▷ Dieta para la quimioterapia

Dieta para la quimioterapia

La quimioterapia es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer. 

Su objetivo es destruir, empleando una gran variedad de fármacos, las células que componen el tumor con el fin de reducir y/o eliminar la enfermedad.

Los efectos secundarios que ocasiona pueden ser abordados desde el punto de vista nutricional, ya que en su mayoría afectan a problemas digestivos o de apetencia alimentaria y desnutrición.

En este artículo aprenderemos las pautas nutricionales a tener en cuenta en este tipo de tratamientos.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un conjunto de enfermedades en las que se produce una proliferación descontrolada de las células. 

Nuestras células se dividen constantemente con el fin de reemplazar a las ya envejecidas o muertas, y mantener así la integridad y el correcto funcionamiento de los distintos órganos.

El proceso de división de las células está regulado por una serie de mecanismos de control que indican a la célula cuándo comenzar a dividirse y cuándo permanecer estática.

Cuando estos mecanismos de control se alteran en una célula, ésta y sus descendientes inician una división incontrolada, que con el tiempo dará lugar a un tumor o nódulo.

Las células cancerosas adquieren la capacidad de multiplicarse y diseminarse por todo el organismo sin control.

Si las células no poseen la capacidad de invadir y destruir otros órganos, hablamos de tumores benignos. 

Sin embargo, cuando las células además de crecer sin control sufren nuevas alteraciones y adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de alrededor (infiltración), y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis), hablamos de tumor maligno, que es a lo que llamamos cáncer. 

 

 

 

 

Causas del cáncer

El cáncer como otras enfermedades como la diabetes, la obesidad o la hipertensión también está influenciada por nuestro estilo de vida. 

 

Agentes externos

Como su nombre indica son externos, es decir, modificables

Nosotros podemos modificar nuestros hábitos impidiendo así que el organismo entre en contacto con estos agentes.

Cambios como eliminar el alcohol, no fumar o hacer ejercicio son acciones protectoras para la aparición del cáncer.

 

 

Un 40% de los cánceres se deben a la acción de agentes externos que actúan sobre el organismo, causando alteraciones en las células. 

Sin embargo, el resto de los casos no se conoce con detenimiento los mecanismos por el cual se desarrolla la enfermedad. 

Actualmente, es uno de los principales temas de investigación.

La hipótesis es que puede ser debido a mutaciones espontáneas de los genes.

O por otra parte por algún otro factor externo que aún no se ha identificado.

 

Carcinógenos químicos

La mayoría de los carcinógenos químicos se encuentran en actividades industriales, por lo que gran parte de los cánceres producidos por ellos se dan en los países desarrollados. 

Por otra parte, independientemente de su composición, la capacidad de una sustancia para producir cáncer va a depender de la cantidad de dosis recibida y del tiempo de exposición.

El amianto, arsénico, benceno, cadmio, mercurio, níquel, plomo, hidrocarburos clorados, naftilamina, son algunos de los agentes con actividad carcinogénica más usuales.

 

 

Otros agentes externos que pueden causar cáncer 

Agentes físicos

  • Radiaciones ionizantes (rayos X)

  • Radiaciones no ionizantes (rayos UV)

  • Radiaciones que emite la propia corteza terrestre.

  • Accidentes nucleares (fugas producidas en centrales nucleares).

Agentes biológicos
Cada vez están tomando más protagonismo en la carcinogénesis humana. 

Actualmente sabemos que el 18% de los cánceres son atribuibles a infecciones persistentes provocadas por virus, bacterias o parásitos.

Destacan el virus del papiloma humano (cáncer de cuello uterino), el virus de la hepatitis B (cáncer de hígado) y el Helicobacter pylori (cáncer de estómago).

 

 

 

Diagnóstico del cáncer 

Lo primero es realizar una anamnesis antes de realizar cualquier prueba.

Esta nos dará información sobre los antecedentes familiares y personales del paciente y sus hábitos de vida junto con la exploración física.

Si el médico lo cree necesario, propondrá la realización de pruebas.

Desgraciadamente, no siempre es posible diagnosticar precozmente un cáncer debido a:

  • Durante las primeras fases, el cáncer no se manifiesta, no da síntomas (asintomático).

