▷ Dieta para la cirugía bariátrica

Dieta para la cirugía bariátrica

La obesidad en el mundo occidental es el trastorno metabólico más habitual, normalmente con dieta, ejercicio y hábitos saludables se logra mejorar la salud y calidad de vida pero cuando nos encontramos con un IMC superior a 40 estamos ante un problema mayor ya que hablamos de obesidad mórbida que necesita un tratamiento más complejo. 

Una buena opción es la cirugía bariátrica que busca limitar la ingestión de alimentos reduciendo el volumen de la cavidad gástrica e inducir la malabsorción intestinal, sobre todo de las grasas. 

En este artículo conoceremos las técnicas utilizadas, los efectos secundarios que pueden ocurrir, las dietas pre y postoperatorias e intentaremos solucionar las dudas más frecuentes sobre la cirugía bariátrica.

¿Qué es la obesidad?

Se define la obesidad como una excesiva acumulación de grasa corporal y se trata del trastorno metabólico más habitual en la sociedad occidental.

Entre sus principales consecuencias se encuentran el deterioro de la calidad de vida, complicaciones médicas y psicosociales, así como costes económicos elevados para el Sistema Sanitario. 

Para su diagnóstico se emplea el método de medida del IMC, correspondiendo la obesidad mórbida a un resultado superior a 40, como consecuencia de un balance energético positivo debido a:

•    Ingreso energético excesivo: Cuando se trata de un patrón regular y constante, induce el incremento de masa grasa.
•    Disminución del gasto energético: Se trata de uno de los principales factores de riesgo de la obesidad en las sociedades avanzadas.
•    Defecto de la oxidación de los depósitos de grasa: Generalmente de carácter genético, cabe destacar ciertas alteraciones de los mecanismos reguladores del balance energético. 

En España, la prevalencia de la obesidad mórbida es del 0,3% en hombres y del 0,7% en mujeres.

Se trata de un problema emergente de gran relevancia y cuyo tratamiento resulta muy complejo y duro.

En determinados pacientes, resulta especialmente complejo ya que existe cierta tendencia a recuperar el peso perdido. 

En la obesidad mórbida, para una mejora significativa de la comorbilidad y de la situación clínica, se recomienda una pérdida de peso entre el 20-30% del peso inicial, aunque este objetivo resulta particularmente difícil de alcanzar mediante tratamientos convencionales como la dieta, el ejercicio físico o el tratamiento farmacológico.

Por esta razón se recurre al tratamiento quirúrgico, ya que permite lograr el balance energético negativo mediante la reducción de la ingesta de alimentos en la magnitud que requiere la obesidad mórbida, siendo una de las principales opciones terapéuticas en estos pacientes.

 

 

 

Tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida: la cirugía bariátrica

El objetivo de esta cirugía es limitar la ingestión de alimentos reduciendo el volumen de la cavidad gástrica e inducir la malabsorción intestinal, sobre todo de las grasas. 

Las técnicas más importantes son:

•    Gastroplastia: disminuye la capacidad gástrica
•    Bypass gástrico: es un procedimiento mixto, de predominio restrictivo.
•    Derivación biliopancreática: técnica mixta, de predominio malabsortivo.

No se ha establecido un protocolo para la elección de la técnica más adecuada para cada paciente, y esta dependerá del criterio del equipo quirúrgico y factores como la edad, el IMC y la existencia de comorbilidades que aumenten el riesgo quirúrgico.

Se ha de asegurar que la técnica cumpla una serie de características, como que sea segura, útil, que ofrezca un buen pronóstico de éxito, que sea duradera, factible a nivel quirúrgico y con los menores efectos secundarios posibles a corto plazo, así como reversible.

