflamación; lo que aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad.

Los malos hábitos de estilo de vida y de alimentación están conduciendo a nuestra sociedad actual a un aumento de sobrepeso y obesidad, dado de la mano de la enfermedad de la diabetes.

Aquí aparecen aquellos alimentos que se deben evitar seas diabético o no:

Bebidas endulzadas con azúcar

Las bebidas azucaradas son la peor opción de bebida para hidratarnos, especialmente en personas diabéticas.

Estas bebidas son muy ricas en hidratos de carbono simples, encontrando en una lata de refresco (ej. Coca-cola) de 330 ml unos 36  gramos de azúcar (7-8 cucharadas de azúcar aproximadamente).

El té helado y la limonada endulzada también presenta un elevado contenido en azúcares simples, similar a los refrescos endulzados.

Además, hay que destacar que estas bebidas están cargadas de fructosa, que está fuertemente relacionada con la resistencia a la insulina y la diabetes. De hecho, los estudios sugieren que el consumo de bebidas endulzadas con azúcar puede aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con la diabetes, como el hígado graso.

Comentar también, que los niveles altos de fructosa en las bebidas azucaradas pueden provocar cambios metabólicos que promuévanla grasa abdominal y los niveles altos de colesterol y triglicéridos.

En un estudio en adultos con sobrepeso y obesidad, donde se les hizo una dieta de mantenimiento, donde consumían el 25% de sus calorías mediante bebida con un alto contenido en fructosa, lo resultados obtenidos fueron una mayor resistencia a la insulina y un mayor riesgo de obesidad, con una menor tasa metabólica y peores indicadores de salud cardíaca.

Para ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre y prevenir el riesgo de enfermedades asociadas, es muy importante evitar las bebidas azucaradas.

La mejor opción para mantenernos hidratados es el agua, seas o no diabético. Otra buena alternativa es tomar un té sin azúcares añadidos.

Alimentos ricos en grasas trans

Las grasas trans industriales son extremadamente poco saludables, obteniéndose mediante la agregación de hidrógeno a los ácidos grasos insaturados, consiguiendo así que estas grasas sean más estables.

Estas grasas las encontramos en margarinas, en cenas congeladas, precocinados para alargar su vida útil, en galletas, magdalenas (todo tipo de bollería industrial)…

Aunque las grasas trans no aumentan directamente los niveles de azúcar en la sangre, se han relacionado con una mayor inflamación, mayor resistencia a la insulina y un mayor riesgo de obesidad. Además, disminuye el colesterol HDL (bueno) y la función arterial.

Estos efectos son especialmente preocupantes para aquellas personas con diabetes, ya que tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Ten especialmente cuidado cuando estés en el supermercado y mira siempre la composición de los alimentos procesados, evitando comprar aquellos que aparezca en su etiquetado nutricional “parcialmente hidrogenado”, “grasas trans”.

Cereales refinados

 

El pan blanco, el arroz y la pasta son alimentos procesados ricos en hidratos de carbono y pobres en fibra.

Se ha demostrado, que comer cereales refinados aumenta significativamente los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes tipo I y II.

En un estudio, también se demostró que las pastas sin gluten aumentan el azúcar en sangre. Otro estudio demostró que la comida rica en hidratos de carbono no solo eleva el azúcar en sangre, sino que también disminuye la función cerebral en personas con diabetes tipo II y déficits mental.

En otro estudio, se demostró que reemplazar el pan blanco por pan alto en fibra (integral) reducía significativamente los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes, además de apreciarse reducciones en el colesterol y en la presión arterial.

Por lo tanto, el bajo contenido en fibra de los cereales refinados, fomentará que sus azúcares se liberen rápidamente a la sangre, aumentando los niveles de glucosa en sangre.

Yogur azucarado

Los yogures azucarados son la peor opción para las personas diabéticas y también para las personas no diabéticas, ya que presentan azúcares simples añadidos.