  • No en todos los tumores pueden realizarse pruebas en la población sana que diagnostiquen lesiones premalignas.

 

Métodos diagnósticos

A continuación, se muestran los métodos diagnósticos que se utilizan para el diagnóstico del cáncer.

  • Pruebas analíticas: analizan componentes de diferentes partes del organismo (sangre, orina…).

  • Pruebas de imagen: permiten obtener imágenes del interior del cuerpo.

  • Estudio de tejidos: Consiste en estudiar las células de los tejidos sospechosos (biopsia o citología) y confirmar si existe malignidad o no.

 

Otras pruebas utilizadas

  • Análisis de orina

  • Análisis del líquido cefalorraquídeo (líquido que baña las estructuras nerviosas)

  • Análisis del líquido pleural (líquido contenido entre las dos capas de la pleura, que es la membrana que envuelve los pulmones)

  • Análisis de heces

  • Análisis del exudado nasofaríngeo (mucosidad existente en la parte posterior de las fosas nasales)

 

Diagnóstico por imagen

 

Además de las pruebas mencionadas anteriormente también hay una variedad de pruebas que nos permiten obtener imágenes del interior del cuerpo.
Nos ayudan para determinar la localización, tamaño y extensión de la enfermedad.

  • Radiografía (RX)

  • Tomografía Computerizada (TC o Escáner) 

  • Resonancia Magnética Nuclear (RMN) 

  • Gammagrafía

  • Tomografía SPECT y la Tomografía PET

  • Ecografía

  • Endoscopia 

  • Análisis microscópico de los tejidos 

 

 

 

 

Tratamientos para el cáncer

El tratamiento del cáncer es multidisciplinar, las distintas terapias se combinan para proporcionar un plan de tratamiento que aumente las posibilidades de curación. 

Los tratamientos se plantean en función de una serie de factores

Relacionados con el tumor:

  • El tipo de tumor

  • La localización y el tamaño

  • La afectación de los ganglios o de otros órganos 

Relacionados con el paciente:

  • La edad

  • El estado general de salud

  • Otras enfermedades importantes

  • El deseo del propio paciente  

Las principales modalidades de tratamiento son: cirugía, radioterapia y quimioterapia. 

En este artículo nos centramos en el tratamiento con la quimioterapia.

 

 

 

 

¿Qué es la quimioterapia?

 

Es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer. 

Su objetivo es destruir, empleando una gran variedad de fármacos, las células que componen el tumor con el fin de reducir y/o eliminar la enfermedad.

A estos fármacos se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos.

Estos fármacos llegan prácticamente a todos los tejidos del organismo, y ahí es dónde ejercen su acción, tanto sobre las células malignas como sobre las sanas. 

Debido a la acción de los medicamentos sobre estas últimas, pueden aparecer una serie de síntomas denominados efectos secundarios.

Los tumores malignos se caracterizan por estar formados por células alteradas, con mecanismos de regulación alterados, por lo que son capaces de multiplicarse descontroladamente, invadir y afectar a órganos vecinos o a distancia, lo que se denomina metástasis.

En general, la quimioterapia actúa en la fase de división de la célula tumoral impidiendo su multiplicación, y destruyéndolas.

Con el tiempo, esto se traduce en una disminución o desaparición del tumor maligno.

La quimioterapia se administra en forma de ciclos.

Un ciclo consiste en la administración de los fármacos durante uno o varios días, después un tiempo variable de descanso, que suele oscilar entre una y cuatro semanas.

Este tratamiento puede administrarse en forma de pastillas (por vía oral) o inyectando la medicación en una vena (intravenosa).

 

 

La duración del tratamiento y sus efectos secundarios dependen de factores como el tipo de tumor, la respuesta del tumor al tratamiento y el tipo de quimioterapia empleada.

 

Otros tratamientos

Existen otras terapias que, aunque con menor frecuencia, se emplean en el tratamiento del cáncer. 

Algunas de estas terapias son las siguientes:

  • Hormonoterapia

  • Inmunoterapia

  • Radioterapia intraoperatoria

  • Radioterapia esterotáxica

  • Cirugía con láser

  • Crioterapia 

 

 

 

 

Efectos secundarios de la quimioterapia 

A continuación, mencionaremos la mayoría de los efectos secundarios que pueden aparecer durante el tratamiento.