 

 

 

Efectos secundarios y complicaciones más frecuentes de la cirugía bariátrica

Algunos de los efectos secundarios más frecuentes que se suelen dar tras la cirugía bariátrica son los siguientes:

•    Estreñimiento
•    Vómitos
•    Esofagitis
•    Problemas motores del esófago
•    Herniación gástrica
•    Litiasis biliar en dietas con muy bajo contenido calórico o alta ingesta de alimentos ricos en oxalatos
•    Úlcera o hemorragia digestiva
•    Síndrome de dumping

Generalmente, los resultados de esta técnica dependen del seguimiento clínico y del grado de compromiso con las pautas dietéticas por parte del paciente, además, las complicaciones serias son más frecuentes en aquellos pacientes con mayor IMC o morbilidades relevantes.

 

 

 

Complicaciones de la cirugía bariátrica: síndrome de Dumpling

También se conoce como “Síndrome de Vaciamiento Rápido” y se produce cuando el vaciamiento gástrico ocurre de forma brusca tras la ingestión, pasando rápidamente al intestino.

Se caracteriza por manifestaciones tanto gastrointestinales como sistémicas.  

Existen 2 tipos:

Síndrome de Dumping temprano: Sucede en 10-30 minutos tras la ingesta.

Es la forma más frecuente y produce síntomas como sensación de plenitud, cólicos abdominales y diarrea explosiva, además de sudoración excesiva, debilidad, palpitaciones, mareos, etc.

Síndrome de Dumping tardío: En este caso, los síntomas aparecen entre 2 y 4 horas tras la ingesta.

Ocurre con menor frecuencia y por lo general no produce síntomas gastrointestinales, sino que se manifiesta como un estado hiperinsulínico.

La principal medida terapéutica para su prevención corresponde a la dieta: 

•    Es de gran ayuda la ingesta en pequeñas cantidades y de forma frecuente (6-8 ingestas al día), respetando el remanente gástrico. 
•    Se debe comer despacio. 
•    Evitar los azúcares añadidos.
•    Separar la ingesta de líquidos de las comidas, unos 30-60 minutos, antes o después. 
•    Es importante incluir alimentos de cada grupo: hidratos de carbono complejos, así como al menos una ración de proteína y algún tipo de grasa saludable, sin olvidar que el contenido en fibra debe ser alto.

 

 

 

Pérdida de peso preoperatoria en la cirugía bariátrica

Con el objetivo de optimizar y reducir el riesgo de complicaciones, se recomienda una serie de actuaciones como el abandono del tabaco, la práctica de ejercicio aeróbico, la optimización de comorbilidades cardiorrespiratorias y, sobre todo, la pérdida de peso previa a la intervención quirúrgica.

Los principales beneficios sobre la pérdida de peso preoperatoria son:

•    Reducción del volumen hepático y de la grasa abdominal
•    Disminución del número de complicaciones
•    Mejora de las comorbilidades
•    Facilitación de la técnica quirúrgica
•    Indicador de una mejor respuesta a las modificaciones dietéticas postoperatorias

Actualmente no existe un consenso sobre cuánto es la pérdida de peso ideal ni unas recomendaciones específicas.

Aunque existen diversos métodos mecánicos que requieren intervención quirúrgica, únicamente detallaremos aquellos que afectan a la dieta.

 

 

 

 

Métodos dietéticos empleados previos a la cirugía bariátrica

A continuación veremos algunos tipos de dietas empleadas en personas obesas previo a la cirugía bariátrica:

  •     Dieta baja en calorías, entre 800 y 1500 kcal/día, mediante la reducción de la ingesta de grasas y carbohidratos se puede obtener una pérdida de 7-9 % del peso inicial. Se trata de un método muy estricto que requiere entre 6 y 12 semanas para tener efecto.
  •     Dieta muy baja en calorías (600 kcal/día). Se consiguen mediante preparados comerciales con un alto contenido proteico, especialmente en proteínas de alto valor biológico.

Entre los principales riesgos se encuentran el estreñimiento y el déficit nutricional, especialmente de vitaminas y minerales.