Este alto contenido en azúcar que encontramos en estos yogures, serán absorbidos rápidamente en los intestinos, pasando al torrente sanguíneo y aumentando la glucosa en sangre y la insulina liberada.

La mejor opción serán los yogures sin azúcares añadidos.

Cereales de desayuno endulzados

Tomar cereales es una de las peores maneras de empezar el día si tienes diabetes, ya que la mayoría de los cereales son altamente procesados y contienen muchos azúcares simples.

Además, proporcionan muy poca proteína, un nutriente que puede ayudarte a sentirte saciado mientras se mantienen los niveles de azúcar en sangre estable.

Incluso los cereales de desayuno saludables no son del todo buenas opciones para las personas con diabetes, ya que siempre será mejor un desayuno con un bajo contenido en hidratos de carbono a base de proteínas, para lograr mantener estable la glucosa en sangre.

Cuando se tomen cereales tener prioridad por la avena y los cereales integrales.

Miel

Las personas con diabetes, a menudo, tratan de minimizar la ingesta de azúcar blanco de mesa y a veces en su lugar usan miel para endulzar.

Aunque la miel no está altamente procesada, eso no significa que no presente azúcar provocando picos de glucosa en sangre.

La miel contiene al menos tantos hidratos de carbono como el azúcar blanco, presentando los mismos efectos sobre el azúcar en sangre, la insulina y los marcadores inflamatorios.

Por lo tanto, la mejor opción es evitar todas las formas de azúcar (procesado o no) y usar edulcorantes naturales bajos en carbohidratos en su lugar.

Fruta desecada

La fruta es una gran fuente de vitaminas y minerales, incluida la vitamina C y el potasio, siendo muy recomendado su consumo.

En la fruta desecada se ha producido una pérdida de agua, dando como resultado una mayor concentración de los nutrientes. Desafortunadamente, su contenido en azúcar es más concentrado también.

La fruta desecada presenta mayor concentración en azúcares, pudiendo contener más de tres veces que en la fruta fresca.

Por lo tanto, es recomendable evitar las frutas desecadas y elegir las frutas frescas con menos contenido en azúcares, como puede ser la manzana, para conseguir un buen estado de salud y un control óptimo del azúcar en sangre.

Snack envasados

Los snack envasados como las bolsas de patatas fritas, galletitas saladas, sándwich… no son buenas opciones para las meriendas.

Por lo general, están hechos con harinas refinadas, aportan pocos nutrientes y tienen hidratos de carbonos de digestión rápida, pudiéndose elevar los niveles de glucosa en sangre.

Si tienes hambre entre comidas, la mejor opción es comer unas pocas nueces u otros frutos secos, una pieza de fruta entera, unas verduras (ej. Tiras de zanahoria)…

Zumo de frutas

 

Aunque el zumo de fruta natural se considera una bebida saludable, el efecto de su azúcar en la sangre es en realidad similar al de los refrescos y otras bebidas azucaradas.

Al hacer el zumo natural, le hemos quitado toda la fibra y nos hemos quedado única y exclusivamente con sus azúcares simples, pudiendo llegar a tener incluso más azúcares que un refresco.

Al igual que las bebidas endulzadas con azúcar, el zumo de frutas está cargado de fructosa, el tipo de azúcar que impulsa resistencia a la insulina y promueve la obesidad la enfermedad cardiaca.

Por esas razones, siempre se recomienda tener prioridad por la pieza de fruta entera, presentes o no diabetes. En el caso de la diabetes en más importante aún evitar el zumo de fruta natural.

Con respecto a los zumos industrializados clarísimamente están totalmente contraindicados.

Una alternativa mucho mejor es disfrutar de un vaso con agua con una rodaja de limón, que prácticamente no tiene ni azúcares ni calorías.

Saber que alimentos debes evitar cuando tienes diabetes, a veces puede parecer difícil, sin embargo, seguir algunas pautas puede hacerlo más fácil.

