Dieta para la Osteoporosis

La osteoporosis es una patología que lleva al riesgo de fracturas por una baja densidad mineral ósea y su prevalencia aumentará debido al incremento de la esperanza de vida.

Para prevenirla o tratarla es muy importante mantener un estilo de vida saludable, entre ellos una alimentación variada y equilibrada que asegure el aporte de los nutrientes esenciales para la salud ósea y la prevención de la osteoporosis, sobre todo calcio y vitamina D.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis se define como una enfermedad generalizada del sistema esquelético caracterizada por la pérdida de masa ósea y por el deterioro de la estructura del tejido óseo, que compromete la resistencia ósea y que condiciona como consecuencia una mayor fragilidad ósea y una mayor susceptibilidad a las fracturas

Se podría definir la osteoporosis como una disminución en la densidad mineral ósea

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

 

Diagnóstico

La técnica diagnóstica que se usa es la densitometría ósea. También se puede diagnosticar con radiografía, pero no es tan efectiva.

Densitometría ósea

La densitometría es una prueba que se realiza para comprobar la densidad mineral ósea del paciente. Es la prueba que más se utiliza y la más recomendada para saber el riesgo que tiene un individuo de padecer osteoporosis u osteopenia.

Puede ser realizada en diferentes zonas, dependiendo de la técnica empleada. En la práctica habitual se estudian aquellas zonas con mayor incidencia de fracturas osteoporóticas. Estas zonas son habitualmente la columna lumbar, el fémur proximal o la cadera.

Esta prueba supone la comparación de la medición obtenida respecto al valor medio máximo que se alcanza en el momento de mayor madurez del esqueleto (pico de masa ósea), gracias a ello podemos:

-    Afirmar o descartar la presencia de osteoporosis u osteopenia.
-    Graduar la severidad de la desmineralización analizando el riesgo de fractura regional y general.

 

 

Síntomas de la osteoporosis 

Es asintomática en ausencia de fractura, lo cual sería una complicación. Por lo tanto, si hay síntomas es debido a alguna complicación como hemos mencionado anteriormente, lo más frecuente son las fracturas espontáneas

Uno de los errores más comunes en esta patología es diagnosticarla debido al dolor de huesos, cosa que no es correcta ya que el dolor de huesos no significa que tengas o no osteoporosis, sino que puede ser debido a un traumatismo o a cualquier otra situación.

 

 

Factores de riesgo

No modificables

•    Edad: entre los 25 y los 35 años se alcanza el mayor pico de mineralización ósea y a partir de ahí empieza a reducirse dicha mineralización y comienzan a debilitarse los huesos, por lo tanto, cuanta más edad tengamos mayor riesgo de debilidad ósea.
•    Sexo: el pico de masa ósea en la mujer es más precoz y de menor cuantía que en el varón. Lo que justifica, en gran medida, que la osteoporosis sea mucho más frecuente en el sexo femenino.
Aquí es muy importante tener en cuenta la edad menopaúsica, el riesgo es mayor cuanto más precoz es la edad de la menopausia, y mucho más intenso cuando la reducción hormonal es brusca, como ocurre en la menopausia quirúrgica.
•    Genética: aunque la osteoporosis es más frecuente en hijas de madres que sufren esta patología a edad temprana, no se ha podido establecer un patrón de transmisión genética específico de la enfermedad. La influencia de la carga genética parece evidente en lo referente al pico de masa ósea alcanzado en las primeras décadas de la vida. Por el contrario, este factor parece menos importante en la pérdida de masa ósea a lo largo de la vida, donde los factores adquiridos tienen mucha más importancia, y esto es más marcado cuanta más edad tiene el paciente. De ahí, la importancia de controlar los hábitos de vida en la prevención de la enfermedad.
•    Enfermedades y alteraciones: existen algunas enfermedades que condicionan la reducción mineral ósea como por ejemplo la artritis reumatoide, las inflamaciones crónicas, la enfermedad pulmonar crónica (EPOC), la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Al igual que hay alteraciones a nivel intestinal como malabsorción o acidosis o alteraciones hormonales como el caso de la diabetes, hipertiroidismo, hipotiroidismo, el embarazo. Todos estos factores pueden llevar a una reducción mayor de la mineralización ósea incrementando el factor de riesgo de sufrir osteoporosis.
•    Cirugías o tratamientos: es un factor a tener en cuenta a la hora de diagnosticar esta patología.

