Dieta para la histaminosis

En los últimos años se ha observado un creciente interés por patologías relacionadas con la alimentación, ya sean debidas a procesos alérgicos, intolerancias alimentarias, sensibilidad o histaminosis. La prevalencia de estas enfermedades, tanto en población pediátrica como en adultos ha ido aumentando en las últimas décadas. Por tanto, resulta de interés tener algunos conceptos claros sobre este tipo de patología y sobre cómo podemos tratarla o prevenirla a través de la alimentación (4).

¿Qué es la histamina? (1, 2, 3)

La histamina pertenece al grupo de las llamadas aminas biogénicas, que son moléculas generadas por agentes biológicos, como serían algunos tipos de glóbulos blancos de nuestro organismo, que la liberan durante las reacciones alérgicas. En concreto, sería fruto de una descarboxilación de la histidina, aminoácido esencial en animales que puede ser sintetizado por bacterias, hongos y plantas a través de la enzima L-histidin descarboxilasa.

Bacterias de nuestra flora intestinal y muchas bacterias presentes en los alimentos, producen este tipo de enzima, dando lugar a la aparición de histamina. Por lo tanto, la fuente de histamina no es sólo interna, sino que también puede ser externa, procedente de alimentos que comemos, o bien de nuestro proceso digestivo. 

La histamina tiene diferentes misiones en nuestro organismo, entre las que destacan:
-    Mediador inflamatorio: Al tratarse de un neurotransmisor importante producido por glóbulos blancos, como los mastocitos y los basófilos, cuando detectan la presencia de agentes extraños en nuestro organismo, como pueden ser virus, bacterias o parásitos, así como ante la presencia de alérgenos, hacen que los vasos sanguíneos pequeños se dilaten, dando lugar a la hinchazón del tejido, y por tanto, ponen en alerta al organismo para que combata contra ellos. 
-    Producción del ácido clorhídrico presente en los jugos gástricos, necesarios para llevar a cabo la digestión. 
-    Importante en el ciclo de sueño-vigilia, manteniendo al organismo en estado de alerta para que se pueda adaptar a las modificaciones del entorno, y, por tanto, participando directamente en la adaptación y supervivencia del individuo. 

 

 

¿En qué consiste la histaminosis? (4)

En primer lugar, la histaminosis, podemos clasificarla según la procedencia de la histamina. Podemos diferenciar entre histamina exógena, incorporada a nuestro organismo principalmente a través de los alimentos que ingerimos; histamina endógena, producida por nuestro propio organismo; o bien aquella histamina procedente de otros mecanismos liberadores de histamina. 

Cuando la histamina procede de una fuente exógena, podemos dar lugar a una histaminosis tóxica o, mejor dicho, intoxicación por histamina; o bien a una histaminosis enteral o intolerancia a la histamina.

Por otro lado, cuando la procedencia de la histamina es endógena, puede ser fruto de mecanismos alérgicos, mecanismos antígeno-anticuerpo específicos no alérgicos, o bien otros mecanismos liberadores de histamina. 

La histaminosis tóxica o intoxicación por histamina, está ocasionada por la ingesta de alimentos con elevados niveles de histamina, siendo generalmente carnes y pescados que han sido mal conservados; así como, por la inhibición o potenciación de las enzimas que controlan la histamina; o bien, debido a la presencia de otros agonistas de la histamina. 

Por otro lado, la intolerancia a la histamina o histaminosis enteral, se describe como un estado en el que se produce un desequilibrio entre la acumulación de histamina y la capacidad del organismo para degradarla. En una situación normal, la histamina presente en la dieta es desintoxicada por las aminooxidasas, sin embargo, las personas con una baja actividad de diaminooxidasas (DAO), sufren el riesgo de una toxicidad histamínica. 

Cuando la procedencia de la histamina es endógena, y desencadena en mecanismos alérgicos, se produce directamente por una alergia o reacción adversa a uno o varios alimentos que acaban de ser ingeridos. Cuando se desencadenan mecanismos antígeno-anticuerpo específicos no alérgicos, se trata de una liberación de histamina inducida específicamente por un antígeno, debida a una interacción celular directa entre linfocitos y mastocitos. El antígeno alimentario es captado en el tubo digestivo por las células M, las cuales lo transportan y dan lugar a la activación de mastocitos que actúan a su vez como células presentadoras de antígeno para los linfocitos.