Es importante que sepas que no tienen por qué aparecer todos los síntomas descritos. 

Es más, no siempre aparecen efectos secundarios o cuando surgen son, en la mayoría de los casos, tolerables.  

Los efectos secundarios de la quimioterapia aparecen desde unas horas hasta varias semanas después de la administración de los fármacos. 

Afortunadamente, la mayoría de los síntomas desagradables desaparecen rápidamente tras finalizar la quimioterapia y, la mayoría de las veces, sin dejar secuelas.

 

Náuseas y vómitos

Son los efectos secundarios más frecuentes.

Pueden aparecer tempranamente (1 ó 2 horas después de la administración) o tardíamente (24 horas o más después del ciclo). 

Suelen desaparecer en unos pocos días.

Para el tratamiento de los vómitos anticipatorios también puede ser de utilidad emplear ansiolíticos y técnicas de relajación que ayuden a reducir el nivel general de ansiedad.

 

 

 

Diarrea

Cuando la quimioterapia afecta a las células que recubren el intestino, el funcionamiento del mismo se puede ver alterado.

Por tanto, el intestino pierde la capacidad de absorber el agua y los distintos nutrientes, dando lugar a una diarrea.

En ocasiones, esta diarrea puede ser importante tanto por su duración como por el número de deposiciones al día. 

 

Estreñimiento

 

Algunos fármacos pueden disminuir los movimientos intestinales provocando estreñimiento.

Es importante modificar la alimentación e incrementar la actividad física para favorecer el tránsito intestinal.

 

Alteraciones en la percepción del sabor de los alimentos

La alteración del gusto durante la quimioterapia es un efecto secundario bastante frecuente.

En general, este síntoma desaparece semanas después de finalizar el tratamiento.

Una modificación del gusto puede favorecer que el paciente deje de disfrutar de la comida o que ésta incluso pueda resultarle desagradable, contribuyendo a la falta de apetito y pérdida de peso.

 

Alteraciones en la mucosa de la boca

Las células de las mucosas se dividen de forma rápida, por lo que éstas son muy sensibles a los efectos de la quimioterapia.

La alteración más frecuente de la mucosa de la boca durante el tratamiento es la mucositis. 

Consiste en una inflamación de la misma acompañada de llagas o úlceras dolorosas, que en ocasiones pueden sangrar y sobreinfectarse.

Suele aparecer de 7 a 10 días después de iniciar la quimioterapia y generalmente, si no existe infección, mejora al cabo de 1 a 2 semanas.

 

Alteraciones de la médula ósea 

 

La médula ósea se encuentra situada en el interior de determinados huesos y se encarga de producir las células de la sangre como los glóbulos rojos, leucocitos y plaquetas.

Estas células se dividen rápidamente, lo que las hace muy sensibles al efecto de la quimioterapia. 

Generalmente se produce un descenso más o menos importante en la producción de cada una de ellas, lo que explicaría alguno de los síntomas siguientes:

 

Descenso de los glóbulos rojos

  • Debilidad.

  • Cansancio.

  • Sensación de falta de aire ante pequeños esfuerzos.

  • Palpitaciones (aumento de la frecuencia cardiaca).

  • Mareos.

  • Palidez de la piel y de las mucosas.

Recuerda que el cansancio es debido a la anemia, no a que la enfermedad evolucione desfavorablemente.
 
 

Descenso de los leucocitos

Los leucocitos son las células que nos defienden de los microorganismos capaces de provocar una infección, más o menos grave, en el organismo.

Con frecuencia, la quimioterapia disminuye el número de leucocitos en la sangre provocando una inmunodepresión.

Cuando un paciente está inmunodeprimido tiene riesgo de padecer una infección, generalmente más grave que en el caso de una persona con las defensas normales.

Actualmente existen una serie de fármacos denominados factores estimulantes de colonias, que pueden prevenir la disminución de los leucocitos y evitar retrasos en las administraciones. 

 

Descenso de las plaquetas

Las plaquetas son células producidas por la médula ósea que poseen un papel muy importante en la coagulación de la sangre

Se encargan de realizar un taponamiento (coágulo) y evitar la hemorragia en caso de una herida.