 

Modificables

•    Masa corporal: los pacientes con un IMC bajo (<19 Kg/m2) tienen menor densidad mineral ósea lo cual, parece estar en relación, por una parte, con un menor efecto osteoblástico debido a una menor carga mecánica sobre el hueso.
•    Alcohol: es el tóxico más perjudicial. El consumo crónico de alcohol tiene efecto directo depresor sobre la actividad del osteoblasto y se asocia con alteraciones del metabolismo mineral óseo del calcio, fósforo y magnesio; altera el metabolismo de la vitamina D; provoca alteraciones endocrinas y nutricionales. Todo esto lleva al paciente a una mayor probabilidad de sufrir osteoporosis que junto a frecuencia de caídas, condiciona un incremento importante en el riesgo de fracturas.
•    Tabaquismo: el efecto del tabaco sobre los huesos es tóxico, ya que disminuye la actividad osteoblástica del hueso. Además, actúa disminuyendo la absorción del calcio, por lo que su consumo es un factor de riesgo importante a tener en cuenta y que supone una mayor probabilidad de padecer osteoporosis.
•    Actividad física: tiene un papel importante para el crecimiento y la remodelación del hueso contribuyendo también en la presión y tensión muscular. El hábito sedentario y todas las situaciones que conllevan inmovilización, suponen la ausencia de estos estímulos y condicionan la posibilidad de desarrollar o agravar una osteoporosis.

 

Prevalencia

La prevalencia de la osteoporosis en la población española ha aumentado un 54% en los últimos veinte años, según los expertos reunidos en el LIII Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), celebrado en Santiago de Compostela.

De hecho, en España se producen aproximadamente unas 25.000 facturas cada año a causa de esta patología y las mujeres tienen mayor prevalencia de sufrir alguna fractura osteoporótica a lo largo de su vida con un riesgo de un 40% .

 

Alimentación con osteoporosis

Una inadecuada alimentación supone un factor de riesgo modificable muy importante a tener en cuenta.

Para determinar cuál sería una correcta alimentación en estos casos hablaremos de cuáles son los alimentos que mantienen una correcta densidad de mineralización ósea y de aquellos que pueden ser perjudiciales, sobre todo en exceso.

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

 