Por último, existen situaciones y estímulos como el estrés, las infecciones, los cambios de temperatura, las quemaduras, los cambios de presión atmosférica, etc., que pueden provocar la liberación no específica de histamina.

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

Síntomas de la histaminosis (4, 5, 8)

Los síntomas suelen aparecer pocos minutos o hasta tres horas después de haber ingerido el alimento.  
En general, los síntomas asociados a la histaminosis alimentaria son: diarrea, estreñimiento, dolor abdominal, hinchazón abdominal, sequedad, prurito, parestesia, sensación de frío/calor, menstruación dolorosa, cistitis, rinitis, dolor de cabeza, cansancio, mareos, trastornos del sueño, ansiedad, dolor muscular, trastornos de la audición, taquicardia…

Concretamente, los síntomas típicos de intoxicación por histamina incluyen: sudoración, naúseas, vómitos, diarreas, sensación de ardor en la boca, intenso dolor de cabeza, dificultad respiratoria y urticaria. El curso de la intoxicación por histamina es generalmente leve y autolimitada, tiene una duración de un período corto de tiempo (horas) y no requiere tratamiento. En los casos graves, se requiere la intervención terapéutica: oxigenoterapia, administración de antihistamínicos orales y broncodilatadores; y, excepcionalmente, pueden causar la muerte. 

Por otro lado, los síntomas típicos de la histaminosis enteral o intolerancia a la histamina son síntomas similares a los de una reacción alérgica. Estos síntomas, como son el dolor de cabeza, diarrea, urticaria; pueden reducirse mediante una dieta sin histamina o con fármacos antihistamínicos:

-    Síntomas intestinales: diarrea, estreñimiento, colon irritable, sensación de hinchazón, flatulencias, ardor de estómago, reflujo, náuseas, vómitos, etc. 
-    Síntomas en la piel: enrojecimiento, picor, eccemas, etc. 
-    Síntomas cardiovasculares: arritmia, taquicardia, presión baja por vasodilatación. 
-    Síntomas pulmonares: rinitis, mucosidad, congestión nasal, tos, etc. 
-    Síntomas del sistema nervioso: cefalea, migraña, insomnio, etc. 
-    Síntomas ginecológicos: dolor menstrual.
-    Otros: dolor articular, muscular, cansancio, etc. 

 

 

Factores de riesgo de la hitaminosis (4,6,7,8)

Cuando hablamos de una intoxicación por histamina, al tratarse de una enfermedad adquirida, no podemos asociarla a componentes genéticos. 

Por otro lado, cuando hablamos de intolerancia a la histamina, podemos establecer como factores de riesgo: factores genéticos, farmacológicos o patológicos, que dan lugar a la aparición de un déficit de la actividad funcional de la enzima Diaminooxidasa (DAO).

Dentro de los factores farmacológicos, podemos destacar el uso de algunos fármacos que estarían implicados en el bloqueo o en la inhibición de la actividad de la enzima DAO, o bien que liberan histamina endógena, como podrían ser: analgésicos, antidepresivos, antihistamínicos, mucolíticos, antirreumáticos, antiarrítmicos, diuréticos, antibióticos, relajantes musculares, antieméticos, etc.

Así mismo, dentro de los factores patológicos, podemos destacar aquellas personas con problemas intestinales, como la presencia de pólipos en el colon, colon irritable, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, cáncer de colon, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celiaca; puesto que la enzima DAO se expresa principalmente en la mucosa intestinal

También hay que considerar que no hay ningún rango de edad en el que se dé con mayor frecuencia de forma significativa.

 

 

Diagnóstico de la histaminosis (4)

 

Un diagnóstico adecuado de la intolerancia histamínica o de la intoxicación por histamina, debe comenzar con un exhaustivo registro de los síntomas después de consumir alimentos, identificar cuál de ellos puede ser la causa y determinar su contenido en histamina.

Por otro lado, también se suelen utilizar técnicas de diagnóstico in vitro, como son: Test de liberación de histamina, test de activación de basófilos, etc.

 

 

Tratamiento para la histaminosis

Dado que no existen evidencias científicas que justifiquen la utilidad de ningún otro tratamiento actualmente, la dieta es la única solución para esta enfermedad. La dieta terapéutica es personal para cada paciente ya que el tipo de histaminosis variará de un individuo a otro.

El objetivo es que a la persona afectada se le instaure una dieta exenta de los alimentos que le producen molestias, sin embargo, se presenta cierta dificultad para conseguir este objetivo debido a la ubicuidad de las proteínas alimentarias en los alimentos elaborados industrialmente. 