Cuando la quimioterapia afecta a la médula ósea, el número total de plaquetas puede descender, por lo que aumenta el riesgo de hemorragia incluso ante mínimos traumatismos. 

De hecho, se pueden observar hematomas que han surgido espontáneamente.

 

Alteraciones en el cabello

La quimioterapia puede provocar caída del cabello (alopecia).

Es un efecto secundario que no aparece siempre, ya que depende fundamentalmente del tipo de medicamento empleado. 

Asimismo, existe la posibilidad de que la caída de pelo sea generalizada, es decir, que además de afectar al cuero cabelludo, también lo haga a otras partes del cuerpo como pueden ser axilas, brazos, piernas, cejas, pestañas, etc.

 

Alteraciones de la piel y de las uñas

 

Estas alteraciones consisten en la aparición de prurito (picor), eritema (color rojo de la piel), sequedad, y descamación.

Las uñas se vuelven de coloración oscura, quebradizas, rompiéndose con facilidad y suelen aparecer bandas verticales en ellas.

 

 

 

 

Otros efectos secundarios de la quimioterapia 

 

Alteraciones neurológicas

Disminución de la sensibilidad, acorchamiento, hormigueos y sensación de pinchazos en las extremidades (brazos y piernas).

Pérdida de fuerza y destreza manual (por ejemplo, dificultad para abrocharte los botones).

Estas alteraciones neurológicas son pasajeras y suelen desaparecer tras finalizar el tratamiento.

 

Alteraciones cardíacas

Los efectos secundarios cardiacos ocurren con determinados fármacos y generalmente dependen de la dosis a la que se empleen dichos fármacos.

 

Alteraciones de la vejiga urinaria

Irritación de la vejiga (cistitis) provocando una serie de síntomas como escozor y dolor al orinar, sensación de necesidad urgente de orinar, sangre en la orina, etc.

 

Alteraciones renales

La mayoría de los fármacos antitumorales se eliminan por el riñón. 

Algunos de ellos pueden dañarlo directamente. 

Es muy importante mantener una hidratación adecuada durante el tratamiento con quimioterapia, asegurando la ingesta de 2 y medio a 3 litros de agua al día.

Esta medida es especialmente importante si tienes vómitos o diarrea. 

 

Alteraciones en la sexualidad y la fertilidad

Los efectos secundarios que aparecen pueden disminuir o hacer desaparecer el deseo y la apetencia sexual. 

La alopecia puede disminuir la autoestima y afectar negativamente a la imagen corporal del paciente.

Generalmente, cuando los efectos secundarios mejoran o desaparecen, el deseo sexual suele restablecerse.

Sin embargo, determinados fármacos empleados en el tratamiento oncológico pueden afectar a los órganos sexuales provocando una serie de síntomas.

 

En la mujer:

Los fármacos pueden afectar al funcionamiento del ovario, reduciendo la producción normal de hormonas sexuales femeninas, dando lugar a una serie de síntomas similares a una menopausia:

  • Irregularidades o desaparición de la menstruación (amenorrea).

  • Sequedad de los tejidos de la vagina por disminución en la lubricación, dificultando las relaciones sexuales.

  • Pérdida de elasticidad de la vagina.

  • Mayor riesgo de padecer infecciones urinarias.

  • Sofocos.

  • Insomnio.

  • Irritabilidad.

 

En el varón:

Aunque algunos fármacos puedan provocar lesiones neurológicas y alteraciones en la erección, en pocas ocasiones estas alteraciones son definitivas y suelen mejorar al finalizar el tratamiento. 

Disminución en la producción de espermatozoides, que en algunos casos puede producir esterilidad temporal o permanente.

 

 

 

 

Alimentación saludable contra el cáncer

Una alimentación sana es clave en la prevención del cáncer.

 

 

Como se indica desde el Código Europeo Contra el Cáncer, es posible reducir el riesgo de cáncer, hasta en un 18%, a través de una alimentación sana y el cuidado del peso corporal. 

Un reciente estudio señala que la dieta está directamente implicada en la iniciación y desarrollo de diversos tipos de tumores, como el cáncer de colon o de mama.

Un 40% de los tumores en hombres y un 60% de los tumores en mujeres tienen relación con la alimentación y más del 30% de las muertes por cáncer se deben a esta misma causa.