No debe superar las 8-10 semanas de tratamiento y se debe seguir siempre bajo supervisión médica. Se consiguen pérdidas del peso del 10-15% del peso inicial.

 

 

 

Recomendaciones dietéticas generales tras la cirugía bariátrica 

Proteínas

Es el nutriente más importante para aportar de forma adecuada tras la cirugía, ya que facilita la rápida cicatrización de las heridas y ayuda a conservar la masa magra.

El problema está en que los alimentos ricos en proteínas (carnes, pescados, huevos, derivados lácteos…) no suelen ser tolerados en las primeras semanas de la operación.

Debido a ello, puede ser recomendable administrar un suplemento extra de proteínas, por ejemplo, incorporando un producto de nutrición enteral comercial con un elevado porcentaje de proteínas.

 

Hidratos de carbono

Constituirán más del 50% del aporte diario de energía y su procedencia será variable: hortalizas, frutas, legumbres, arroz, patatas, pasta, pan…

 

Fibra

El consumo de fibra soluble, contenida por ejemplo en las frutas o administrada en forma de fructooligosacáridos, suele ser muy bien tolerada por su escasa flatulencia, siendo interesante, además, su acción metabólica en el colon como prebiótico.

 

Grasa

Las grasas en su conjunto no deben superar el 25-30% de la energía total diaria ya que tiende a lentificar el vaciado gástrico y agravar síntomas preexistentes de reflujo gastroesofágico.

 

Vitamina y minerales

Debido a que la ingestión de alimentos es escasa, no se puede garantizar un adecuado aporte de vitaminas y minerales, por ello se recurre a la suplementación mediante presentaciones farmacéuticas.

 

 

 

Recomendaciones generales tras la cirugía bariátrica

Seguidamente, mostramos una serie de recomendaciones generales tras la cirugía bariátrica:

•    Asegurar una dieta variada y equilibrada, asegurando la ingesta de alimentos ricos en proteínas.
•    Masticar muy bien los alimentos, comiendo lentamente y con atención plena.
•   Ajustar el volumen de cada ingesta al remanente gástrico (es decir, al volumen disponible del estómago) y mantener una dieta fraccionada.
•    Cesar la ingesta inmediatamente en caso de sensación de plenitud.
•   Evitar tumbarse inmediatamente tras la ingesta.
•    Asegurar la ingesta de 1-1,5 litros de agua al día, separados de la ingesta de alimentos.
•   En la medida de lo posible, tomar los medicamentos prescritos en forma líquida o triturados.
•   Prestar especial atención a cualquier síntoma gástrico molesto, y en caso de vómitos o diarrea persistentes contactar con el equipo médico lo antes posible.

 

 

 

 

Alimentos desaconsejados en la cirugía bariátrica

Ahora, mostraremos alimentos y/o bebidas no recomendadas para la cirugía bariátrica:

•    Alimentos con alta densidad energética
•    Bebidas gaseosas y alimentos flatulentos
•    Bebidas azucaradas
•    Alcohol
•   Alimentos que ralenticen u obstruyan la salida del estómago, como puede ser la piel o huesos de frutas, etc.
•  Alimentos ultraprocesados, especialmente aquellos con alto contenido en grasas, azúcares simples y/o sal.
•    Fiambres y embutidos, debido a su alto contenido en grasa y/o sal.
•    Chicles
•   Azúcares añadidos. En su lugar se permite el uso de edulcorantes como el aspartamo, acesulfamo-K, sacarina, sucralosa o Stevia. Se tendrá precaución con el sorbitol ya que tiene un efecto laxante potencial.

 

 

 

 

Tratamiento dietético postoperatorio tras la cirugía bariátrica

Los hábitos de alimentación deben ir adaptándose progresivamente, de forma que permitan continuar la pérdida de peso y mantener el peso ya perdido, además de minimizar el riesgo de déficits nutricionales. 

Por lo general, las primeras semanas tras la cirugía no superarán las 800 kcal diarias.