Por otro lado, se recomienda el uso de probióticos y prebióticos ya que va a tener una actividad inmunológica y puede variar transitoriamente el microbioma intestinal. También está demostrado, la capacidad que tienen los probióticos al restaurar la integridad de la barrera epitelial, mejorando así la permeabilidad intestinal.

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

Alimentación con histaminosis

Alimentos a evitar con histaminosis (4,5,9, 10)

Se calcula que el 40% de la población tiene problemas de Histaminosis a algún alimento. Aunque hay que tener en cuenta que el contenido en histamina de los alimentos varía en función del proceso de conservación, madurez, cocción y procesamiento, a la cabeza de los alimentos que con más frecuencia producen esta reacción están:

-    La leche y derivados lácteos, como el queso.
-    Cereales como el trigo: siendo más frecuente en mujeres.
-    Frutas: fresas, aguacate y cítricos como la naranja, el pomelo, kiwi, piña y mandarina. 
-    Frutos secos: cacahuetes, nueces, almendras, pistachos, avellanas, etc. 
-   Verduras: tomate, espinaca, calabacín, calabaza, berenjena, pepino, col ferm., etc. 
-    Legumbres y derivados: garbanzos, granos de soja, tofu, tempeh, etc. 
-    Pescado azul: atún, caballa, bonito, sardina, arenque, boquerón, pez de espada…
-    Marisco: gambas, almejas, mejillones, ostras, etc. 
-    Conservas y semiconservas de carnes y pescados. 
-    Clara de huevo
-    Alimentos precocinados: pizzas, croquetas, barritas de pescado, etc. 
-    Bollería industrial.
-    Embutidos.
-    Bebidas alcohólicas: Vino, cerveza, etc.
-    Otros: té verde y negro, canela, vainilla, nuez moscada, anís, chocolate, salsa de soja, salsa de pepinillos, vinagre, glutamato monosódico, curry, etc. 

Así mismo, hay que destacar que la histamina es termorresistente, resistiendo a procesos térmicos como la cocción, la pasteurización, la esterilización y la congelación.

También podemos destacar que la presencia de la histamina se asocia a una mala higiene en la manipulación de los alimentos, como podría ser una mala conservación del pescado al permanecer a temperaturas elevadas en periodos prolongados de tiempo. 

 

Alimentos permitidos con histaminosis

-    Alimentos frescos.
-    Carne y pescado blanco fresco.
-    Fruta fresca: Mango, pera, manzana, coco, granada, patilla, melón, albaricoques, melocotón y uvas.
-    Legumbres:  Lentejas, guisantes y habichuelas.
-    Verduras frescas: lechuga, zanahoria, berros, col, coliflor, brócoli, remolacha, auyama, apio, alcachofa, cebolla, puerro, etc. 
-    Cereales: arroz, maíz, avena, mijo, etc. 
-    Aceites de cocina. 

 

 

Histaminas y dieta paleo (12)

Cuando una persona empieza a realizar una Dieta Paleo lo primero que hace es disminuir el consumo de hidratos de carbono, sustituyendo el consumo de cereales, legumbres, productos lácteos, azúcar refinada, patatas, etc, por otro tipo de alimentos, como pueden ser: las frutas, verduras, frutos secos, carnes magras, pescado azul, aceites vegetales, etc.

Muchos alimentos utilizados en la Dieta Paleo son muy ricos en histamina, por lo que no sería recomendable que una persona que presente histaminosis o síntomas parecidos lleve a cabo dietas de este tipo para bajar de peso. Principalmente porque se restringen muchos alimentos y ante la presencia de histaminosis esta restricción tendría que ser mayor.

¿Qué podemos hacer entonces? Primeramente, intentar evitar aquellos alimentos con altas concentraciones en histamina y aquellos con los que observamos que empeoramos nuestra sintomatología. Una vez que los síntomas desaparezcan y busquemos bajar de peso, podremos llevar a cabo una dieta hipocalórica en la que incluyamos alimentos con bajo contenido en histamina. Posteriormente, podemos volver a introducir poco a poco en nuestra dieta distintos alimentos con cantidades variables de histamina de forma progresiva. 

 

 

Recomendaciones diarias a seguir con dieta para el tratamiento de la histaminosis

1.    Esta dieta se considera terapéutica y es personal para cada paciente, puesto que el tipo de histaminosis variará de un individuo a otro. Se aconseja seguir estrictamente, en la medida de lo posible, las instrucciones pautadas por el nutricionista.  