 

Alimentos aconsejables

A continuación, se muestran los alimentos que deben de estar presentes en nuestra dieta.

  • Verduras: Hortalizas y verduras frescas.

  • Fruta fresca y entera.

  • Fuentes proteícas: Legumbres, derivados de legumbres, huevos, pescados y carnes.

  • Cereales integrales y tubérculos.

  • Fuentes grasas: Aceite de Oliva Virgen Extra, frutos secos, aguacate…

  • Beber líquidos abundantes a lo largo del día.

 

Alimentos desaconsejables

Ahora, se muestran los alimentos que tenemos que evitar o eliminar de nuestro patrón alimentario.

  • Evitar los productos ultraprocesados.

  • Evita comidas ricas en grasas (frituras, salsas, quesos grasos, leche entera, etc.), ya que dificultan la digestión.

  • Bebidas azucaradas/edulcoradas

  • Elimina de la dieta las bebidas irritantes como café o bebidas alcohólicas.

  • Carnes procesadas

 

 

 

Dieta cetogénica durante la quimioterapia

 

Hoy en día se están realizando estudios sobre la dieta cetogénica como tratamiento adyuvante en cáncer. 

Es necesario no generalizar esta relación dieta-tratamiento ya que hay tener en cuenta la variabilidad de los resultados y los posibles beneficios.

Ya que, según el tipo de cáncer, las células responden de manera distinta a la dieta cetogénica.

Un punto a resaltar en muchos estudios es la dificultad de la adherencia a la dieta, así como los periodos de seguimiento.

Pese a la evidencia existente en estudios preclínicos, e incluso ya aplicada a algunos animales de experimentación, algunos profesionales no consideran que sea suficiente para recomendar esta dieta en pacientes oncológicos, y mucho menos que los pacientes se autoprescriban sin supervisión de un profesional de la salud.

Por otra parte, existe una gran necesidad de enfoques complementarios que tengan una toxicidad limitada para el paciente al tiempo que mejoran selectivamente las respuestas a la terapia en el cáncer frente a los tejidos normales.

Esta dieta podría representar una manipulación dietética potencial que podría implementarse rápidamente con el propósito de explotar las diferencias metabólicas oxidativas inherentes entre las células cancerosas y las células normales para mejorar los resultados terapéuticos estándar mediante la mejora selectiva del estrés oxidativo metabólico en las células cancerosas.

 

 

 

Falta de apetito durante el tratamiento con quimioterapia

Durante el tratamiento puede disminuir el apetito (anorexia).

Esta disminución o falta de apetito es debida a varias causas como:

  • Depresión o malestar psicológico

  • Náuseas y vómitos 

  • Dolor o pesadez tras comer

  • Problemas digestivos

  • Problemas al tragar

  • Cambios en el olfato o el sabor

  • Los tratamientos que se emplean a los pacientes

  • Factores tumorales

  • Factores sociales

  • Aversiones propias

 

 

 

 

¿Cómo podemos evitar el estado de desnutrición en la quimioterapia?

Para evitar la desnutrición durante los periodos con quimioterapia, aquí os dejo una serie de recomendaciónes:

  • Asegurar un buen aporte de proteínas

  • Enriquecer los platos con alimentos de alta densidad calórica como AOVE, aguacate, frutos secos.

  • De postre, acompañar la fruta con un yogur como griego o Skyr.

  • Añadir huevo o harina de legumbre, cremas de frutos secos en purés, cremas o salsas.

  • Utilizar levadura de cerveza para darle sabor y un aumento del aporte calórico y proteico.

  • Utilizar aliños para aumentar el apetito o el contenido calórico o proteico (salsa pesto, de yogur…)

  • Combinar verduras con bechamel. Por ejemplo: lasañas, brócoli gratinado, espinacas a la crema...

 

Por lo tanto, los objetivos dietoterapéuticos del diestista-nutricionista serian:

  • Por un lado preservar la masa muscular (buen pronóstico, evitar caquexia, mantener la funcionalidad)

  • Por otro lado mantener un buen estado nutricional (protege el sistema inmune, mejor recuperación, mejor calidad de vida, mejor tolerancia a la quimioterapia/radioterapia).

También es importante con qué técnica culinaria o cómo vamos a preparar los alimentos dependiendo de cómo nos encontremos.