El tratamiento dietético a largo plazo constará de 800-1200 kcal/día, en función de las necesidades.

 

•    Semana 1: Dieta líquida

Se indica durante los primeros días tras la operación. Se realiza la ingesta de líquidos en pequeñas tomas a lo largo del día para mejorar la tolerancia y prevenir la deshidratación.

Están recomendados los alimentos como la leche, los caldos, el yogur, etc.

Es posible la suplementación proteica en forma líquida.

El estreñimiento es frecuente mientras se sigue una dieta líquida, por lo que es importante asegurar la ingesta de líquidos alejada de las comidas (1-1,5 litros/día).

 

 

•    Semanas 2 y 3: Dieta semilíquida

De forma progresiva, se irán introduciendo alimentos con un ligero cambio de textura, siempre asegurando un buen aporte proteico y atendiendo al volumen del reservorio gástrico.

Para conseguir los requerimientos adecuados también es posible la suplementación proteica en forma líquida. 

 

 

 

 

 

•    Semanas 4 y 5: Dieta pastosa

Se introducen las proteínas animales como la carne o el pescado, pero con alimentos que no precisan masticación y que son fáciles de digerir, como son los purés.

 

 

•    Semanas 6 y 7: Dieta blanda

Se inicia la masticación integrando alimentos de consistencia blanda y ligeramente condimentados.

 

•    A partir de la semana 8: Dieta equilibrada y con alimentos de consistencia normal

 Paulatinamente se progresará hacia una dieta más variada pero que siga permitiendo la pérdida de peso.

El seguimiento continuo y la educación alimentaria son herramientas fundamentales para que el paciente reconozca qué alimentos son saludables y cuáles están desaconsejados.

La dieta a largo plazo tras la cirugía bariátrica debe ser adaptada para cada paciente según la técnica quirúrgica empleada, cumpliendo siempre con las premisas clásicas del tratamiento de la obesidad: hipocalórica y equilibrada. 

Como se ha mencionado previamente, es importante asegurar un buen aporte proteico, dando prioridad al consumo de carnes magras, pescado, huevos, lácteos, etc., así como legumbres en moderación y carbohidratos complejos y fibra.

Cabe recordar, que el consumo de harinas refinadas y dulces está totalmente desaconsejado.

 

 

 

Tratamiento dietético para cada técnica quirúrgica

En este punto comentaremos las recomendaciones dietéticas diferentes para cada técnica quirúrgica

 

Para técnicas quirúrgicas restrictivas

A continuación vamos a mostrar recomendaciones dietéticas para las técnicas quirúrgicas restrictivas

•    Limitar el volumen de los alimentos y repartirlos en 5-7 tomas o incluso más si fuera necesario. A medida que la capacidad de ingestión aumente se disminuirá el número total de tomas diarias con objeto de evitar el exceso de ingesta energética.
•    Evitar la ingesta de alimentos de alta densidad energética de forma estricta.
•    Asegurar un buen aporte de líquidos, así como de proteínas de alto valor biológico.
•    En el caso de la banda gástrica, cada vez que se ajuste la misma deberá modificarse la dieta, empezando por dieta líquida y dieta blanda hasta ir incorporando de forma paulatina alimentos de mayor consistencia según tolerancia.
•    Prestar especial atención en el caso de la gastrectomía tubular, ya que el remanente gástrico es mayor que en las otras técnicas quirúrgicas de modo que la sensación de saciedad puede disminuir con el paso del tiempo. En este caso, se debe ir adaptando la dieta para asegurar y mantener la pérdida de peso.

 

Para bypass gástrico

Por el contrario cuando se realice un bypass gástrico hay que prestar atención a:

•    Se siguen los mismos consejos que en las técnicas restrictivas.
•   Para evitar los vómitos debido a una distensión brusca del remanente gástrico es importante vigilar el volumen de las tomas.
•    En el bypass gástrico distal se debe asegurar un aporte proteico adecuado ya que existe mayor riesgo de malnutrición debido a que esta técnica es muy restrictiva.
•   Evitar la ingesta de alimentos azucarados ya que pueden favorecer la aparición del síndrome de dumping.