Recomendaciones nutricionales para la osteoporosis

1.    Alimentos ricos en Calcio: el calcio es el mineral más abundante en el esqueleto humano y el aportado por la dieta es fundamental para una correcta mineralización ósea, manteniendo el hueso con la mayor calidad posible. Se recomienda una cantidad de 1000 - 1200 mg/día de Calcio para la población en general.
Los alimentos con mayor contenido en calcio son la leche y sus derivados como los yogures, los quesos e incluso la mantequilla, aunque estos últimos contienen altos niveles de grasas saturadas tienen opciones saludables. Por otra parte, el calcio está presente en grandes cantidades en pescados como las sardinas (sobre todo las enlatadas) y el salmón, ya que son pescados de hueso blando y también en almejas y berberechos, siendo estos una buena fuente de dicho mineral.
Las hortalizas de hojas verdes son una buena recomendación de verduras con la que aportar buenas cantidades de calcio en nuestra dieta, aunque contienen oxalatos que dificultan su absorción y por ello es recomendable no excederse en su consumo.
Las legumbres y los frutos secos con otros grupos de alimentos que contienen alimentos ricos en calcio como pueden ser la soja, una de las legumbres más ricas en calcio que además contiene isoflavonas que ayudan a paliar la descalcificación ósea. Los garbanzos contienen niveles de calcio aproximados a los de la leche, pero contienen oxalatos que dificultan su absorción. Uno de los frutos secos que más calcio contienen en su composición son las almendras, siendo ricas en magnesio también que ayudan a mantener los huesos sanos, los frutos secos y las frutas deshidratadas al no contener apenas agua, tienen sus minerales muy concentrados, hay gran cantidad de nutrientes en peueñas porciones.
2.    Alimentos ricos en vitamina D: la vitamina D se aporta al organismo tanto por la exposición al sol (gran parte) como por la dieta. Es fundamental para la absorción transcelular de calcio y su deficiencia es un factor decisivo para el desarrollo de la osteoporosis.
Se recomiendan 20 – 30 microgramos/día de vitamina D para la población en general, aunque es complicado alcanzar los 5 microgramos/día aun llevando una alimentación saludable, por eso se recomiendan alimentos enriquecidos con vitamina D o suplementación para las personas que padecen osteoporosis.
Los alimentos más ricos en vitamina D son los lácteos, principalmente los lácteos enteros, los huevos y es pescado azul como atún, salmón o sardinas.
3.    Alimentos ricos en isoflavonas: la pérdida de estrógenos que se produce durante la postmenopausia es responsable de la pérdida ósea de más del 50% en las mujeres a lo largo de su vida. El tratamiento hormonal sustitutivo (estrógenos) es muy eficaz para minimizar la pérdida de la densidad mineral ósea y disminuir el riesgo de fractura ósea, pero se asocia con un aumento en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares por lo que se desaconseja su empleo en el tratamiento de la osteoporosis.
Los fitoestrógenos como las isoflavonas son compuestos no esteroideos que se encuentran en alimentos, principalmente en la soja, su estructura se asemeja a la de los estrógenos naturales. Las isoflavonas ejercen un efecto sobre los osteoblastos, potenciando la formación y mineralización del hueso.
En conjunto, aumentan la densidad mineral ósea y minimizan la pérdida de masa ósea asociada al envejecimiento, por lo que la toma de estas se asocia con beneficios en la salud ósea.
4.    Alimentos ricos en vitamina K: según estudios su importancia para la correcta salud ósea no es tal como en el caso del calcio y la vitamina D, aunque los bajos niveles de vitamina K han sido vinculados con la baja densidad ósea. Por otro lado, varios estudios han demostrado que la suplementación con vitamina K tiene como resultados mejoras en la salud ósea, sobre todo disminuyendo la velocidad de pérdida ósea después de la menopausia en mujeres.
Los alimentos que son fuente de vitamina K son los vegetales de hojas verdes como la col, espinacas, lechuga o verduras como el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas. No obstante, hay que recordar que estos alimentos contienen oxalatos y tomarlos en exceso no sería bueno para la absorción del calcio.
Hay una gran variedad de frutas (ciruelas, kiwis, aguacate, higos, moras, etc) que son fuente de vitamina K y nos vendrían bien consumir para ayudar a la buena salud ósea.
También las carnes, pescados y huevos tienen una buena cantidad de este mineral y es aconsejable su consumo adecuado.
5.    Homocisteina y complejo B: la homocisteína es un aminoácido azufrado formado a partir de la metionina (aa esencial). Una ingesta inadecuada de vitaminas del grupo B, que son cofactores o sustratos de enzimas relacionados con el metabolismo de la homocisteína, pueden producir su elevación. La homocisteína sérica elevada interfiere con la formación de colágeno y estimula los osteoclastos produciendo un hueso de menor densidad mineral ósea y, por lo tanto, más predispuesto a fracturas.
6.    Alimentos enriquecidos: por otro lado, existen alimentos enriquecidos con vitaminas y minerales que nos pueden aportar grandes cantidades de potasio, magnesio y zinc que junto al calcio son los minerales que componen principalmente los huesos y eso nos ayudaría a tener una buena mineralización ósea. Un ejemplo de ellos son los cereales enriquecidos, aunque siempre buscando la opción más saludable ya que muchos de ellos contienen muchos azúcares refinados.
Este tipo de alimentos también nos aportará vitaminas del grupo B mencionadas anteriormente.