2.    Se recomienda el uso de probióticos y prebióticos para recomponer la flora bacteriana intestinal y mejorar la permeabilidad intestinal. 

3.    Manipula los alimentos con correctas prácticas de higiene y consérvalos adecuadamente. 

4.    Evita el consumo de leche y derivados lácteos

5.    Evita el consumo de cereales como el trigo y alimentos elaborados a base de él.

6.    Evita el consumo de frutas, frutos secos y verduras, salvo los que te especifique tu nutricionista. Prioriza el consumo de frutas y verduras de temporada. Consume 5 raciones diarias entre fruta y verdura fresca. Se aconseja el consumo de 3 raciones de frutas y 2 de hortalizas al día

7.    Consume preferentemente carne y pescado fresco. Evita el consumo de pescado azul, priorizando el consumo de pescado blanco (merluza, bacalao, lubina, etc.)

8.    Evita el consumo de marisco. 

9.    Evita el consumo de clara de huevo. 

10.    Evita el consumo de alimentos procesados, ricos en azúcares y grasas. Como sería el caso de bollería industrial, pasteles y bebidas azucaradas. 

11.    Evita el consumo de bebidas alcohólicas. 

12.    Evita el consumo de salsas, hierbas medicinales y especias. 

13.    Beber al menos 2 litros de agua al día. Para que no lo olvides y te resulte cómodo, te propongo beber un vaso de agua:

•    Por la mañana antes del desayuno y otro al finalizar
•    A media mañana
•    Antes de la comida y al finalizar esta
•    En la merienda
•    Antes de la cena y al finalizar

14.    Comer 5 veces al día. 

15.    Practica ejercicio físico moderado con regularidad.

16.    Se recomienda el consumo de aceite de oliva virgen extra, de forma moderada. Se aconseja usar 1 cucharada soperas de aceite de oliva para cocinar los platos principales, así como 1/2 cucharada sopera para condimentar los platos como ensaladas. 

17.    Si observas que hay algún alimento incluido en tu dieta que te produce molestias, no dudes en comentárselo a tu nutricionista. 
 

 

Recetas recomendadas con histaminosis

Bacalao al horno con patatas y cebolla: 

  • Ingredientes: dos filetes de bacalao, dos patatas, una cebolla, un pimiento verde, dos ajos, perejil, aceite de oliva y sal. 
  • Preparación: 
  1. Limpiar y cortar las patatas en rodajas, las cebollas en juliana y el pimiento en rodajas. 
  2. Limpiar el bacalao y quitar las espinas. 
  3. Picar ajos y perejil. 
  4. Colocar en una bandeja el bacalao, junto a las patatas, cebollas, pimientos y ajos, y ponerlos en el horno a 180º durante 15 minutos. 
  5.  Añadir aceite de oliva y perejil. 
  6.  Servir. 

Cerdo salteado con alcachofas: 

  • Ingredientes: carne de cerdo magra 200g, alcachofas 240g, 3 dientes de ajo, aceite de oliva 10g, un pellizco de pimienta molida, un pellizco de sal. 
  • Preparación: 
  1. Cortamos la carne en trozos, sazonamos con sal y pimienta y reservamos.
  2. En una sartén calentamos el aceite de oliva y agregamos la carne, le damos varias vueltas hasta que quede marcada, retiramos y reservamos.
  3. En la misma sartén doramos el ajo picado previamente.
  4. Incorporamos en la sartén las alcachodas escurridas y lo salteamos durante unos minutos.
  5. A continuación, echamos la carne y rectificamos de sal y pimienta.
  6. Le damos varias vueltas y ya tenemos lista esta receta de cocina de carne de cerdo magra con alcachofa.

Crema de coliflor y brócoli:

  • Ingredientes: brócoli 500g, coliflor 500g, puerro 200g, 2 dientes de ajo, 20g de aceite de oliva, un pellizco de pimienta negra molida, un pellizco de sal. 
  • Preparación: 
  1. Limpiamos, pelamos y cortamos las verduras.
  2. Ponemos aceite en una cazuela, añadimos el ajo y el puerro y cocinamos a fuego suave.
  3. Cuando esté pochada, añadimos la coliflor y el brócoli cortado en ramilletes, cubrimos de agua (o caldo de verdura) y cocinamos a fuego medio. Sazonamos con sal y pimienta.
  4. Lo dejamos durante unos 20-30 minutos aproximadamente, hasta que esté todo tierno. 
  5. Pasado ese tiempo, pasamos las verduras por la batidora, hasta que tenga la textura deseada. 