 

Para derivación biliopancreática:

Por último, para esta técnica es recomendable:

•    Con el paso del tiempo, la sensación de plenitud disminuye paulatinamente, de forma que los hábitos alimenticios del paciente se pueden aproximar más a las costumbres sociales.
•    La dieta ha de ser hiperproteica, asegurando siempre un buen aporte de proteínas de alto valor biológico, e hipocalórica. Se deben evitar los alimentos con alto contenido de grasas, entre otros motivos porque puede dar lugar a diarrea, con la consecuente malabsorción de nutrientes.
•    Nuevamente, se debe evitar el consumo de alimentos azucarados o ricos en hidratos de carbono simples ya que estos pueden producir síndrome de dumping, además de obstaculizar la pérdida de peso.
•    Se debe evitar la ingesta de alimentos ricos en oxalato (refrescos de cola, té, algunos vegetales, etc.), ya que puede estimular el desarrollo de litiasis renal.

En todos los casos, se debe evitar el consumo de alcohol.

 

 

 

 

Complicaciones nutricionales de la cirugía bariátrica

La complicaiones nutricionales varían en función de la técnica quirúrgica, de la dieta o las propias características de cada paciente pero normalmente se dan las siguientes:

 

•    Disminución de la ingesta:

Producida por la anorexia (falta de apetito) o la saciedad precoz, vómitos, TCA (trastornos de la conducta alimentaria) o aversiones alimentarias.

Es importante mantener el contacto con el equipo médico y comunicar cualquier tipo de síntoma persistente, especialmente si estos impiden una correcta alimentación o hidratación.

 

•    Malabsorción:

En determinadas técnicas, como resultado de la exclusión del duodeno, se limita la absorción de calcio, hierro y algunas vitaminas como los folatos y la B1, aunque la que se ve más afectada en la B12.

El equipo médico será el encargado de valorar la prescripción de fármacos para su suplementación.

 

•    Desnutrición energética:

Aunque es poco frecuente y se da principalmente en aquellos con menor grado de obesidad, es necesario el estudio de la etiología, ya que puede deberse tanto a la disminución de la ingesta o a la malabsorción, como a complicaciones derivadas de la cirugía que puedan pasar inadvertidas.

 

•    Desnutrición proteica:

Puede ser más frecuente en determinadas técnicas. Se manifiesta por la aparición de astenia, edemas, pérdida de cabello, infecciones o disnea.

Es una complicación muy grave y es necesario el estudio del origen, así como los factores que puedan condicionar la aparición de esta complicación.

El tratamiento de cualquiera de estas complicaciones variará en función de la causa, así como de la gravedad.

En los casos más leves, puede bastar con modificaciones en la dieta para subsanarlas.

Es importante recordar, que tanto previamente a la cirugía como a lo largo de la recuperación y el tratamiento posterior, la educación nutricional será una herramienta fundamental.

Permitiendo comprender al paciente la necesidad de incorporar cambios permanentes en la alimentación con el fin de facilitar la tolerancia digestiva, asegurar una buena adherencia al tratamiento que permita la pérdida de peso y prevenga la aparición de complicaciones postoperatorias.

 

 

 

 

Recetas para la recuperación tras una cirugía bariátrica:

A continuación, mostraremos recetas recomendadas para aquellas personas que se han sometido a una cirugía bariátrica:

 

               Puré de champiñones con ternera: 350,11 kcal

 

      Puré de guisantes con pollo: 269, 75 kcal

 

    Puré de verduras con gallo: 172, 68 kcal

 

                      Puré de patatas y ternera: 345, 57 kcal

 

                            Puré de calabaza con merluza: 165, 85 kcal

 

 

 

 

Preguntas frecuentes 

 

¿Soy elegible para una cirugía bariátrica?