 

Alimentación perjudicial para la salud ósea

1.    Exceso de vitamina A: esta vitamina es necesaria para la salud, crecimiento y un mantenimiento normal del hueso. Sin embargo, en dosis altas es estimulante de los osteoclastos mientras que inhibe la acción de los osteoblastos, aumentando el riesgo de fracturas y disminuyendo la densidad mineral ósea.
No se recomiendan ingestas mayores a 1500 microgramos día.
2.    Exceso de sal: una ingesta alta de sal aumenta la excreción del calcio a través de la orina. Por eso se recomienda no sobrepasar los 6 gramos de sal al día, equivalentes a 2.300 mg de sodio/día.
3.    Exceso de Xantinas: los productos como el café, el té, el cacao, las bebidas gaseosas y energizantes no son recomendables para personas con una alta debilidad ósea, ya que contienen xantinas que en exceso promueven la excreción del calcio.
4.    Exceso de oxalatos: mencionados con anterioridad un exceso en el consumo de alimentos que nos aporten cantidades importantes de oxalatos aumentan la excreción de calcio en heces y al ser parcialmente eliminados interfieren con su correcta absorción.

 

 

Dietas no recomendadas con osteoporosis

 

Dietas hiperproteícas

Existe una gran controversia sobre la relación entre proteínas dietéticas, especialmente si derivan de fuentes animales, y el metabolismo óseo.

Aumentar la ingesta de proteínas en pacientes que tienen una ingesta deficiente, tiene un efecto positivo sobre el riesgo de fractura de caderas en hombres y mujeres, si se asegura cada día, al menos, un gramo de proteínas por kilogramo de peso corporal.

Sin embargo, estudios epidemiológicos transversales y longitudinales, indican que una ingesta elevada de proteínas puede ser perjudicial, o no tener efectos beneficiosos para el hueso, y este efecto podría estar relacionado con la calidad del aporte proteico. 

La dieta occidental es rica en proteínas animales que producen un incremento en los ácidos orgánicos y una acidosis metabólica, con salida de calcio del hueso, pérdida de masa ósea y aumento de la carga de calcio filtrada por el riñón, que es causa de hipercalciuria.

Por eso, se recomienda, en general, minimizar la ingesta de proteínas animales, quesos con alto contenido proteico, aves de corral, y aumentar el consumo de pescado, sobre todo azul, lácteos, leche, proteínas vegetales, soja, frutas y verduras, aumentando así la ingesta de bicarbonato y potasio.

La ingesta de proteínas animales y vegetales en una relación elevada aumenta la pérdida de masa ósea y el riesgo de fractura en mujeres posmenopáusicas.

Es por tanto fundamental, conseguir que el aporte proteico resulte equilibrado, con un mayor aporte de proteínas vegetales que producen un menor medio ácido, que, por los mecanismos de control orgánico ácido-base, disminuye la salida de calcio desde el hueso y la pérdida de calcio urinario. 

 

Dietas con alimentos de alta carga glucémica

El exceso de harinas refinadas y de azúcares libres o añadidos en nuestra dieta se ha vinculado al desarrollo de obesidad, caries dentales, hipertensión, cáncer y otras enfermedades. Sin embargo, también podría afectar la salud de los huesos, incrementando el riesgo de sufrir fracturas.

Según varios estudios de investigación, a peor control glucémico en personas con diabetes mayores son las probabilidades de perder masa ósea, pues se reduce la respuesta de osteoblastos y osteoclastos a la vitamina D, además se analizó el impacto de la ingesta de alimentos de alto índice glucémico y alta carga glucémica sobre la salud de los huesos.

Así, mediante un registro de lo consumido y el análisis de datos médicos se comprobó que quienes llevaban dietas con predominio de alimentos de alto índice glucémico y alta carga glucémica tenían mayor incidencia de fracturas de tipo óseas.

