63, 9 Kcal/100gr
  • Leche y derivados lácteos
  • 14 Colesterol/100gr
  • 0 Fibra/100gr
  • 88,4 Agua/100gr
  • 100% de porción comestible

Beneficioso para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

Contraindicado para las siguientes enfermedades, dolencias e intolerancias

kéfir


Equivalencias (kcal del alimento entero)

  • Envase pequeño 125 gr. 79.88 kcal.

Proteínas / 100 gramos

  • Proteínas 3.3 g.

Hidratos de carbono / 100 gramos

  • Hidratos de carbono 4.8 g.

Grasas / 100 gramos

  • Grasas totales 3.5 g.
  • Ácidos grasos saturados 2.3 g.
  • Ácidos grasos monoinsaturados 1 g.
  • Ácidos grasos poliinsaturados 0.1 g.

Vitaminas / 100 gramos

  • Vitamina A 30.6 µg. Eq.
      • Vitamina B1 0.045 mg.
          • Vitamina B2 0.203 mg.
              • Vitamina B6 0.038 mg.
                  • Vitamina B12 0.18 µg.
                      • Vitamina C 0.3 mg.
  • Vitamina D 0.101 µg.
      • Vitamina E 0.092 mg.
          • Folato 21 µg.
              • Niacina 0.087 mg. Eq.

Minerales / 100 gramos

  • Sodio 46 mg.
      • Potasio 160 mg.
          • Calcio 127 mg.
              • Magnesio 14 mg.
                  • Fósforo 90 mg.
                      • Hierro 0.13 mg.
  • Cinc 0.44 mg.
      • Selenio 1.3 µg.
          • Yodo 24.3 µg.

Propiedades

Tabla de composición de alimentos obtenida de "Base de Datos BEDCA"

El kéfir es un producto lácteo parecido al yogur líquido, fermentado a través de la acción de un conjunto de levaduras (hongos) y bacterias (lactobacilos). Los gránulos de kéfir tienen un aspecto similar al de la coliflor, pero son más blandos y gelatinosos.

En su composición debemos destacar su contenido en calcio, fósforo y magnesio. Con respecto a las vitaminas destacan las vitaminas del grupo B y la vitamina K. En cuanto a macronutrientes, encontramos hidratos de carbono y proteínas y grasas. Las proteínas son de fácil digestión y presentan aminoácidos esenciales como el triptófano.

Durante la fermentación del kéfir, gran parte de la lactosa es transformado, siendo tolerado por la mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa, pero puede resultar dañino para aquellas personas con una intolerancia a la lactosa muy severa. Esta reducción de la lactosa es una de las razones por la que sea más fácilmente digerible.