Existen diferentes determinantes que el equipo médico tendrá en cuenta a la hora de decidir si esta cirugía está aconsejada o no. Entre estos factores se encuentran: 

  • Inefectividad del tratamiento farmacológico y de la dieta 
  • IMC superior a 50
  • Comorbilidad con otras patologías como: hipertensión, diabetes, enfermedad coronaria, apnea del sueño, osteoartritis, hiperlipemia, síndrome metabólico, síndrome de ovarios poliquísticos, etc.
  • Estabilidad médica
  • Buen estado psicológico

En todo caso, el equipo médico será el encargado de evaluar las circunstancias de forma exhaustiva.

 

¿Ayuda realmente la cirugía bariátrica a perder peso?

Se debe tener en cuenta que la cirugía bariátrica es una alternativa cuando la dieta y los fármacos no han funcionado y no permite por sí sola la pérdida de peso deseada sin cierto grado de compromiso y motivación por parte del paciente.

Es necesario implantar cambios permanentes en el estilo de vida, empezando antes de la cirugía y manteniéndolos para siempre. Estos cambios comprenden desde la dieta hasta el aumento de la actividad física. 

 

¿Cuánto peso puedo llegar a perder tras la cirugía bariátrica?

La pérdida de peso puede ser muy variable y depende de muchos factores.

En cuanto a lo que está en mano del paciente, se espera que con un buen grado de adherencia a la dieta y el incremento de la práctica de ejercicio físico se consiga perder hasta un 50% del peso inicial.

 

Después de la cirugía bariátrica, ¿a partir de qué momento podré volver a comer alimentos en su estado natural?

Generalmente, se espera que a partir de la séptima semana el paciente pueda empezar a comer alimentos de consistencia normal de forma progresiva

 

¿Cuándo podré volver al trabajo?

Normalmente, tras 1 o 2 semanas de recuperación.

 

¿Cuándo podré empezar a practicar actividad física tras la operación?

Normalmente, entre 2 y 4 semanas tras la cirugía se puede realizar la mayoría de las actividades cotidianas.

Es recomendable empezar caminando, teniendo en cuenta la fase en la que se encuentre y la energía disponible.

A partir del 2º mes se puede empezar a realizar ejercicio de forma moderada, como paseos más largos o con mayor intensidad, así como la práctica de actividades con bicicleta, natación, etc.

Se puede contar con la ayuda de un preparador físico que nos acompañe durante toda la transición y nos indique de forma personalizada aquellas actividades que son aptas para cada momento y ayude a conseguir el objetivo de integrar el deporte en su vida cotidiana.

 

¿Puedo quedarme embarazada tras la cirugía bariátrica?

Aunque no existe consenso al respecto, diversos estudios señalan que no es recomendable durante los primeros 18 meses tras la cirugía bariátrica.

Es aconsejable evaluar cada situación en particular y consultar con el personal médico.

 

A largo plazo, ¿puedo tener problemas de salud como consecuencia de un déficit nutricional?

Si se siguen las instrucciones médicas y se acude a las revisiones, estos déficits serían muy raros ya que se pueden evitar mediante una dieta equilibrada y los suplementos prescritos, y en caso de aparecer serían rápidamente revisados.

Es importante que el paciente adopte una actitud positiva y recuerde que no se encuentra solo, ya que el tratamiento de la obesidad comprende una serie de actuaciones multidisciplinares en las que participan médicos cirujanos, endocrinos, psicólogos, nutricionistas, enfermeros, farmacéuticos, preparadores físicos y otros profesionales de la salud que estarán siempre dispuestos a prestarle su ayuda y apoyo.
 

 

 

 

Conclusiones

La cirugía bariátrica es un tratamiento quirúrgico para tratar la obesidad mórbida.

Actualmente hay diferentes técnicas quirúrgicas cuya elección depende de la edad del paciente, su IMC, otras enfermedades etc..