Esto nos lleva a pensar que una dieta con mucho azúcar libres o harinas refinadas que promueven la liberación de insulina, así como los altos niveles de glucosa en el cuerpo también daña la salud de nuestros huesos.

 

 

Dietas beneficiosas con osteoporosis

 

Dieta Dash 

La Dieta DASH, de la cual hablamos en nuestro artículo sobre hipertensión arterial, es una buena opción para personas que padecen esta patología, ya que se basa en un aumento en el consumo de frutas, verduras y productos lácteos sin grasa, y disminución de carnes rojas, modificando la ingesta de sodio de modo variable, además de disminuir la tensión arterial, disminuye la calciuria de 157 a 110 mg/ día, sobre todo por disminución de la carga ácida, que se produce con la dieta de frutas y vegetales.

Varios estudios poblacionales han puesto de manifiesto que el aumento en la ingesta de fruta, vegetales y potasio produce un efecto beneficioso sobre la salud ósea de niños y mujeres pro-, peri- y postmenopáusicas y mujeres/hombres ancianos. La ingesta alta o los suplementos de potasio mejoran el balance de calcio y reducen, a corto plazo (3-6 meses), la resorción ósea, pero no hay estudios a largo plazo terminados.

 

Dieta para perder peso

En los últimos años se ha descrito un rol de la vitamina D en la resistencia a la insulina, indicando que esta vitamina juega un papel importante en la homeostasis de la glucosa, no solo mejorando la sensibilidad a la insulina de las células diana (hígado, músculo esquelético y tejido adiposo), sino también aumentando la función de las células β.

En adición, la vitamina D protege a las células β de ataques inmunitarios perjudiciales, directamente por su acción sobre estas últimas, pero también indirectamente actuando sobre diferentes células inmunitarias, incluyendo macrófagos inflamatorios, células dendríticas, y una variedad de células T. 

Como consecuencia, varios estudios han planteado la hipótesis de que un estado deficiente de vitamina D puede colaborar con el desarrollo de insulino resistencia. Por otra parte, se sugiere que el sobrepeso y la obesidad pueden estar relacionados con un estado de deficiencia de vitamina D

En este sentido, han propuesto como posible mecanismo que el tejido adiposo secuestra la vitamina D y como consecuencia se reduce su biodisponibilidad.

Por ello, las personas con obesidad y sobrepeso tienen mayores déficits de vitamina D y, por lo tanto, mayor riesgo de fracturas óseas y de padecer osteoporosis a una edad más temprana.

Por ello una dieta hipocalórica en pacientes con sobrepeso y obesidad es una buena opción, aunque debe estar muy controlada nutricionalmente de manera que llegue a las cantidades necesarias de minerales y vitaminas para evitar la osteoporosis o mejorar el estado de los huesos.

Para ello debemos evitar una sobrecarga de proteínas de origen animal (reducir sobre todo el consumo de carnes rojas), ya que la acidez es un factor de riesgo para esta patología, aumentar el consumo de pescados azules y legumbres.

Aumentar el consumo de alimentos rico en fibra, verduras, hortalizas y frutas de temporada.

Aunque lo principal, es consumir alimentos ricos en los minerales más a tener en cuenta para una buena estructura ósea.

-    Alimentos ricos en vitamina D: lácteos enteros, pescados azules como atún, salmón, sardinas, pez espada, etc.
-    Alimentos ricos en Calcio: lácteos, algas, semillas, sardinas en lata, vegetales, frutos secos, etc.
-    Alimentos ricos en Magnesio: algas, pipas, piñones, quesos tipo Burgos, semillas, etc.
-    Alimentos ricos en Fósforo: quesos no muy grasos, semillas, soja, salvado de trigo, etc.

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

 

Recetas modelos para la osteoporsis

   Leche entera con chía: 280 kcal.

  Cereales integrales con leche entera: 261 kcal.
   Ensalada de espinacas con pollo y queso parmesano: 234 kcal.
                              Pollo salteado con coliflor al curry: 390 kcal.

     Rollitos de salmón y queso integral: 325 kcal.
     Salmón al horno con frutos secos keto: 426 kcal.
 