 

Entra a visitar todas nuestras recetas

 

 

Dieta modelo para la histaminosis

Aquí puedes ver un modelo de dieta, ideal para personas con histaminosis.

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

Preguntas frecuentes sobre la histaminosis

¿Cómo afecta la histamina a la pérdida de peso? (11)

Existe evidencia de que pacientes que presentan un exceso de histamina en el organismo están normalmente hinchados, presentado más peso corporal que el que deberían tener en función de la alimentación que llevan, así mismo, les cuesta perder peso aún realizando ejercicio físico y llevando a cabo dietas, retienen líquidos (a mayor cantidad de histamina en el organismo, más elevada está la hormona antidiurética) y acumulan grasa corporal. De esta forma, los pacientes que son diagnosticados con esta patología, al empezar a realizar dietas con alimentos con bajos niveles de histamina, notan rápidamente que se deshinchan, y si además lo acompañan de una dieta hipocalórica, la pérdida de peso resulta ser más fácil. 

¿Qué síntomas son característicos de la histaminosis alimentaria?

Los síntomas van apareciendo a lo largo de los años en los pacientes, ya que es muy difícil que se den todos los síntomas en un mismo paciente, en un mismo momento. Algunos de estos síntomas son: pérdida de memoria, dificultad para la atención, alteraciones del sueño, dolor de cabeza, migrañas, dolores musculares, contracturas, piel seca, cansancio, zumbidos en los oídos, mareos, estreñimiento y/o diarrea, acumulación de gases, hinchazón abdominal, digestiones pesadas, dificultad de pérdida de peso, etc.

¿Qué es la histamina?

La histamina pertenece al grupo de las llamadas aminas biogénicas, que son moléculas generadas por agentes biológicos, como serían algunos tipos de glóbulos blancos de nuestro organismo, que la liberan durante las reacciones alérgicas.

¿En qué consiste el Test de liberación de Histamina?

Se trata de un test inmunológico en el cual se estudia la histamina basal del paciente y la sensibilidad celular a determinados alimentos con contenidos variables de histamina. Para ello se ponen en contacto las células inmunológicas con los alérgenos alimentarios, y si se produce reacción y además se reflejan síntomas característicos de la patología en el paciente, el diagnóstico está realizado.

¿Cómo se trata?

Dado que no existen evidencias científicas que justifiquen la utilidad de ningún otro tratamiento actualmente, la dieta es la única solución para esta enfermedad. La dieta terapéutica es personal para cada paciente ya que el tipo de histaminosis variará de un individuo a otro. El objetivo es que a la persona afectada se le instaure una dieta exenta de los alimentos que le producen molestias.

 

 

Conclusiones

El síndrome de histaminosis alimentaria es una enfermedad alimentaria, cuyo estudio pertenece a una de las líneas de investigación más novedosas que existen. Se trata de una enfermedad inmunológica en la cual, si está ocasionada por la ingesta de alimentos con elevados niveles de histamina, se conoce como histaminosis tóxica o intoxicación por histamina; en cambio, si se produce debido a un desequilibrio entre la acumulación de histamina y la capacidad del organismo para degradarla, se da lugar a lo que se conoce como intolerancia a la histamina. 
Como no hay establecido un tratamiento fijo para tratar este tipo de patologías, la dieta terapéutica sería el único tratamiento efectivo. Una dieta baja en histaminas es personal para cada paciente, puesto que el tipo de histaminosis variará de un individuo a otro. El objetivo es que a la persona afectada se le instaure una dieta exenta de los alimentos que le producen los síntomas y las molestias característicos de la presencia de histaminas en los alimentos.

Este artículo ha sido realizado por la alumna en prácticas Marina Domínguez Lancha, del grado de Nutrición y Dietética Humana de la Universidad Isabel I.