Previamente es necesaria una pérdida de peso preoperatoria con una dieta muy baja en calorías  para reducir riesgos y mejorar la recuperación del paciente tras la cirugía.

Podemos observar efectos secundarios de diferente importancia como una disminución de la ingesta, malabsorción, desnutrición proteíca y energética...

Para concluir, destacar el papel fundamental de las nutricionistas-dietistas durante el largo proceso de la cirugía bariátrica.
 

 

 

Bibliografia

1)    Laso, FJ. Introducción a la medicina clínica: Fisiopatología y semiología. 2ª Edición. Barcelona: Elsevier España, SL; 2010.
2)    De Luis DA, Bellido D, García PP. Dietoterapia, Nutrición Clínica y Metabolismo. Madrid: Díaz de Santos, SA; 2012.
3)    Pujol-Ràfols J. Técnicas restrictivas en cirugía bariátrica. Cirugía Española. 2004; 75: p. 236-242.
4)    Menéndez JJ. Síndrome de Dumping. Rev Méd de Costa Rica y Centroamérica. 2013; (599): p. 475-478.
5)    Martínez-Ramos D, Salvador-Sanchis JL,Escrig-Sos J. Pérdida de peso preoperatoria en pacientes candidatos a cirugía bariátrica. Recomendaciones basadas en la evidencia. Cirugía Española. 2012; 90(3): p. 147-155.
6)    Morales MJ, Díaz-Fernández MJ, Caixàs A, Goday A, Moreiro J, Arrizabalaga JJ, et al. Tratamiento quirúrgico de la obesidad: recomendaciones prácticas basadas en la evidencia. Endocrinol Nutr. 2008; 55(3): p. 1-24.
7)    Barrera C. Embarazo después de cirugía bariátrica. Rev Med Clin Condes. 2014; 25(6): p. 944-951.
8)    Rubio MA, Rico C, Moreno C. Nutrición y cirugía bariátrica. Sup Rev Esp Obesidad. 2005; 2: p. 5-15.
 

Dietas call to action sidebar

Dietas

En los diferentes artículos podrás encontrar modelos de dietas recomendadas, pero si lo deseas te podremos ofrecer dietas personalizadas y el asesoramiento de un profesional nutricionista.

Dietfarma te apoyará en todo lo que necesites, ya no estás solo.

¿Conoces Dietfarma?

Listado iconos sidebar

Seguimiento profesional
Dietas personalizadas
Dietas personalizadas
Asesoramiento farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
No renuncies a un capricho
No renuncies a un capricho
Recetas fáciles y saludables
Recetas fáciles y saludables
Acceso a Zona Dietfarma
Acceso a Zona Dietfarma

El servicio de nutrición incluye...

Frutas y verduras
El servicio de nutrición incluye...
Icono de una olla cocinando
Dietas personalizadas
Icono farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
Icono de cupcake
No renuncies a un capricho
Icono de manzana
Recetas fáciles y saludables
Icono de botiquín
Seguimiento profesional
Icono Zona Dietfarma
Acceso total a Zona Dietfarma
Icono de página con texto
Modifica tus recetas
Icono de teléfono móvil
App móvil

Expertos en nutrición

Expertos en nutrición

- Graduada en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Isabel I de Burgos

- Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla

- Experta en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Complutense de Madrid

 

+10 años
de experiencia
+500 casos
de éxito
640 282 379
info@dietfarma.com
info@dietfarma.es

Eloisa Bocanegra

Nutricionista, Farmacéutica

y CEO de Dietfarma

Colegiada AND-00982

Banners pie página Home

Consulta
Consulta presencial

Busca tu nutricionista Dietfarma más cercano y tendrás un servicio presencial sin renunciar a todas las funcionalidades de Dietfarma.

Nutricionista
¿Eres nutricionista?

Si eres Profesional únete a nuestra plataforma para nutricionistas, será tu herramienta de trabajo más util en tu dia a dia.