 

Entra a visitar todas nuestras recetas

 

 

 

 

Dieta modelo para la osteoporosis

Dieta de mantenimiento para la osteoporosis

Esta es una dieta modelo para un mantenimiento de peso en una persona de 75 años, la cual consume unas 1800-1900 kcal diarias y tiene osteoporosis.

De ahí que es una dieta en la que el contenido de vitaminas y minerales son los necesarios para cubrir sus necesidades al padecer de esta patología.

 

 

Dieta hipocalórica para la osteoporosis

En este caso ponemos el ejemplo de una dieta para perder peso (hipocalórica) de unas 1200-1300 kcal para una paciente con osteoporosis de 75 años, la cual tiene obesidad.

Aconsejamos que los cereales de la dieta sean enriquecidos con vitaminas y minerales, y es posible la necesidad de suplementarse con vitamina D y calcio, ya que al ser una dieta hipocalórica reducimos los lácteos enteros y las grasas de manera que la obtención de algunas vitaminas puede ser más complicada.

 

 

 

 

Recomendaciones diarias a seguir con la dieta hipocalórica para la osteoporosis 

1. Hacer algún tipo de actividad física al menos 3 ó 4 días a la semana, durante 30-60 minutos. Actividad física que esté dentro de tus posibilidades, preferiblemente revisado por un profesional para evitar daño a nivel óseo.

2. Beber al menos 2 litros de agua al día. Para que no lo olvides y te resulte cómodo, te propongo beber un vaso de agua:

•    Por la mañana antes del desayuno y otro al finalizar
•    A media mañana
•    Antes de la comida y al finalizar esta
•    En la merienda
•    Antes de la cena y al finalizar

3. Entre comida y comida debes dejar un espacio de 3 horas, para que hagas la digestión correctamente. Totalmente prohibido picotear entre horas.

4. Debes concienciarte y no excederte con las cantidades de comida. Especialmente cuidado con el aceite de oliva (2-3 cucharadas soperas al día).

5. La fruta siempre será una perfecta opción para la media mañana o la media tarde. Es recomendable tomar entre 2-3 piezas de fruta al día.

6. Aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio, vitamina D y potasio ya que son minerales que nos ayudarán al buen mantenimiento óseo (lácteos, frutos secos, vegetales, pescados azules, etc).

7. Reduce el aporte de sal a las comidas, pudiéndolo sustituir por especias (ej. pimienta negra, comino, orégano, perejil…).

8. Evitar tomar exceso de alimentos como el café, el té, el cacao, bebidas gaseosas y energizantes ya que contienen Xantinas que van a incrementar la excreción de calcio.

9. Ten prioridad por las verduras frescas. En segundo lugar, opta por las verduras congeladas. Las verduras en conservas se deben enjuagar bien antes de usar.

10. Procura tomar los alimentos integrales en la medida de lo posible, su contenido en fibra es mayor, provocando una mayor saciedad. 

11. La masticación también juega un papel importante en el control de la saciedad, por lo que es importante que comas despacio y tritures mucho los alimentos. 

12. En momentos de ansiedad podrás tomar gelatinas (sin azúcar), estás nos aportarán colágeno que ayudará a la unión de los músculos y el hueso. También puede tomar infusiones con edulcorante o caldos desgrasados (de miso, pollo, pescado o verduras).

13. Podrás hacer una comida libre a la semana (prioridad por el almuerzo) o hacer uso de los caprichos. Intenta no excederte con las cantidades.

14. La planificación de lo que vas a preparar es fundamental. La improvisación en este tema lleva irremediablemente al fracaso. Usa la lista de la compra.
 

 

 

Preguntas frecuentes sobre la osteoporosis

 

¿Se puede padecer osteoporosis y no saberlo?

Sí, puesto que la pérdida de hueso no presenta síntomas, la osteoporosis no suele detectarse hasta pasados varios años o debido a alguna fractura ósea.

 

¿Cómo podemos prevenir las fracturas?