Tu objetivo principal debe ser mantenerte alejado de las grasas no saludables, de los azúcares simples y de los granos procesados y refinados.

Evitar los alimentos que aumenten tus niveles de glucosa en sangre y la resistencia a la insulina pueden ayudarte a mantenerte saludable y reducir el riesgo de futuras complicaciones en la diabetes.

 

SI NECESITAS LA AYUDA DE UN PROFESIONAL NUTRICIONISTA,CONTACTA CON NOSOTROS SIN COMPROMISO:                      640282379

 

 

RECETAS PARA DIABÉTICOS

Aquí tenéis algunas de las recetas que más le gustan a los usuarios de Dietfarma y que a la vez son una opción perfecta para aquellas personas que presentan diabetes, ya sea tipo I o tipo II, pues ayudarán a mantener estable los niveles de glucosa en sangre.

   Salmón con verduras salteadas. 448 kcal

 Helado de fresa con chía. 144 kcal

   Quinoa con brócoli y pollo. 457 kcal

   Espinacas con nueces y piñones. 282 kcal

   Merluza al ajillo. 197 kcal

   Garbanzos con espinacas y huevo duro. 427 kcal

 

                                                                     Entra a visitar todas nuestras recetas

 

PLAN SEMANAL NUTRICIONAL PARA DIABÉTICOS

Aquí tenéis una dieta semanal ajustada para personas con diabetes, donde aparecen recetas variadas de Dietfarma, todas con ingredientes saludables ideales para diabéticos.

 

 

¿NECESITAS UNA DIETA PERSONALIZADA PARA TÍ? TU NUTRICIONISTA ONLINE DE DIETFARMA TE PODRÁ AYUDAR

                      REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA                         SUSCRÍBETE A DIETFARMA

 

HÁBITOS SALUDABLES RECOMENDADOS PARA DIABETICOS

Seguir unos buenos hábitos de estilo de vida es fundamental para las personas diabéticas, que les permitirá una mejora de su estado de salud y calidad de vida, evitando diferentes riesgos como son enfermedades cardiovasculares, enfermedades renales…

Comer sano

Esto es básico para llevar un estilo de vida saludable en la diabetes. En los apartados anteriores ya hemos comentado que alimentos hay que tomar y cuales se deben evitar. Además, hemos incluido un modelo de dieta saludable y varias recetas deliciosas.

Esta alimentación sana irá dada de la mano de una perdida de peso, alcanzando un peso saludable.

Actividad física

El ejercicio físico es otro punto importante que debemos tratar, así que, si no eres una persona activa, ahora es el momento de cambiar y empezar a moverte. No es necesario que te apuntes a un gimnasio y hagas entrenamientos duros. Simplemente camina, sal a correr, monta en bicicleta, juega a videojuegos activos… lo que tu cuerpo te permita. El objetivo es que hagas 30 minutos al día de actividad física que te hagan sudar y respirar un poco más fuerte de lo normal.

Un estilo de vida activo te ayudará a controlar tu diabetes bajando los niveles de azúcar en sangre. Además, disminuirá la probabilidad de contraer alguna enfermedad cardíaca, puede ayudarte a perder algunos kilos de más y lograrás aliviar el estrés.

Controles rutinarios

Es importante que visites a tu médico al menos 2 veces en el año. La diabetes aumenta tus probabilidades de padecer enfermedades cardiacas, por lo que es necesario que te hagas análisis de colesterol, análisis de azúcar, control de la presión arterial… todo ello en los controles rutinarios.

Para aquellas personas que presentan diabetes tipo I, deben controlar sus niveles de azúcar en sangre varias veces a lo largo de día mediante análisis de sangre con un medidor de glucosa portátil. Además, es muy importante llevar a raja tabla todo el tratamiento médico, ya que la medicación es muy importante para el control de la glucosa en sangre.