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

Bibliografía

1.    Diccionario de cáncer [Internet]. National Cancer Institute. 2020 [consultado 12 marzo 2020]. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionario/def/histamina 
2.    Ana Soteras. ¿Qué es la histamina en la lucha contra las alergias? [Internet]. Madrid: Efe Salud; 2017 [consultado 12 marzo 2020]. Disponible en: https://www.efesalud.com/que-es-histamina-alergias
3.    Histidina [Internet]. Es.wikipedia.org. 2020 [cited 17 March 2020]. Available from: https://es.wikipedia.org/wiki/Histidina
4.    Inés Planas Prieto. Histaminosis alimentaria no alérgica [Trabajo de Fin de Grado]. Sevilla. Universidad de Sevilla; 2016. Disponible en: https://idus.us.es/bitstream/handle/11441/49207/TFG%20Histaminosis%20ali...
5.    Bachelet, Ido; Levi-Schaffer, Francesca; Mekori, Yoseph A. Mast cells: not only in allergy. Immunology and allergy clinics of North America, 2006; 26 (3), 407-425
6.    Chen, Duan, et al. Differentiation of gastric ECL cells is altered in CCK 2 receptor–deficient mice. Gastroenterology, 2002; 123 (2), 577-585.
7.    DY, Michel; Schneider, E. Histamine–cytokine connection in immunity and hematopoiesis. Cytokine & growth factor reviews, 2004; 15 (5), 393-410.
8.    Gómez-González, B.; Escobar, A. Estrés y sistema inmune. Rev Mex Neuroci, 2006; 7 (1), 30-8.
9.    Guilliano, Mark J.; Foxx-Orenstein, Amy E.; Lebman, Deborah A. The microenvironment of human Peyer’s patches inhibits the increase in CD38 expression associated with the germinal center reaction. The Journal of Immunology, 2001; 166(4), 2179-2185.
10.    Huang, Jing-Feng; Thurmond, Robin L. The new biology of histamine receptors. Current allergy and asthma reports, 2008; 8 (1), 21-27
11.    Husby, S., et al. European Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition guidelines for the diagnosis of coeliac disease.Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 2012; 54 (1), 136-160
12.    Jutel, Marek, et al. Histamine regulates T-cell and antibody responses by differential expression of H1 and H2 receptors. Nature, 2001; 413 (6854), 420-425
13.    Maintz, Laura, et al. Effects of histamine and diamine oxidase activities on pregnancy: a critical review. Human reproduction update, 2008; 14 (5), 485-495.
14.    Martín, Ismael San Mauro, et al. ¿ Es el gluten el gran agente etiopatogenico de enfermedad en el siglo xxi?. Nutrición hospitalaria, 2014; 30, (06), 1203-1210.
15.    Montes, J.; Flores, J.; Alfonso, B. E. Histamina, receptores y antagonistas. Rev Med Hosp Gen Mex, 2005; 68 (3), 104-109.
 

Dietas call to action sidebar

Dietas

En los diferentes artículos podrás encontrar modelos de dietas recomendadas, pero si lo deseas te podremos ofrecer dietas personalizadas y el asesoramiento de un profesional nutricionista.

Dietfarma te apoyará en todo lo que necesites, ya no estás solo.

¿Conoces Dietfarma?

Listado iconos sidebar

Seguimiento profesional
Dietas personalizadas
Dietas personalizadas
Asesoramiento farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
No renuncies a un capricho
No renuncies a un capricho
Recetas fáciles y saludables
Recetas fáciles y saludables
Acceso a Zona Dietfarma
Acceso a Zona Dietfarma

Todo lo que necesitas

Frutas y verduras
Todo lo que necesitas
Icono de una olla cocinando
Dietas personalizadas
Icono farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
Icono de cupcake
No renuncies a un capricho
Icono de manzana
Recetas fáciles y saludables
Icono de botiquín
Seguimiento profesional
Icono Zona Dietfarma
Acceso total a Zona Dietfarma
Icono de página con texto
Modifica tus recetas
Icono de teléfono móvil
App móvil

Expertos en nutrición

Expertos en nutrición

- Graduada en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Isabel I de Burgos

- Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla

- Experta en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Complutense de Madrid

 

+10 años
de experiencia
+500 casos
de éxito
640 282 379
info@dietfarma.com
info@dietfarma.es

Eloisa Bocanegra

Nutricionista, Farmacéutica

y CEO de Dietfarma

Colegiada AND-00982

Banners pie página Home

Consulta
Consulta presencial

Busca tu nutricionista Dietfarma más cercano y tendrás un servicio presencial sin renunciar a todas las funcionalidades de Dietfarma.

Nutricionista
¿Eres nutricionista?

Si eres Profesional únete a nuestra plataforma para nutricionistas, será tu herramienta de trabajo más util en tu dia a dia.