Las fracturas óseas se pueden prevenir con una alimentación que incluya calcio y vitamina D diariamente, además de realizando algún tipo de actividad física, evitando la vida sedentaria y acudiendo a un control médico para conocer el estado de los huesos.

 

¿Es beneficioso para los huesos tomar el sol?

Lo importante es que intentemos que los rayos de sol incidan en nuestra piel el mayor tiempo posible, no tiene que ser necesariamente tomando el sol, sino dando un paseo para ir hacer algún recado, por ejemplo. Ya que cuando el sol penetra en nuestra piel producimos la vitamina D de forma natural y esto es beneficioso a nivel óseo.

 

¿Cuáles son los síntomas de un déficit de calcio?

Un déficit de calcio no solo puede aumentar el riesgo de osteoporosis por pérdida de masa ósea, sino que también se relaciona con la aparición de espasmos musculares, calambres y entumecimiento.

 

¿Cuánto calcio debemos tomar al día?

Las recomendaciones de calcio varían según la edad de las personas y el estado fisiológico de las mismas. La población general (jóvenes y adultos) se les recomienda una cantidad de 1000 mg por día. En el caso de las personas mayores y las embarazadas se les recomiendan más cantidad de este mineral rondando los 1200-1500 mg `por día.

 

¿A los veganos les falta calcio?

No debería faltarle calcio a este tipo de población ya que una alimentación rica en legumbres, frutos secos, semillas, hojas verdes (sin excesos), soja y derivados y crucíferas, no tiene por qué sufrir déficit de este mineral. Además, se pueden consumir bebidas vegetales enriquecidas en calcio.

 

¿Es cierto que una dieta rica en proteínas afecta a la absorción de calcio?

Una dieta rica y adecuada en proteína es beneficioso para la salud ósea ya que ese correcto aporte proteico es necesario. No obstante, una dieta con excesiva cantidad de proteína animal podría producir acidosis y reducir la absorción de este mineral y con ello aumentar el riesgo de padecer fracturas óseas.

 

¿Qué puedo hacer si resulta que ya tengo osteoporosis?

En estos casos la idea sigue siendo la misma que para prevenir la patología. El consumo de alimentos ricos en calcio y vitamina D debe cubrir las necesidades diarias del paciente, además de la realización de actividad física siempre dentro de sus posibilidades y supervisadas por un profesional. También sería interesante suplementarse con vitamina D o tener la mayor exposición solar posible.

 

 

 

Conclusiones 

La osteoporosis es una patología que lleva al riesgo de fracturas por una baja densidad mineral ósea y su prevalencia aumentará debido al incremento de la esperanza de vida.

Para prevenirla o tratarla es muy importante mantener un estilo de vida saludable, entre ellos una alimentación variada y equilibrada que asegure el aporte de los nutrientes esenciales para la salud ósea y la prevención de la osteoporosis, sobre todo calcio y vitamina D.

La práctica de ejercicio físico adaptado a la edad debe ser un hábito cotidiano; para mantener un peso adecuado y también para conservar la masa ósea, fortalecer la musculatura y mejorar el equilibrio, lo que ayuda a disminuir las caídas y por tanto las fracturas.

La realización de actividades al aire libre es muy saludable para la mejora de la salud ósea ya que los rayos del sol inciden en el organismo y nos ayudan a producir la vitamina D de forma natural.

Este interesante artículo ha sido realizado por el alumno en prácticas Borja Orozco, del Grado de Nutrición y Dietética Humana, de la Universidad Pablo de la Olavide.

 

 

DIETAS PERSONALIZADAS EN DIETFARMA

CONTACTA CON NOSOTROS:       640282379

 

 

 

 

Bibliografía

1. García-Gavilán, J. F., Bulló, M., Camacho-Barcia, L., Rosique-Esteban, N., Hernández-Alonso, P., Basora, J., ... & Salas-Salvadó, J. (2018). Higher dietary glycemic index and glycemic load values increase the risk of osteoporotic fracture in the PREvención con DIeta MEDiterránea (PREDIMED)-Reus trial. The American journal of clinical nutrition, 107(6), 1035-1042.