  • Náuseas y vómitos: Mejor que la comida esté templada-fría, evitar los olores fuertes e infusiones caseras de jengibre.

 

 

  • Diarrea: Alimentos de fácil digestión como cremas o purés, disminuir alimentos ricos en fibra…

  • Dificultad al tragar: Modificar la textura de los alimentos para así mejorar el proceso de la deglución.

  • Dolor al tragar: Realizar platos fríos y blandos.

  • Sin apetito: Enriquecer con aliños saludables, olores agradables, especias.

 

 

 

 

 

Recomendaciones generales en el tratamiento del cáncer

Aquí os dejamos una serie de recomendaciones generales para aquellas personas que están pasando por un tratamiento para el cáncer:

  • Haz ejercicio suave todos los días. 

 

  • Prepara comidas con buen aspecto y olor agradable.

  • Sustituye los cubiertos habituales por unos de plástico en el caso de que tengas sabor metálico.

  • Realiza una adecuada higiene bucal y lavase las manos frecuentemente.

  • Descansa todo lo que necesites

  • Limita tus actividades.

  • Toma una dieta sana y equilibrada.

  • Evita el contacto con personas que pudieran tener algún tipo de infección (gripe, catarro, varicela…).

  • Evita golpes, traumatismos o cortes cuando realices actividades habituales

  • Ten un horario fijo para ir al cuarto de baño.

  • No comas nada al menos durante 2 horas antes de acudir al hospital para recibir la quimioterapia. 

 

 

 

 

Recetas saludables durante la quimioterapia

Seguidamente mostramos unas recetas recomendadas y saludables para el tratamiento con quimioterapia:

 

 Lasaña de calabacín con pollo: 430kcal

 

                                            Hummus de judías blancas: 201,59 kcal

 

         Coliflor con bechamel al horno: 402kcal

  Salmón con salsa de cebolla:425kcal

 

 Berenjena rellena de tofu:396kcal

 

 

 

 

 

 

Modelo de dieta durante la quimioterapia
 

A continuación, mostramos un ejemplo de un menú semanal para el tratamiento de la quimioterapia:

 

 

Como hemos comentado antes, la ingesta de alimentos dependerá de cómo nos sintamos.

 

 

 

 

Preguntas frecuentes

 

¿Se puede combinar la quimioterapia con otros tratamientos?

Sí. En muchas neoplasias, es necesario asociar distintos tipos de tratamiento existentes, como cirugía, radioterapia, quimioterapia, anticuerpos monoclonales, inmunoterapia, hormonoterapia u otras medidas, para lograr la curación del tumor. 

Este enfoque terapéutico “multidisciplinar” está consiguiendo grandes avances en el control de las enfermedades malignas.

 

¿Durante la quimioterapia puedes seguir llevando una vida similar a la anterior? 

Esto lo determinara los posibles efectos secundarios que te pueda provocar la quimioterapia.

Normalmente, los pacientes siguen realizando sus actividades cotidianas. 

Sin embargo, sería conveniente que se considerará la posibilidad de disminuir el ritmo de trabajo y de descansar los días posteriores al tratamiento.

 

¿El cáncer se puede “heredar”?

Existe una posibilidad muy pequeña, entre el 5% y el7%. 

Las personas presentan una predisposición genética al desarrollo de ciertos cánceres.

Esto es debido porque se heredan los genes ya alterados.

Lo que provoca que estas personas tengan una probabilidad de padecer cáncer mayor y su tiempo necesario para su aparición es menor.

 

¿Se puede comer soja durante el tratamiento?

Se puede consumir soja o sus derivados como el tofu o tempeh durante el tratamiento.

Se ha comprobado que no interacciona con los fármacos utilizados

Por el contrario, si los pacientes quieren tomar soja que tomen sus alimentos y no sus suplementos.

 

¿Hay alguna relación entre los alimentos transgénicos con la aparición de cáncer?

No, no existen estudios científicos que relacionen los alimentos transgénicos con procesos oncológicos. 

Estos alimentos se modifican mediante técnicas de bioingeniería.

Contienen genes no propios, es decir, genes provenientes de un organismo donante, que les confieren una característica nueva y mejorada respecto al organismo equivalente no transgénico.  