Control del estrés

Cuando se está estresado los niveles de azúcar en sangre aumentan y cuando se tiene ansiedad es posible no controlar bien la diabetes. Estos síntomas harán que te olvides de la actividad física, de comer bien, tomar tu medicación…

Busca maneras de aliviar el estrés mediante la respiración profunda, el yoga, el mindfulness , leer un libro, escuchar música relajante…

Dejar de fumar

La diabetes te hace más propenso a tener problemas de salud como las enfermedades cardíacas, enfermedades oculares, derrames cerebrales, enfermedades renales, problemas en los pies… Si fumas, la probabilidad de desarrollar alguno de estos problemas es aún mayor. Además, fumar puede dificultar la actividad física.

Dejar el alcohol

Se llevará mejor el control de los niveles de glucosa en sangre si no se consume alcohol, ya sea en forma de cerveza, vino o licores. El alcohol puede hacer que tus niveles de azúcar en sangre suban o bajen demasiado.

 

PREGUNTAS FRECUENTES QUE HACEN LOS DIABÉTICOS

¿Cómo puedo prevenir la diabetes?

La diabetes se puede prevenir llevando unos hábitos de vida saludable, donde la alimentación sea sana, con alimentos frescos y evitando los procesados y los azúcares simples.

También es fundamental la actividad física, presentar un peso saludable, no consumir alcohol y no fumar.

¿La diabetes se cura?

Lamentablemente la diabetes no tiene cura, pero se pueden controlar los niveles de glucosa en sangre y tener una buena calidad de vida, siempre que se lleven unos buenos hábitos de vida y se siga el tratamiento mandado por el médico.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Los síntomas más comunes que aparecen en la diabetes son los siguientes: sequedad de la boca, se orina más veces, cansancio, pérdida de peso, nauseas, vómitos, las heridas tardan en cerrar, visión borrosa…

¿Existen factores de riesgo para la diabetes?

Si, algunos de estos factores de riesgo son los siguientes: antecedentes familiares (genético), sobrepeso y obesidad, enfermedades cardiovasculares, mujeres que hayan tenido un bebe con un peso mayor a 4 kilos, grasas alteradas en sangre (dislipidemia), quistes en los ovarios, pacientes con tratamientos con esteroides…

¿Qué frutas son las que contienen más azúcar?

Los diabéticos pueden comer prácticamente cualquier tipo de fruta, siempre que esta sea consumida entera y fresca. Se recomienda tomar 2 piezas de fruta al día, pero no tomar las dos en la misma comida, para evitar una posible subida de azúcar.

Aún así, se debe tener siempre prioridad por aquellas frutas que presentan menos azúcares simples, para mantener estable la glucosa en sangre.

 

CONCLUSIONES

Hoy día no existe cura para la diabetes, pero el tratamiento diario ayuda a mantener estable los niveles de glucosa en sangre y a reducir el riesgo de complicaciones. La diabetes no controlada aumenta el riesgo de sufrir varias enfermedades graves como son enfermedades cardíacas, enfermedades renales, enfermedades oculares...

Comer alimentos sanos, la actividad física, la medicación y la pérdida de peso, nos ayudarán a mantener el azúcar en la sangre, la insulina y la inflamación bajo control, pudiendo reducir drásticamente el riesgo de desarrollar complicaciones.

 

¿NECESITAS UNA DIETA PERSONALIZADA PARA TÍ? TU NUTRICIONISTA ONLINE DE DIETFARMA TE PODRÁ AYUDAR

                      REGÍSTRATE GRATIS EN DIETFARMA                         SUSCRÍBETE A DIETFARMA

 

Redes sociales

Nos podéis encontrar por las redes sociales, donde damos recomendaciones nutricionales, recetas saludables y vídeos tutoriales.

FACEBOOK                           TWITTE                               INSTAGRAM                                           YOUTUBE

Imagen de EloisaBocanegra
Por
Eloisa Bocanegra Carmé
Licenciada en Farmacia y experta en nutrición y dietética