2. Hermoso de Mendoza, M. T. (2003). Clasificación de la osteoporosis: Factores de riesgo. Clínica y diagnóstico diferencial. In Anales del sistema sanitario de Navarra (Vol. 26, pp. 29-52). Gobierno de Navarra. Departamento de Salud.

3. Cashman, KD (2004). Dieta y control de la osteoporosis. Alimentos funcionales, envejecimiento y enfermedades degenerativas. Cambridge, Reino Unido: Woodhead Publishing Limited , 83-114.

4. Oria, E. (2003). Factores preventivos y nutricionales de la osteoporosis. In Anales del Sistema Sanitario de Navarra (Vol. 26, pp. 81-90). Gobierno de Navarra. Departamento de Salud.

5. Díaz-Rizo, V., Guzmán-Aguayo, A. K., Araujo-Guirado, V., Ramírez-Villafaña, M., Nava-Zavala, A. H., Gámez-Nava, J. I., ... & Cardona-Muñoz, E. G. (2018). Factores nutricionales relacionados con osteoporosis. El Residente, 13(1), 23-30.

6. Lozada-Balderrama, V., & Alberto-Infante, O. Z. (2006). Comportamiento de la densitometría mineral ósea central en pacientes con factores de riesgo y fractura de cadera para el diagnóstico de la osteoporosis. Revista de Sanidad Militar, 60(4), 265-268.

7. Lana, M. E. M., Picón, D. C., & Ospino, Y. B. B. (2017). Vitamina D sérica y su relación con adiposidad y resistencia a la insulina en mujeres posmenopáusicas. Acta bioquímica clínica latinoamericana, 51(4), 581-592.

8. Pajuelo, J., Bernui, I., Sánchez, J., Agüero, R., Miranda, M., Estrada, B., & Chupica, J. (2016, January). Deficiencia de la vitamina D en mujeres adolescentes con obesidad. In Anales de la Facultad de Medicina (Vol. 77, No. 1, pp. 15-19). UNMSM. Facultad de Medicina.

Dietas call to action sidebar

Dietas

En los diferentes artículos podrás encontrar modelos de dietas recomendadas, pero si lo deseas te podremos ofrecer dietas personalizadas y el asesoramiento de un profesional nutricionista.

Dietfarma te apoyará en todo lo que necesites, ya no estás solo.

¿Conoces Dietfarma?

Listado iconos sidebar

Seguimiento profesional
Dietas personalizadas
Dietas personalizadas
Asesoramiento farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
No renuncies a un capricho
No renuncies a un capricho
Recetas fáciles y saludables
Recetas fáciles y saludables
Acceso a Zona Dietfarma
Acceso a Zona Dietfarma

Todo lo que necesitas

Frutas y verduras
Todo lo que necesitas
Icono de una olla cocinando
Dietas personalizadas
Icono farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
Icono de cupcake
No renuncies a un capricho
Icono de manzana
Recetas fáciles y saludables
Icono de botiquín
Seguimiento profesional
Icono Zona Dietfarma
Acceso total a Zona Dietfarma
Icono de página con texto
Modifica tus recetas
Icono de teléfono móvil
App móvil

Expertos en nutrición

Expertos en nutrición

- Graduada en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Isabel I de Burgos

- Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla

- Experta en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Complutense de Madrid

 

+10 años
de experiencia
+500 casos
de éxito
640 282 379
info@dietfarma.com
info@dietfarma.es

Eloisa Bocanegra

Nutricionista, Farmacéutica

y CEO de Dietfarma

Colegiada AND-00982

Banners pie página Home

Consulta
Consulta presencial

Busca tu nutricionista Dietfarma más cercano y tendrás un servicio presencial sin renunciar a todas las funcionalidades de Dietfarma.

Nutricionista
¿Eres nutricionista?

Si eres Profesional únete a nuestra plataforma para nutricionistas, será tu herramienta de trabajo más util en tu dia a dia.