 

 

 

 

Conclusiones

La quimioterapia es uno de los tratamientos más comunes en el diagnóstico del cáncer.

Mantener unos buenos hábitos alimentarios junto con la práctica de deporte regular y medidas de higiene alimentaria son de gran ayuda durante esta fase del tratamiento.

El soporte nutricional de un profesional puede ser fundamental para cubrir todas aquellas deficiencias nutricionales y efectos secundarios a nivel digestivo que se puedan presentar.

 

 

 

Bibliografia

1.     Asociación Española Contra el Cáncer [Internet]. [citado 9 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.aecc.es/es

2.     Alvarez-Altamirano K, Bejarano-Rosales MP, Rosas-Gonzalez EA, Miramontes-Balcón K, Serrano-Olvera A, Fuchs-Tarlovksy V. Dieta cetogénica en cáncer: revisión de la literatura. Revista de Nutrición Clínica y Metabolismo [Internet]. 31 de agosto de 2020 [citado 9 de abril de 2021];3(2). Disponible en: https://revistanutricionclinicametabolismo.org/

3.     El Blog de Como Cuando Como | Como Cuando Como Luis Cabañas, dietista-nutricionista [Internet]. Como Cuando Como. [citado 9 de abril de 2021]. Disponible en: https://comocuandocomo.com/blog/

4.     Allen BG, Bhatia SK, Anderson CM, Eichenberger-Gilmore JM, Sibenaller ZA, Mapuskar KA, et al. Ketogenic diets as an adjuvant cancer therapy: History and potential mechanism. Redox Biol. 7 de agosto de 2014;2:963-70. 

5.     Oncología/Cáncer | Nestlé Health Science [Internet]. [citado 9 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.nestlehealthscience.es/condiciones-medicas/enfermedades-cron...

6.     Guha N, Kwan ML, Quesenberry CP, Weltzien EK, Castillo AL, Caan BJ. Soy Isoflavones and Risk of Cancer Recurrence in a Cohort of Breast Cancer Survivors: Life After Cancer Epidemiology (LACE) Study. Breast Cancer Res Treat. noviembre de 2009;118(2):395-405. 
 

Dietas call to action sidebar

Dietas

En los diferentes artículos podrás encontrar modelos de dietas recomendadas, pero si lo deseas te podremos ofrecer dietas personalizadas y el asesoramiento de un profesional nutricionista.

Dietfarma te apoyará en todo lo que necesites, ya no estás solo.

¿Conoces Dietfarma?

Listado iconos sidebar

Seguimiento profesional
Dietas personalizadas
Dietas personalizadas
Asesoramiento farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
App móvil · Whatssap · Videoconferencia
No renuncies a un capricho
No renuncies a un capricho
Recetas fáciles y saludables
Recetas fáciles y saludables
Acceso a Zona Dietfarma
Acceso a Zona Dietfarma

El servicio de nutrición incluye...

Frutas y verduras
El servicio de nutrición incluye...
Icono de una olla cocinando
Dietas personalizadas
Icono farmacéutico
Asesoramiento farmacéutico
Icono de cupcake
No renuncies a un capricho
Icono de manzana
Recetas fáciles y saludables
Icono de botiquín
Seguimiento profesional
Icono Zona Dietfarma
Acceso total a Zona Dietfarma
Icono de página con texto
Modifica tus recetas
Icono de teléfono móvil
App móvil

Expertos en nutrición

Expertos en nutrición

- Graduada en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Isabel I de Burgos

- Licenciada en Farmacia por la Universidad de Sevilla

- Experta en Nutrición y Dietética Humana por la

Universidad Complutense de Madrid

 

+10 años
de experiencia
+500 casos
de éxito
640 282 379
info@dietfarma.com
info@dietfarma.es

Eloisa Bocanegra

Nutricionista, Farmacéutica

y CEO de Dietfarma

Colegiada AND-00982

Banners pie página Home

Consulta
Consulta presencial

Busca tu nutricionista Dietfarma más cercano y tendrás un servicio presencial sin renunciar a todas las funcionalidades de Dietfarma.

Nutricionista
¿Eres nutricionista?

Si eres Profesional únete a nuestra plataforma para nutricionistas, será tu herramienta de trabajo más util en tu dia a dia.